Guatemala ordena la detención de migrantes de la caravana y declara estado de prevención

Miles de migrantes hondureños rompen la valla policial para ingresar a Guatemala en su camino a Estados Unidos, en la frontera de Corinto, Honduras, el 1 de octubre de 2020.
Miles de migrantes hondureños rompen la valla policial para ingresar a Guatemala en su camino a Estados Unidos, en la frontera de Corinto, Honduras, el 1 de octubre de 2020. © AFP/Orlando Sierra

El presidente de Guatemala ordenó la detención y devolución de los migrantes de una nueva caravana que partió desde Honduras y pasó la frontera tras romper los cordones de seguridad. Las autoridades guatemaltecas declararon el estado de prevención en seis departamentos.

Anuncios

La primera caravana migrante que se formó durante la pandemia, con alrededor de 3.000 personas, desafía ahora las restricciones de Guatemala en su cometido de llegar a suelo estadounidense.

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, prometió detener y devolver a las personas que ingresaron a su territorio el pasado 1 de octubre provenientes de Honduras.

Poco después de que los migrantes entraran a Guatemala a pie el jueves, rompiendo cordones de seguridad de los guardias fronterizos, Giammattei ordenó devolverlos a Honduras, al citar los esfuerzos para contener el Covid-19.

"Se ha dado la orden de detener a todos los que ingresaron ilegalmente y devolverlos a la frontera de su país" (…) “No permitiremos que ningún extranjero que haya utilizado medios ilegales para entrar al país piense que tiene derecho a venir e infectarnos y ponernos en grave riesgo”, dijo Giammattei en un discurso a la nación, en el que también instó a los migrantes a retornar de forma voluntaria.

Además, el mandatario declaró el estado de prevención, en seis departamentos: Izabal, Petén, Zacapa, Chiquimula, Jutiapa y El Progreso, en el noreste de la nación. Se trata de una medida controvertida que limita las reuniones al aire libre y permite la disolución de manifestaciones o grupos no autorizados y que es considerada por algunos como una forma de violar los derechos constitucionales.

01:35

Es la primera caravana migrante de este año, tras las protagonizadas en 2018 y 2019, pero en esta ocasión se produce en medio de una pandemia con temores de contagio y en la proximidad de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, donde el presidente Donald Trump, que aspira a la reelección, ha presionado a México y sus países vecinos a detener el flujo de migrantes, en una de sus más polémicas cartas de campaña y políticas de Gobierno.

"No hay trabajo. La necesidad te estrangula”

La mayoría de participantes son hombres jóvenes, aunque también hay decenas de mujeres con niños. Uno de ellos, Josty Morales, de 15 años, señaló que quería vivir el “sueño americano” y que estaba buscando una forma de apoyar a su hijo de seis meses que dejó en casa. "No hay trabajo. La necesidad te estrangula”, dijo.

María Elena Hernández, de 42 años, quien afirmó que antes de la pandemia trabajaba como cocinera, emprendió el viaje con su hija y su nieta de 8 años. Hernández indicó que supo sobre la caravana a través de Facebook.

Las autoridades habían planeado registrar a los migrantes cuando cruzaran la frontera y ofrecer asistencia a aquellos que estuvieran dispuestos a regresar, pero el grupo pasó el límite oficial de Corinto, Honduras, sin registrarse, muchos de manera abrupta superando en número a policías y soldados guatemaltecos.

Migrantes hondureños a bordo de la parte externa de un camión mientras intentan llegar a Estados Unidos, en Izabal, Guatemala, el 1 de octubre de 2020.
Migrantes hondureños a bordo de la parte externa de un camión mientras intentan llegar a Estados Unidos, en Izabal, Guatemala, el 1 de octubre de 2020. © Reuters/Luis Echevarria

A pocas horas del cruce de la frontera, las autoridades guatemaltecas reportaron la primera muerte de un migrante. La policía informó que se trató de un hombre que intentó subirse a un remolque en movimiento, pero cayó bajo las ruedas del vehículo.

En los últimos años miles de centroamericanos se han agrupado para viajar a pie hasta Estados Unidos, en un intento por buscar seguridad entre ellos y evitar los costos y peligros de los traficantes de personas. Sin embargo, han sido pocos quienes han logrado ingresar y permanecer en suelo estadounidense.

Las probabilidades se redujeron cada vez más en 2019 con políticas como el rechazo a quienes soliciten asilo después de pasar por un tercer país sin pedir primero protección allí, además del despliegue de la Guardia Nacional de México, tras la presión de Washington. Pese a ello, las autoridades de Guatemala estiman que en las próximas horas aumente el número de centroamericanos que intenten pasar por su país.

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24