Producción industrial de Brasil crece 3,2% en agosto sobre julio

Río de Janeiro (AFP) –

Anuncios

La producción industrial de Brasil aumentó 3,2% en agosto respecto a julio, en su cuarto mes de recuperación, aunque sin alcanzar aún el nivel previo al derrumbe provocado por la pandemia de coronavirus, informaron este viernes fuentes oficiales.

La expectativa promedio de los analistas consultados por el diario económico Valor era de un crecimiento mensual de 4%.

Después de crecer 8,7% en mayo, 9,7% en junio, 8,3% en julio y 3,2% agosto, siempre comparado a los meses inmediatos anteriores, la industria de la mayor economía latinoamericana se mantiene un 2,6% por debajo de su nivel de febrero, antes de la imposición de medidas de aislamiento social, precisó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

En relación al mismo mes del año pasado, el índice de agosto de 2020 registra un retroceso de 2,7%, la décima contracción consecutiva de esa comparación.

En los primeros ocho meses del año la caída es de 8,6% sobre igual período del año pasado.

El balance es a medias tintas.

"El sector industrial mantiene cierto comportamiento positivo en los últimos meses. Es un avance bastante consistente y diseminado entre varias categorías, pero aún hay segmentos que deben recuperarse", sintetizó el responsable del informe del IBGE, André Macedo.

Los números son vertiginosos.

Entre mayo y agosto, la producción de bienes de capital aumentó 76,4%, la de bienes intermedios 25,2% y la de bienes de consumo semiduraderos o perecederos 25%.

Pero en los primeros ocho meses del año -período que considera todo el impacto de la pandemia-, todos esos sectores marcan aún fuertes retrocesos, de 20,2%, 4,2% y 9%, respectivamente.

La producción de automóviles aumentó 901,6% entre mayo y agosto luego de un parate de la industria, pero registra aún una caída de 22,4% respecto a su nivel de febrero.

Las expectativas del mercado son de una caída de la producción industrial del 6,30% en 2020, con una mejoría respecto al -7,92% proyectado a inicios de agosto, según la última encuesta semanal Focus realizada por el Banco Central.

El PIB brasileño debería contraerse este año en torno al 5%. En junio, la previsión era de un derrumbe de 6,48%.

La mejora de las expectativas se debió a una reactivación del consumo permitida principalmente por la atribución durante cinco meses de una ayuda de emergencia de 600 reales (unos 110 dólares) a cerca de 60 millones de brasileños (casi un tercio de la población), para temperar el impacto de la crisis sanitaria.

Pero esa suma se redujo a la mitad en septiembre y por el momento no hay previsión de prolongarla después de diciembre.

La pandemia en Brasil dio señales de entrar en una curva descendente en las últimas semanas, pero aun así sigue habiendo un promedio de unos 700 muertos diarios. Hasta el jueves, el país registraba 144.680 muertos y 4,8 millones de contagios.