Aún con ciertas divisiones, Alemania conmemora 30 años de reunificación

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro del Estado de Brandeburgo, Dietmar Woidke, esperan después de las festividades para conmemorar el 30 aniversario de la reunificación alemana, en Potsdam, Alemania, el 3 de octubre de 2020.
La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro del Estado de Brandeburgo, Dietmar Woidke, esperan después de las festividades para conmemorar el 30 aniversario de la reunificación alemana, en Potsdam, Alemania, el 3 de octubre de 2020. © Soeren Stache vía Reuters

Después de tres décadas en las que dejaron de existir las fronteras físicas, entre los modelos comunista y capitalista en el país, los dirigentes alemanes enfatizaron que ahora también se requiere coraje para superar los extremos políticos y las desigualdades generadas. Así inició la celebración del Día de la Unidad, pasada por actos limitados debido a la pandemia.

Anuncios

"Valentía". Con esta palabra, el jefe del Estado alemán, Frank-Walter Steinmeier, y la canciller Angela Merkel, describieron lo que se necesitó hace 30 años para lograr la reunificación de la Alemania dividida entre territorios comunistas y capitalistas.

"Hizo falta mucha valentía para llegar hasta aquí. Las personas en la República Democrática Alemana (RDA) que salieron a la calle y alentaron la revolución pacífica, pero también la valentía de aquellos en la antigua República Federal (RFA) que pusieron rumbo a la unidad alemana", señaló la canciller desde la ciudad de Potsdam, cerca de Berlín. 

En ese entonces, habitantes de la RDA salieron semanalmente a las calles a manifestarse en contra de la represión política, tras cuatro décadas de división de la Guerra Fría. Las protestas presionaron la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989 −que marcaba la frontera entre los dos territorios− y finalmente, contribuyeron a que la Alemania del Este se uniera a la República Federal occidental el 3 de octubre de 1990. 

La gente pasa junto a una escultura de corazón con colores nacionales durante las celebraciones de los 30 años desde la reunificación de Alemania en Potsdam, el 3 de octubre de 2020.
La gente pasa junto a una escultura de corazón con colores nacionales durante las celebraciones de los 30 años desde la reunificación de Alemania en Potsdam, el 3 de octubre de 2020. © Michele Tantussi / Reuters

Más allá de la conmemoración, los dirigentes alemanes aprovecharon esta fecha para hacer un paralelo entre cómo eran las condiciones durante la reunificación del país y cómo son ahora, en medio de la pandemia del Covid-19 y el cambio climático. 

Merkel valoró que "el mundo no es necesariamente más pacífico" que hace 30 años, mientras que Steinmeier habló del "debilitamiento de las alianzas tradicionales y el aumento de la inestabilidad en el mundo". Por eso, la canciller y el jefe de Estado enfatizaron que ahora se requiere la no resignación que hubo hace 30 años para reunificar a Alemania. "La valentía de la revolución pacífica la necesitamos hoy", afirmó Steinmeier.

Este y Oeste, una división no olvidada

Los 30 años de reunificación no han significado necesariamente la superación de todas las divisiones que existían entre Alemania del Este y Alemania del Oeste. El mismo Steinmeier reconoció que aún falta una integración completa en el país y que esto se prueba con datos como que el 20% de los alemanes que viven en la que era la antigua Alemania del Oeste nunca han visitado el otro lado de la nación donde estaba la RDA. 

Otra de las divisiones evidentes que persisten en el Este es que allí los salarios son más bajos, hay menos grandes industrias que en la parte occidental y más personas se van de sus lugares de origen en comparación con lo que ocurre en el resto de Alemania. El jefe de Estado añadió también que hay menos germano-orientales ocupando puestos relevantes en diferentes sectores, como la academia, la justicia o las fuerzas militares.

Las palabras del mandatario coinciden, por ejemplo, con el sentimiento de muchos habitantes de Brandeburgo. Desde el antiguo lado comunista hay quienes aseguran que su economía se vino a pique desde la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989 y que no se hizo un plan de reconvención económica apropiado para ellos. 

En la ciudad de Peitz el carbón es la primera fuente de empleo. Pero la transición energética decidida por el gobierno federal tiene en jaque al sector.
En la ciudad de Peitz el carbón es la primera fuente de empleo. Pero la transición energética decidida por el gobierno federal tiene en jaque al sector. © Archivo

Esta división persistente le ha dado fuerza al partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán), que duplicó el número de votantes en los comicios regionales de 2019 en los lugares de la antigua Alemania del Este, frente al poco respaldo que había obtenido en 2014. 

Aunque durante la conmemoración de la reunificación Steinmeier no se refirió puntualmente a colectivos políticos, sí hizo un llamado a acabar con la exclusión. Al respecto, dijo que si los ciudadanos se sienten "permanentemente relegados" entonces "se descompone la cohesión, aumenta la desconfianza en la política y aumenta el caldo de cultivo para el populismo y los partidos extremistas".

Con EFE y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24