La pandemia obliga a la FIL de Guadalajara, meca de la literatura, a celebrarse en virtual

Con esta imagen la Feria del Libro de Guadalajara, de México, comunicó en redes que este 2020 "será completamente virtual".
Con esta imagen la Feria del Libro de Guadalajara, de México, comunicó en redes que este 2020 "será completamente virtual". © Cortesía FIL Guadalajara

No acogerá con su calor. Ni con sus inabarcables estands que invitan a devorar libros. Ni con sus chilaquiles. Sin embargo, la feria más grande del mundo en habla hispana le está poniendo el alma, frente a la "difícil y dolorosa" decisión de no realizarse presencial, sino 100% digital. Desde su edición de 1987, este noviembre será la primera vez que deje vacío el recinto ferial y no tenga invitado de honor. Pero la pandemia ha obligado a esta situación que será a la vez reto y pérdida económica.

Anuncios

Este viernes, se apagó la única esperanza que le quedaba a la cultura en Latinoamérica, huérfana de eventos por el Covid-19. Ya en abril, con una fiesta del libro en virtual, la FIL de Guadalajara dejó en manos del destino el devenir de la Feria. Pero hoy, ante la situación epidémica que vive México, "y al no haber condiciones para su realización presencial", no tuvo dudas: por primera vez su edición será 100% digital, dejando en manos del futuro el tributo que debía rendir a la urbe emiratí de Sharjah. 

Así lo comunicaron con tristeza el presidente Raúl Padilla y la directora Marisol Schulz, organizadora del evento."Ha sucedido lo que todo el mundo ha atestiguado (...) ha habido una serie de rebrotes en Europa que particularmente han hecho imposible que varias casas editoriales de ese continente puedan venir a México", dijo por videoconferencia Padilla.

Lo internacional es el fuerte de esta gran feria, la más grande en habla hispana y segunda de todo el mundo, por detrás de la de Frankfurt. Pero "las inquietudes" de los contagios, y "las vidas y la salud", pesaron más que la falta de los agremiados a la Federación de Editores de España o la ausencia de editoriales como Océano o Planeta, entre otras.

"Son estas medidas sanitarias las que nos están obligado a tomar esta decisión. Pero lo hacemos con la frente en alto, porque tengan la certeza de que tendremos una feria digital con un programa literario", defendió el presidente de la Feria del Libro de Guadalajara.

Virtual. ¿Quién lo habría imaginado en 1987?

Sin España, ¿quiénes estaban dispuestas a sostener a esta legendaria cuna literaria, de 1987, en un formato híbrido presencial-virtual? Las casas editoriales mexicanas y latinas, con un 50% de participación. No obstante, ese apoyo no se perderá y pasará ahora a la pantalla, con una gran selección de actividades disponibles en su web, sus redes sociales, además del Canal 44 y otros medios públicos de México y América.

Así, la edición número 34, que tendrá lugar del 28 de noviembre al día 6 de diciembre, contará con "una serie de contenidos digitales literarios, académicos y de divulgación científica, además de un Mercado de Libros y una plataforma de negocios para los profesionales de la industria", que se revelarán a fines de este mes de octubre.

La plataforma del mercado estará en su web, y permitirá que los lectores accedan a los títulos de diversas editoriales partícipes. Porque ya saben que lo emocionante de estas grandes ferias es adquirir nuevos títulos o aquellos poco distribuidos. En ese sentido, FIL negocios dispondrá de un espacio para profesionales en el que podrán generar un catálogo vivo de derechos de autor y un directorio de agentes, para motivar intercambios comerciales entre países.

Con buen ánimo y herramientas digitales, estas áreas se salvan mejor que otras, como la entrega de los premios Lenguas Romances, el Sor Juana o el de Literatura en Lenguas Indígenas de América, cuyos autores se espera poder homenajear en la edición 35 de 2021 (si es que la pandemia lo permite entonces).

No es faltar solo a la cita FIL, es un golpe a la feria y a Jalisco

En 2019, India fue el invitado de honor. El año pasado, la FIL abrazó a 828.000 visitantes, 800 autores, 20.000 profesionales del sector y 2.400 sellos editoriales de 48 países. Este año, este loco 2020, el emirato árabe de Sharjah, invitado de honor, lo será en 2022, mientras que las cifras no serán, por supuesto, iguales.

Que el recinto ferial vaya a trasladarse a la red costará a la FIL un déficit de ganancias de hasta 28 millones de pesos mexicanos (1,3 millones de dólares), que serán un menos en las cuentas del comité organizador, que cada año suele generar una derrama económica de 330 millones de dólares, según la Secretaría de Turismo del estado de Jalisco.

Porque la Feria del Libro de Guadalajara no es la única en quedar moral y económicamente afectada por la pandemia. La industria editorial local mermará, y los sectores del turismo y la hostelería quedarán golpeados, a falta de turistas literarios.

Lo que ha generado un sinfín de mensajes de tristeza, pero también de apoyo, en la comunidad literaria de México. Por ejemplo, el escritor de Guadalajara Antonio Ortuño animó a seguir "mirándonos por Zoom hasta 2021 (...) este año toca brindar a la distancia. Como sea, viva la FIL de Guadalajara. Volveremos a vernos".

Y sí, por Zoom, en pixelado, con retraso por la velocidad de internet, la FIL volverá a ver a sus amantes y fieles seguidores. Pero justo el año en el que recibe el Premio español Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, junto al Hay Festival of Literature & Arts, merecía ese aplauso en vivo, y ese sentir que sí, es de "los más importantes puntos de encuentro del libro, los escritores, los lectores y la cultura en el mundo".

Con EFE y medios nacionales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24