Ganna se viste en Sicilia con la primera maglia rosa

Palermo (Italia) (AFP) –

Anuncios

A más de 58 km/h, el italiano Filippo Ganna se adueñó este sábado en Palermo, Sicilia, de la primera maglia rosa del Giro de Italia, donde ya hay diferencias importantes entre los favoritos, entre los que tomó ventaja el galés Geraint Thomas, cuarto en la etapa.

Como estaba previsto, el nuevo campeón del mundo de contrarreloj superó a todos sus rivales en los 15,1 kilómetros de un recorrido ultrarrápido, que descendía desde la catedral de Monreale hasta el centro de Palermo. El gigante italiano del equipo Ineos (1,93 m) sacó 22 segundos a sus inmediatos perseguidores, el portugués Joao Almeida y el danés Mikkel Bjerg.

"Ganna estuvo a otro nivel", reconoció Berg, uno de los participantes más jóvenes del Giro (21 años) y triple campeón del mundo de contrarreloj Sub-23.

Primer Giro y primera maglia rosa: Ganna, que debuta en la ronda italiana a sus 24 años, se quedó a punto de superar un récord en esta primera etapa siciliana disputada bajo un intenso calor.

Al imponerse con una velocidad media de 58,831 km/h, rozó el récord de velocidad en una contrarreloj del Giro que ostenta desde 2001 el belga Rik Verbrugghe (58,874 km/h), aunque en una distancia sensiblemente inferior (7,1 km).

- Apoyar a Thomas -

"Intenté estar tranquilo, aunque fuera uno de los favoritos. No pensé demasiado en la carrera, ese es el secreto. Pero no olvido que estamos aquí para apoyar a Geraint Thomas", afirmó Ganna.

"Está claro que para mí es una gran emoción: primer Giro, primera victoria y primer maillot rosa. Fue una sensación fantástica llegar a Monreale y escuchar a tanta gente gritar mi nombre", añadió.

Este año, el poseedor del récord del mundo de los 4 kilómetros ganó casi todas las contrarreloj en las que ha tomado parte. Después de su segundo lugar en la Vuelta de San Juan en enero, por detrás del belga Remco Evenepoel -el gran ausente del Giro-, siempre ha ganado desde el regreso de las competiciones (campeonato de Italia, la Tirreno-Adriático, el Mundial, el Giro...).

Todo está preparado ya para que Ganna inscriba su nombre en el palmarés del récord de la hora. El británico Bradley Wiggins, que lo tuvo hasta que se lo arrebató el belga Victor Campenaerts el año pasado (55,089 km), le ve capaz de alcanzar los 57 o 58 kilómetros.

- Giro terminado para 'Supermán' -

El propio Campenaerts perdió cualquier opción en Sicilia debido a una caída en una curva descendente. "Sabía que era peligroso, fui muy prudente pero aun así me caí", dijo el belga. "Estoy seguro de que la carretera no se limpió".

Campenaerts también apuntó al viento, que hizo la crono más peligrosa.

El colombiano Miguel Ángel López (Astana) lo sufrió en sus propias carnes: tuvo que abandonar tras perder el control de su bicicleta por un hueco en la calzada y estrellarse contra las barreras. Para el tercer clasificado de la edición de 2018, ganador de una etapa en el reciente Tour de Francia, el Giro ha durado menos de diez minutos.

Las radiografías practicadas en el hospital después de su abandono de la carrera no mostraron fractura alguna, anunció horas después el equipo Astana.

"Sufrió una lesión profunda muy cerca de la arteria ilíaca, que precisa de una intervención quirúrgica", precisó el médico de la formación kazaja, el doctor Serge Niamke.

En el duelo entre los favoritos, Geraint Thomas, cuarto en la etapa, logró una ventaja, reforzada por el cambio en las condiciones meteorológicas que penalizó a los últimos en salir.

Su compatriota Simon Yates, que comenzó antes que él, cedió 26 segundos con respecto a Thomas. Por contra, el italiano Vincenzo Nibali perdió más de un minuto, mientras que lo que cedieron el neerlandés Steven Kruijswijk y el danés Jakob Fuglsang se acercó al minuto y medio.

El domingo la segunda etapa une luego de 149 kilómetros Alcamo y Agrigento, donde la carrera pasará por el valle de los Templos antes de la ascensión final que ya se realizó en el Mundial de 1994. La subida de meta, de 3,7 kilómetros (al 5,3%), es perfecta para los ciclistas explosivos.