Schwartzman reta a Thiem en su regreso a los cuartos de Roland Garros

París (AFP) –

Anuncios

La primera raqueta argentina, Diego Schwartzman (14º ATP), se clasificó para los cuartos de Roland Garros, que ya disputó en 2018, este domingo al batir con autoridad al italiano Lorenzo Sonego (46º) por 6-1, 6-3 y 6-4 en 1 hora y 58 minutos, y jugará en cuartos contra Dominic Thiem (3º).

Ahora Schwartzman tiene de nuevo la oportunidad de jugar por primera vez en su carrera una semifinal de Grand Slam. En 2018 llegó a cuartos en París, pero se topó con el rey de la tierra batida Rafael Nadal, a la postre campeón, ante al que al menos ganó el primer set; 4-6, 6-3, 6-2 y 6-2.

Su rival será el reciente ganador del US Open, Thiem, que salió de la trampa que preparó el francés Hugo Gaston (239º) en un partido que se fue al quinto set.

"Tengo que jugar como en las dos últimas semanas. Tengo que mantener a 'Domi' lejos de la línea. Ha hecho final aquí los dos últimos años, en polvo de ladrillo solo está por detrás de Rafa. Pero llego muy bien en lo físico y con confianza. Tendré que tener suerte y aprovecharla", dijo Schwartzman.

En la Suzanne Lenglen, el Peque, finalista en el Masters 1000 de Roma ante Novak Djokovic tras eliminar a Nadal en cuartos, mostró galones ante un Sonego con menos bagaje en estas instancias del máximo nivel.

"Estoy muy contento porque llegué a la temporada de tierra sin jugar muy bien (eliminado en primera ronda en el US Open). Todo me ha salido perfecto aquí, la situación es complicada, no me gusta jugar sin público, pero es lo que hay", dijo a pie de pista.

- 'Hacerlo todo perfecto' -

"Todo lo que había pensado que tenía que hacer para parar a Sonego me salió en los dos primeros sets y medio. Luego me complicó un poco, aumentó la agresividad y me sacó del ritmo. Por suerte pude resolver bien", analizó el argentino.

En un partido que se tuvo que parar al comienzo debido a la lluvia, el jugador de 28 años no dejó opción al italiano, logrando tres quiebres que le dieron el primer set.

La superioridad del argentino continuó en la siguientes mangas, a pesar de que Sonego, después de tratarse con el médico unos problemas en el brazo, ofreció un poco más de resistencia.

Schwartzman, muy certero, aprovechó 8 de las 11 bolas de break que tuvo, mientras que Sonego materializó 3 de 7.

Ya en la noche parisina, en una Suzanne Lenglen completamente vacía, el Peque volvió a levantar los brazos.

"Le gané al mejor de la historia en el polvo de ladrillo en Roma (Nadal) con esta confianza. Espero tener ese nivel contra Dominic. Tengo que hacerlo todo perfecto", avisó sobre el duelo del martes.