Donald Trump salió brevemente del hospital para saludar a sus seguidores

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, saluda a los partidarios mientras pasa brevemente en la caravana presidencial frente al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, donde está siendo tratado por Covid-19 en Bethesda, Maryland, Estados Unidos, el 4 de octubre de 2020.
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, saluda a los partidarios mientras pasa brevemente en la caravana presidencial frente al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, donde está siendo tratado por Covid-19 en Bethesda, Maryland, Estados Unidos, el 4 de octubre de 2020. © Cheriss May / Reuters

El presidente quiso mostrar personalmente su mejoría saludando a los seguidores que se congregan a las afueras del hospital Walter Reed. Trump salió en una caravana de carros portando una mascarilla, mientras la multitud lo vitoreaba con banderas estadounidenses. Sin embargo, recibió criticas por romper la cuarentena.

Anuncios

El vocero de la Casa Blanca Judd Deere explicó que se trató un viaje "corto de último minuto" y que luego de este, el mandatario volvió a la suite clínica donde está siendo tratado. 

Posteriormente, Trump le agradeció a sus seguidores, a la par que comenzaban a despertarse las críticas por quebrantar la cuarentena obligatoria. "Cada persona que estaba en el vehículo durante ese 'paseo' presidencial completamente innecesario ahora tiene que estar aislada durante 14 días. Pueden enfermarse. Pueden morir. Por un teatro político", dijo en Twitter James Phillips, profesor asistente de medicina de emergencia en la Universidad George Washington.

Antes de la salida sorpresa, el mandatario estadounidense había publicado un mensaje en redes sociales en el que decía que entendía mejor el virus. 

Este capítulo se suma a la controversia que ha existido alrededor de las distintas informaciones sobre su real estado de salud. El presidente estadounidense está sufriendo las consecuencias del Covid-19, pero su diagnóstico estaría "mejorando", luego de presentar dos cuadros de falta de oxígeno en sangre y fiebre alta, durante el viernes día 2 y el sábado día 3 de octubre.

Algunas versiones apuntaban a que apenas tenía síntomas, ergo estaba "muy bien"; mientras que otras señalan que realmente sí estaba sufriendo la enfermedad, tras su ingreso en el hospital donde ha estado recibiendo el polémico antiviral Remdesivir y el tratamiento experimental Regeneron.

El médico presidencial Sean Conley reconoció que el mandatario había mostrado niveles de saturación de oxígeno por debajo del 94% durante el viernes y el sábado, algo que llegó a preocupar al personal de la Casa Blanca. Si bien, "esos niveles nunca cayeron por debajo del 90%".

El jefe de personal de la Casa Blanca, Mark Meadows, se lleva las manos a la cabeza mientras el comandante de la Marina de los EE. UU., Dr. Sean Conley, el médico de la Casa Blanca, habla a los medios de comunicación sobre la salud del presidente de los EE. UU. En Bethesda, Maryland, EE. UU., el 4 de octubre de 2020.
El jefe de personal de la Casa Blanca, Mark Meadows, se lleva las manos a la cabeza mientras el comandante de la Marina de los EE. UU., Dr. Sean Conley, el médico de la Casa Blanca, habla a los medios de comunicación sobre la salud del presidente de los EE. UU. En Bethesda, Maryland, EE. UU., el 4 de octubre de 2020. © Erin Scott / Reuters

La saturación de oxígeno en sangre es un marcador de salud clave para los pacientes con Covid-19. Una lectura normal está entre 95 y 100. Una caída por debajo de 90 es preocupante. Las personas con el virus no siempre se dan cuenta de que sus niveles de oxígeno son bajos hasta que son hospitalizados.

En un momento crucial por su salud, y en un contexto de presidenciales, los comunicados lanzados por la Casa Blanca han sido criticados "por ocultar información" y ser "constantemente contradictorios". Por ejemplo, no revelaron que el magnate recibió oxígeno suplementario el viernes o que el sábado le fue suministrado el corticosteroide dexametasona.

Presionado en rueda de prensa, el médico Conley reconoció que "estaba intentando reflejar la actitud optimista del equipo y al hacerlo, parecía que estábamos tratando de ocultar algo, lo cual no era necesariamente cierto. El hecho es que lo está haciendo muy bien".

Posible alta hospitalaria para este lunes 5 de octubre

Lo cierto es que, a pesar de los episodios de días anteriores, la situación clínica general del mandatario parece haber mejorado significativamente en las últimas 24 horas, algo que ha hecho aventurarse a los médicos al asegurar que podría ser dado de alta este mismo lunes 5 de octubre. El presidente Donald Trump contaría ahora con un nivel de saturación de oxígeno en sangre del 98% y no tendría más fiebre.

Brian Garibaldi, uno de los miembros del equipo médico del hospital militar en el que se encuentra, indicó este domingo en rueda de prensa desde el Walter Reed que, si Trump mantiene su actividad, movilidad y no presenta problemas respiratorios, "podría ser dado de alta mañana".

"Nuestro plan es que esté fuera de la cama todo lo posible para que tenga movilidad y, si sigue sintiéndose bien hoy, nuestro plan es que pueda ser dado de alta mañana y volver a la Casa Blanca, donde continuará con su tratamiento", detalló Garibaldi.

El jefe de Estado estadounidense recibirá este domingo la tercera dosis del antiviral Remdesivir, dentro de un plan de cinco días, mientras que el viernes le fue suministrado un cóctel de anticuerpos de la farmacéutica Regeneron. Desde el centro médico se aseguró que están vigilando las funciones cardíacas, hepáticas y los riñones de Trump y la evaluación muestra "hallazgos normales o mejorados".

Por ahora, no habrá transferencia de poder a Pence

Ante este cuadro, la transferencia de poder al vicepresidente Mike Pence por la convalecencia de Trump en medio de las presidenciales "no está sobre la mesa", según el asesor de Seguridad Nacional Robert O'Brien, que así lo afirmó a CBS News.

O'Brien detalló que Trump recibirá informes de inteligencia y seguridad por vía remota durante el domingo y que no hay necesidad de considerar la delegación de poder (contemplado en la Constitución), ya que "está firmemente al mando del Gobierno del país".

El ingreso y la recuperación del mandatario podría condicionar la campaña electoral de cara a las elecciones presidenciales previstas para el próximo 3 de noviembre, que enfrentan al republicano Donald Trump con el exvicepresidente demócrata Joe Biden.

Muestras de apoyo de sus incondicionales y rivales políticos

Cientos de incondicionales votantes del presidente de Estados Unidos se congregaron frente al hospital para mostrarle su apoyo, aunque sin respetar las distancias de seguridad y negando a la vez la gravedad de la epidemia. Del mismo modo, sus rivales políticos dejaron de lado las rencillas para desearle una pronta recuperación.

Incondicionales del presidente Donald Trump se concentraron frente al hospital donde está ingresado como muestra de apoyo. En Bethesda, Maryland, Estados Unidos. El 4 de octubre de 2020.
Incondicionales del presidente Donald Trump se concentraron frente al hospital donde está ingresado como muestra de apoyo. En Bethesda, Maryland, Estados Unidos. El 4 de octubre de 2020. © Cheriss May / Reuters

Más allá de los simpatizantes del Partido Republicano, a los que el presidente dedicó su primer tuit del domingo con un agradecimiento a los "grandes patriotas estadounidenses", los principales líderes del Partido Demócrata también han mostrado sus inquietudes por la salud del jefe del Estado y le han expresado su deseo de recuperación. Joe Biden, su propio rival demócrata, publicó un mensaje en el que él y su mujer Jill le deseaban una "pronta recuperación".

Sin embargo, el candidato también dejó deslizar su postura mostrando su deseo de que todas las personas afectadas por el coronavirus en el país se recuperarán pronto y recibirán la atención que necesitan, en un encubierto dardo a la defensa demócrata de un sistema sanitario que no excluya a los más necesitados.

Frente a estos mensajes, a últimas horas del domingo el mandatario fue visto fuera del hospital, desde donde quiso mandar un mensaje en video agradeciendo la labor de los médicos y los militares, y el apoyo de todos los "patriotas" que lo animaron con banderas "y aman al país".

En el mensaje, Donald Trump, con optimismo, afirmó haber "aprendido mucho sobre el Covid-19", como si hubiera transitado por la escuela y el aprendizaje sobre el virus en carne propia.

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24