Por primera vez, el sistema de diques MOSE protege a Venecia de la 'acqua alta'

El esquema de barrera contra inundaciones Mose se utiliza por primera vez, en Venecia, Italia, el 3 de octubre de 2020.
El esquema de barrera contra inundaciones Mose se utiliza por primera vez, en Venecia, Italia, el 3 de octubre de 2020. © Manuel Silvestri / Reuters

Este 3 de octubre fue un día histórico para la ciudad de los canales, que ha visto cómo década tras década aumentaba sin freno el nivel del agua, poniendo en peligro su maravilloso patrimonio. Desde ahora, la llamada 'acqua alta' será bloqueada por un sistema de barreras de contención, que impedirá el paso del agua cada vez que Venecia enfrente una inundación como la de noviembre de 2019.

Anuncios

Por primera vez en la historia, este sábado se erigió de entre las aguas el sistema de barreras MOSE para proteger a la ciudad de Venecia. Su nombre significa Módulo Experimental Electromagnético, pero en italiano se traduce como Moisés y hace referencia ni más ni menos que al profeta bíblico que partió en dos el agua del Mar Rojo. 

Ese es también el objetivo de MOSE, separar el agua que rodea a la ciudad-estado que es patrimonio viviente, para protegerla de la marea alta o 'acqua alta' que viene amenazando su existencia desde sus inicios y que se ha incrementado drásticamente con el cambio climático de los últimos años.

"Hoy es un día histórico, estamos esperando, pero estamos contentos. Ahora hay solo 70 centímetros de desnivel, con un siroco fuerte. Estamos satisfechos", expresó el alcalde veneciano Luigi Brugnaro, durante su primera inspección del funcionamiento.

MOSE se pone en marcha tras las históricas inundaciones de 2019

MOSE se conforma de un sistema de tres barreras submarinas, diseñadas para bloquear las tres salidas de la laguna de sal que rodea a la ciudad y que conectan con el mar Adriático. Con 58 puertas móviles, esta titánica obra de ingeniería se pondrá en marcha cada vez que la ciudad espere un crecimiento de la marea de más de 110 centímetros.

Para este 3 de octubre se esperaba una marea de 135 centímetros, por lo que las autoridades decidieron levantar las barreras y evitar una nueva inundación en la ciudad de los canales. Tras erigirse los diques, dentro de la laguna el nivel del agua se mantuvo estable entre 70 y 75 centímetros. 

La infraestructura llega casi un año después de que la ciudad enfrentara en noviembre pasado una de las peores inundaciones de su historia, con una marea que rondó los 190 centímetros, que rebasó la Plaza de San Marcos y dejó víctimas mortales, además de serios daños en el arte y el patrimonio veneciano.

Vista de la cripta de la basílica de San Marcos inundada por la crecida en Venecia, el 13 de noviembre de 2019.
Vista de la cripta de la basílica de San Marcos inundada por la crecida en Venecia, el 13 de noviembre de 2019. Manuel Silvestri / Reuters

Una obra con múltiples atrasos y escándalos de corrupción

Los habitantes de Venecia, declarada patrimonio histórico de la humanidad en 1987, celebraron el éxito de MOSE. "Para mí fue algo hermoso. Ojalá MOSE siga funcionando bien. De esta manera será posible salvar Venecia y la Plaza de San Marcos", dijo Nicoletta de la Rossi, vecina de la ciudad. 

La gente camina en la Plaza de San Marcos durante la marea alta mientras el esquema de barrera contra inundaciones MOSE se usa por primera vez en Venecia, Italia, el 3 de octubre de 2020.
La gente camina en la Plaza de San Marcos durante la marea alta mientras el esquema de barrera contra inundaciones MOSE se usa por primera vez en Venecia, Italia, el 3 de octubre de 2020. © Manuel Silvestri / Reuters

La obra inició hace más de 15 años y ha tenido un coste de 5.500 millones de euros (unos 6.440 millones de dólares). Su construcción sufrió múltiples atrasos y estuvo sumergida en diversos escándalos de corrupción, por lo que no fueron pocos quienes dudaron si realmente MOSE los salvaría de la próxima marea alta.

Las inundaciones de Venecia son causadas por una combinación de factores exacerbados por el cambio climático, que van desde el aumento del nivel del mar, con mareas inusualmente altas, hasta el hundimiento de la tierra sobre la que se sostiene la ciudad. La madera que aguanta las casas se dañó gravemente el año pasado, por la entrada de sal.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24