CAMINO A LA CASA BLANCA

Cambios de última hora en el debate tras positivo por coronavirus de Donald Trump

No se sabe con certeza si el debate entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y candidato demócrata, Joe Biden, que estaba previsto para el 15 de Octubre, finalmente se realizará. No solo por el estado de salud del mandatario, quien en la madrugada del viernes 2 de octubre dio positivo por Covid-19, sino por el vergonzoso primer cara a cara presidencial, que más que un debate de ideas, fue un intercambio de insultos.
No se sabe con certeza si el debate entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y candidato demócrata, Joe Biden, que estaba previsto para el 15 de Octubre, finalmente se realizará. No solo por el estado de salud del mandatario, quien en la madrugada del viernes 2 de octubre dio positivo por Covid-19, sino por el vergonzoso primer cara a cara presidencial, que más que un debate de ideas, fue un intercambio de insultos. © France 24

No se sabe con certeza si el debate entre el presidente Trump y el candidato demócrata, Joe Biden, previsto para el 15 de octubre, finalmente se realizará. No solo por el estado de salud del mandatario estadounidense, quien dio positivo por Covid-19, sino por el vergonzoso primer cara a cara presidencial, que más que un debate de ideas, fue un intercambio de insultos. Por ahora, la Comisión de Debates Presidenciales anunció que separará al vicepresidente Mike Pence de Kamala Harris con plexiglás durante el encuentro de vicepresidentes el miércoles 7 de octubre.

Anuncios

Griterías, insultos e interrupciones marcaron el que ha sido calificado como el peor debate entre candidatos de la historia de Estados Unidos. El caos del 29 de septiembre llevó a la Comisión de Debates Presidenciales, un grupo no partidista que organiza los encuentros desde 1988, a anunciar cambios en el formato para garantizar que los próximos se realicen de manera ordenada.

Payaso, mentiroso, el peor presidente de la historia, son solo algunos de los mensajes intercambiados en el vergonzoso cara a cara, en el que el presidente Trump se concentró en destacar logros de su actual mandato sin hacer propuestas para el próximo mientras que el exvicepresidente Biden no usó el valioso tiempo en televisión para plantear su agenda, pero sí mostró que no es un anciano sin capacidades mentales como lo han planteado sus rivales.

Pero no pudo evitar caer en el juego del mandatario y lo interrumpió 22 veces mientras hablaba, mientras que Trump a él 73, según un conteo de la cadena CBS. El moderador pidió a Trump mantener orden en 13 ocasiones.

El conteo de las interrupciones
El conteo de las interrupciones © France 24

La importancia histórica de los debates

En el pasado, los debates podían inclinar por completo una elección, como sucedió en el primero de la historia, en 1960, cuando Richard Nixon se enfrentó a John F. Kennedy. El primero descuidó su imagen -no permitió que lo maquillaran y no miraba las cámaras-  mientras que el segundo incluso se bronceó para tener un mejor registro.

Algo similar le ocurrió a George Bush en 1992, que, como si no estuviera interesado en el encuentro con Bill Clinton, miraba su reloj con impaciencia. Una encuesta de ese entonces reveló que 54 % de los espectadores consideraba que Clinton le había ganado.

Mamen Sala, corresponsal de France 24 en Nueva York, nos explica que, pese a que es probable que la mayoría de los estadounidenses ya tenga definido su voto, estos encuentros pueden ser clave para ayudar a los indecisos. Por lo que el gran perdedor de este primer debate fueron los electores, al perder una valiosa oportunidad para conocer planes concretos.

¿Qué viene?

El debate de vicepresidentes
El debate de vicepresidentes © France 24

La siguiente parada del camino hacia la Casa Blanca es el debate entre los vicepresidentes, el siete de octubre en Salt Lake City, Utah.

El actual vicepresidente, Mike Pence, se enfrenta a la compañera de Biden, Kamala Harris, en un cara cara que se prevé será más organizado.

El debate divide en segmentos de diez minutos, que incluirán discusiones sobre la economía, el coronavirus y la discriminación racial, entre otros. 

Tras el positivo por Covid-19 del presidente Donald Trump y varias personas de su círculo, apenas tres días después del encuentro con Biden, la Comisión de Debates Presidenciales anunció que separará a los vicepresidentes con plexiglás y casi cuatro metros de distancia para evitar la propagación del virus, que ha cobrado la vida de más de 210.000 personas y contagiado a más de 7 millones en el país. Tanto Harris como Biden dieron negativo a las pruebas de coronavirus a las que se sometieron después del evento. 

 

 

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24