La UE insta a Londres a poner las "cartas sobre la mesa" en la negociación posbrexit

Londres (AFP) –

Anuncios

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, instó el miércoles al primer ministro británico, Boris Johnson, a poner las "cartas sobre la mesa" en la estancada negociación de un acuerdo comercial que rija su relación posbrexit, para el que el tiempo apremia.

"La UE quiere un acuerdo pero no a cualquier precio. Llegó la hora de que el Reino Unido ponga las cartas sobre la mesa", afirmo Michel en Twitter al término de una conversación telefónica con el líder conservador británico.

Según una fuente europea en Bruselas, "fue una llamada para establecer el estado de la situación".

"Seguimos insistiendo en lograr un acuerdo, que sería bueno para ambas partes, e instamos al Reino Unido a moverse, pero aún no es seguro" que lo logremos, agregó dicha fuente.

Las negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido, estancadas tras nueve rondas de negociaciones realizadas desde marzo, se reanudaron el miércoles en Londres y deben continuar hasta el viernes, cuando está prevista una reunión entre los dos principales negociadores, Michel Barnier y David Frost.

Durante una conversación por videoconferencia que mantuvieron el sábado, Johnson y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, acordaron acelerar el diálogo en un intento por superar el estancamiento y llegar a un acuerdo en una carrera contra el reloj.

Los europeos aspiran a alcanzar un acuerdo a fines de octubre, pero las partes han sido incapaces de avances en la aproximación de los puntos de vista en los tres temas críticos (pesca, ayudas públicas y gobernanza del acuerdo) luego de nueve rondas de negociaciones.

Esta visita de los europeos a Londres no se considera una negociación formal, precisó el portavoz de Downing Street, asegurando que ambas partes se centrarán esta semana en los grandes puntos de divergencia y las negociaciones se reanudarán la próxima semana en Bruselas.

Londres ha fijado como límite el 15 de octubre, fecha en que está prevista una cumbre europea en Bruselas.

Barnier llamó esta semana a los ministros de pesca de los países que se verían más afectados en caso de una ruptura brutal con Londres, según fuentes coincidentes.

A pesar del llamado a acelerar las conversaciones, la fecha del 31 de diciembre, que marcará el final del período de transición entre la UE y el Reino Unido, se aproxima.

En este cuadro, el primer ministro británico dijo el domingo que su país podría "muy bien vivir" con una ruptura sin acuerdo.

Según un alto funcionario europeo, este sentimiento también ha comenzado a surgir entre los 27 países del bloque.

Sin embargo, la ausencia de un acuerdo sobre esa relación posbrexit tendría consecuencias potencialmente desastrosas para las economías ya afectadas por la pandemia.

Los países europeos creen que Londres todavía no ha demostrado una voluntad de negociar realmente los tres temas pendientes, mientras que el Reino Unido acusa a Bruselas de imponerle reglas inaceptables para obtener un tratado de libre comercio.

La ratificación de un posible acuerdo también sigue amenazada por las tensiones surgidas por un proyecto de ley impulsado por el gobierno británico que cuestiona compromisos relativos a Irlanda del Norte incluidos en el acuerdo de divorcio.