En su único debate vicepresidencial, Harris y Pence chocaron por la vacuna contra el Covid-19

La candidata demócrata a la Vicepresidencia, la senadora Kamala Harris, y el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, durante el debate que se llevó a cabo en el campus de la Universidad de Utah, en Salt Lake City, Estados Unidos, el 7 de octubre de 2020.
La candidata demócrata a la Vicepresidencia, la senadora Kamala Harris, y el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, durante el debate que se llevó a cabo en el campus de la Universidad de Utah, en Salt Lake City, Estados Unidos, el 7 de octubre de 2020. © Brian Snyder / Reuters

El manejo de la pandemia fue el tema central del único debate entre los candidatos a la Vicepresidencia de Estados Unidos, la demócrata Kamala Harris y el republicano Mike Pence, de cara a los comicios del 3 de noviembre. A diferencia del encuentro en el que Joe Biden y Donald Trump se sacaron chispas, en este reinó la mesura en torno a temas como la economía, la guerra comercial con China, la injerencia rusa y el cambio climático e incluso algunas preguntas fueron esquivadas por los aspirantes.

Anuncios

Con el presidente y candidato Donald Trump contagiado por Covid-19, con el agravante de su edad, el debate vicepresidencial de este 7 de octubre se convirtió en el más trascendental que se recuerde en Estados Unidos.

Kamala Harris, la fórmula de Biden a la Vicepresidencia, comenzó por atacar a su rival, Mike Pence, por el manejo de la pandemia por parte de la Administración Trump, el cual describió como "el fracaso más grande" en la historia de su país.

En un intercambio en el que primaron las ideas y el respeto, a diferencia de la ira y los señalamientos personales que empañaron el primer debate presidencial entre Trump y Biden, Harris fue consultada sobre si se aplicaría una vacuna que sea desarrollada bajo la gestión del actual Gobierno.

La candidata demócrata a la Vicepresidencia, la senadora Kamala Harris, durante el debate con el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, celebrado en el campus de la Universidad de Utah en Salt Lake City, Utah, Estados Unidos, el 7 de octubre de 2020.
La candidata demócrata a la Vicepresidencia, la senadora Kamala Harris, durante el debate con el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, celebrado en el campus de la Universidad de Utah en Salt Lake City, Utah, Estados Unidos, el 7 de octubre de 2020. © Brian Snyder / Reuters

"Si el doctor (Anthony) Fauci (el principal epidemiólogo de la Casa Blanca), si los médicos nos dicen que debemos ponérnosla, seré la primera en la fila para hacerlo, absolutamente. Si Donald Trump nos dice que debemos ponérnosla, entones no lo haré", respondió la demócrata en una declaración que ratificó su desconfianza hacia el eventual logro que el mandatario promete concretar antes de los comicios del 3 de noviembre. 

Frente a la respuesta de Harris sobre el posible antídoto contra el virus, Pence aseguró que debe dejar de "jugar política con la vida de la gente”, dado que, a su juicio, sí obtendrán una vacuna en tiempo récord, ya que cinco compañías están en la Fase 3, la más avanzada antes de los ensayos clínicos y millones de dosis "ya están siendo producidas".

Sin embargo, justo un día antes de este debate, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) reveló la guía de requisitos, que según la prensa local estuvo bloqueada por Washington durante dos semanas, en los que plantea un mínimo de dos meses de seguimiento para los voluntarios de la vacuna, lo que supera el límite para tenerla lista antes de las elecciones presidenciales, como promete la campaña republicana.

Pence: “Asumimos el cargo con la economía más lenta desde la Gran Depresión”

En medio de un panorama económico fuertemente golpeado por la pandemia, Harris y Pence también chocaron sobre los supuestos logros y desaciertos en materia financiera de Trump y Biden.

El actual vicepresidente aseguró que cuando él y Trump llegaron a la Casa Blanca, hace cuatro años, después de la Administración de Barack Obama y su entonces vicepresidente, Joe Biden, el país atravesaba por el crecimiento económico "más lento desde la Gran Depresión" y que tras decisiones del republicano como la reducción de impuestos, la creación de empleos a través de la industria de combustibles fósiles y el fin de tratados de libre comercio que calificó de injustos, el país logró recuperarse. 

Harris, por su parte, aseguró que la votación de noviembre se tratará de la elección entre un líder que respalda a la clase trabajadora y un mandatario que redujo los impuestos para las grandes corporaciones que llevaron a la nación a un déficit de 2 millones de dólares que terminarán pagando los contribuyentes.

La candidata al segundo cargo en el Ejecutivo fue más allá al tocar uno de los temas más espinosos a nivel económico para el mandatario, cuando recordó que, de acuerdo con una investigación publicada por The New York Times, Trump solo pagó 750 dólares en contribuciones federales sobre la renta en 2016, cuando se lanzó como candidato a la Presidencia. Harris alertó que el pueblo estadounidense debería saber entonces a quién debe dinero el mandatario.

"Joe Biden ha sido transparente en comparación con Donald Trump. No solo con su salud, sino también en temas de impuestos. (...) Donald Trump está en deuda y convendría saber a quién le debe dinero, porque el pueblo tiene el derecho a saber si el presidente toma decisiones por su propio interés o por el del pueblo estadounidense", dijo la senadora y exfiscal de California.

Pence replicó que el mandatario ha pagado "millones de dólares en impuestos" y recordó que, antes de ser jefe de Estado, se desempeñaba como un exitoso empresario que creó miles de empleos.

Ambos candidatos se enfrascaron además en una discusión sobre quién aumentaría supuestamente los impuestos. Ambos negaron las acusaciones de su oponente en esta materia.

Harris: "Vamos a volver al Acuerdo de París con orgullo"

La eventual Administración de Joe Biden anunció que, de llegar a la Casa Blanca, Estados Unidos retornará al Acuerdo de París. "Vamos a volver con orgullo", advirtió Harris luego de que Pence señalara que esa intención le costaría al pueblo estadounidense millones de empleos.

Se trata del pacto firmado bajo el entonces Gobierno de Barack Obama junto a potencias de Europa, en el que se comprometieron a reducir las emisiones de Co2. Sin embargo, Trump retiró a su nación del tratado poco después de llegar a la Presidencia bajo el argumento de que el acuerdo bloqueaba el desarrollo de la industria de combustibles fósiles y de energía en su país y por tanto se interponía en la creación de empleos.

Justamente por estas medidas de la Administración Trump, aplaudidas por sectores de la economía, pero criticadas por ambientalistas, el Gobierno ha sido señalado de hacer poco o nada por interceder en una de las crisis más preocupantes del planeta. 

Pese a todo, Pence aseguró en este debate que le "enorgullece" su registro sobre "la conservación del agua y el aire" que, según dijo, son más limpios ahora que en cualquier otro momento. 

Las fricciones entre Harris y Pence sobre la batalla comercial con China

Más allá de los cuestionamientos republicanos contra China por el presunto origen del nuevo coronavirus, la guerra comercial con el gigante asiático figuró como uno de los temas clave del debate que se cumplió en la sede de la Universidad de Utah. 

Mientras que Harris señaló a Pence por la pérdida de miles de empleos en el sector de la fabricación y manufactura de productos en medio de la imposición de sanciones a China, el candidato republicano aseguró que, a sus ojos, no han pedido la batalla. 

"¿Perder la guerra comercial con China? Joe Biden nunca luchó contra eso (...) Biden ha sido un animador de la China comunista durante las últimas décadas", afirmó Pence, quien insistió en que Trump ubicó la renegociación de los acuerdos comerciales como una de las prioridades de su gobierno, al destacar el caso de lo ocurrido con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, ahora conocido como el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá. 

Los argumentos de Pence sobre este polémico tema giraron en torno a su hipótesis de que, si Biden gana las elecciones, buscará que Estados Unidos "vuelva a rendirse ante China". 

Las posturas contrarias de los candidatos sobre el aborto

Las diferencias entre Harris y Pence sobre el tema del aborto salieron a flote en uno de los nueve segmentos del debate en el que el republicano aseguró que tanto la senadora demócrata como Biden buscan conseguir el respaldo de los mayores contribuyentes para llevar a cabo un plan de financiamiento de interrupción de embarazos. 

En su declaración acerca de esta práctica, Pence dejó ver sus arraigadas raíces religiosas que lo convierten en un aspirante abiertamente contrario al respaldo del aborto. 

"Siempre lucharé por el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo. Debería ser su decisión, no de Donald Trump ni de Mike Pence", aseguró Harris luego de que Pence afirmara que ella y Biden buscan gestionar las bases financieras para crear la mayor red de clínicas de salud sexual y reproductiva del país, bajo el nombre de Planned Parenthood. 

Las reacciones de Trump y Biden 

Ante el desarrollo del debate vicepresidencial, que tuvo una duración de 90 minutos, ambos candidatos a la Presidencia reaccionaron en sus redes sociales. 

En su cuenta oficial de Twitter, Trump alabó las respuestas de Pence y criticó las dadas por Harris, a quien describió como una "máquina de errores". 

En contraste, Biden aprovechó la misma plataforma digital para exaltar la participación de su fórmula vicepresidencial y aseguró sentirse orgulloso de sus respuestas. 

Tras el debate vicepresidencial seguirá ahora el esperado segundo encuentro entre Biden y Trump que, debido al contagio del líder republicano por Covid-19, podría llevarse a cabo de manera virtual, pese a que el magnate anunció su intención de que se realice presencialmente en Miami el 15 de octubre.

Con EFE, Reuters y AFP 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24