Saltar al contenido principal

El Premio Nobel de Paz, un codiciado reconocimiento con muchos candidatos...

Algunos de los nombres que surgen como posibles candidatos al Premio Nobel de Paz 2020. Arriba a la izquierda, la activista climática sueca Greta Thunberg y a la derecha la canciller alemana Angela Merkel, justo encima de la exfuncionaria de inteligencia estadounidense Chelsea Manning. Abajo de Thunberg, de izquierda a derecha, el presidente estadounidense Donald Trump, el opositor ruso Alexéi Navalny y un cartel en favor de la liberación del fundador de Wikileaks, Julian Assange. Abajo, de izquierda a derecha, el exfuncionario de la CIA Edward Snowden, el edificio de la Corte Europea de Derechos Humanos y la activista saudita en favor de los derechos de las mujeres, hoy en prisión, Loujain al-Hathloul.
Algunos de los nombres que surgen como posibles candidatos al Premio Nobel de Paz 2020. Arriba a la izquierda, la activista climática sueca Greta Thunberg y a la derecha la canciller alemana Angela Merkel, justo encima de la exfuncionaria de inteligencia estadounidense Chelsea Manning. Abajo de Thunberg, de izquierda a derecha, el presidente estadounidense Donald Trump, el opositor ruso Alexéi Navalny y un cartel en favor de la liberación del fundador de Wikileaks, Julian Assange. Abajo, de izquierda a derecha, el exfuncionario de la CIA Edward Snowden, el edificio de la Corte Europea de Derechos Humanos y la activista saudita en favor de los derechos de las mujeres, hoy en prisión, Loujain al-Hathloul. © Con fotos de Reuters.
9 min

Mientras los galardonados con el Nobel en Medicina, Química, Física y Literatura celebran, llega el turno para uno de los premios más esperados: el Nobel de Paz. La organización no publica el nombre de los candidatos en esta categoría pero siempre surgen muchas ideas y propuestas desde varias partes del mundo de quienes podrían merecer el reconocimiento, que se entregará el viernes 9 de octubre.

Anuncios

El Premio Nobel de Paz, un reconocimiento para el que es fácil hacer apuestas pero difícil de acertar. Es el único de los Nobel que no se selecciona en Estocolmo, Suecia, sino en Oslo, Noruega.

El Comité Noruego para el Nobel recibe a los candidatos hasta febrero de cada año, hace una lista preliminar antes de que termine marzo, que luego pasa a una revisión de asesores para tomar una decisión en octubre. El premio se entrega en la capital noruega en diciembre y ha servido para reconocer, no solo la carrera de las personas y organizaciones premiadas, sino además hitos cumbre de la historia. 

Este año, el Comité recibió 318 postulaciones (en 2016 se alcanzó la cifra récord de 376 nominados), 211 de ellos son individuos y 107 organizaciones.

El Nobel de Paz es el más político de los seis premios. En los últimos cinco años, se lo han ganado dos organizaciones, dos políticos activos y en 2018 se lo entregaron a dos activistas.

En 2015 lo recibió el Cuarteto para el Diálogo Nacional Tunecino, que ha buscado el pluralismo en el país tras la Revolución de los Jazmines en 2011; y en 2017 lo ganó la Campaña Internacional para la Abolición de Armas Nucleares, que desde la sociedad civil busca que más países se adhieran al tratado de la ONU, el cual ayudaron a gestar, que aboga por la eliminación y prohibición de este tipo de armamento. 

En 2018 el reconocimiento se partió en dos. Lo recibió por un lado el médico ginecólogo congoleño Denis Mukwege, “por sus esfuerzos para terminar con el uso de la violencia sexual como un arma de la guerra y el conflicto armado”. Por la misma razón se lo dieron a la activista yazidí Nadia Murad, que fue víctima de múltiples formas de violencia sexual cuando el autodenominado Estado Islámico se tomó su población en Irak y tras sobrevivir, ha denunciado el uso de la mujer como botín de guerra.

La activista yazidí Nadia Murad, ganadora del Nobel de Paz en 2018, se reunió en julio de 2019 con el presidente estadounidense Donald Trump en la Oficina Oval de la Casa Blanca junto con otros sobrevivientes de minorías religiosas perseguidas. La Nobel pidió en esa ocasión al presidente Trump que interviniera para proteger a su etnia, que tras la derrota del autodenominado Estado Islámico ahora atrapada en medio de los conflictos entre el gobierno kurdo y el iraquí.
La activista yazidí Nadia Murad, ganadora del Nobel de Paz en 2018, se reunió en julio de 2019 con el presidente estadounidense Donald Trump en la Oficina Oval de la Casa Blanca junto con otros sobrevivientes de minorías religiosas perseguidas. La Nobel pidió en esa ocasión al presidente Trump que interviniera para proteger a su etnia, que tras la derrota del autodenominado Estado Islámico ahora atrapada en medio de los conflictos entre el gobierno kurdo y el iraquí. AFP

En 2016 y 2019 el Comité Noruego buscó dar un espaldarazo a procesos de paz recién firmados y otorgó el premio a dos políticos activos. En 2016 lo recibió el entonces presidente colombiano Juan Manuel Santos por su gestión para lograr un acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC; y en 2019 le dieron el Nobel de Paz al primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed Ali, por lograr restablecer las relaciones con su vecino Eritrea y resolver un viejo conflicto territorial. 

Santos recibió el anuncio en 2016 pocos días después de perder un plebiscito en el que ganó el 'No' al acuerdo con las FARC, en una polémica campaña liderada por la oposición de extrema derecha. Mientras que Ahmed Ali recibió el reconocimiento “por su importante trabajo para promover la reconciliación, la solidaridad y la justicia social”. Pero al margen del premio, los integrantes de la etnia oromo en Etiopía han continuado protestando contra el mandatario y denuncian que la discriminación en su contra sigue latente. 

De modo que cada año, cuando se piensa en el próximo ganador del premio, se ponen sobre la mesa a activistas, líderes mundiales y organizaciones que reúnen el trabajo suficiente para merecerlo. Estos son algunos nombres que han surgido este año como posibles candidatos:

Dos actores ambientales, entre el oficialismo y el activismo

El Consejo del Ártico es una organización compuesta por los países que limitan con este territorio y por las comunidades que lo habitan. Promueven estrategias de paz y estabilidad en la región, además de políticas de desarrollo sostenible y protección ambiental. Está conformado por Canadá, Estados Unidos, Islandia, Rusia, Finlandia, Noruega y Dinamarca. Actualmente lo preside Islandia. La organización ha sido nominada en años anteriores a través de distintos académicos que creen que el premio le daría protagonismo a una zona clave para contener los efectos de la crisis climática. 

La activista sueca por el medio ambiente Greta Thunberg protesta frente al parlamento de su país en Estocolmo el 25 de septiembre de 2020.
La activista sueca por el medio ambiente Greta Thunberg protesta frente al parlamento de su país en Estocolmo el 25 de septiembre de 2020. © Janerik Henriksson / TT News Agency vía Reuters.

Pero en esta área se sabe que otros han nominado a una figura con más visibilidad: La activista sueca Greta Thunberg y el movimiento Fridays for Future. El paro escolar de un año, la movilización semanal de la joven de 17 años y la empatía que ha logrado en sus contemporáneos en distintas partes del mundo hacen parte de los argumentos que rodean su postulación. 

Los periodistas, informantes y activistas por la libertad de prensa

En medio del juicio de extradición hacia Estados Unidos de Julian Assange en Londres, muchos piensan en el fundador de Wikileaks como uno de los candidatos para recibir el premio. Pero otros redoblan la apuesta con su antigua informante, la exfuncionaria de inteligencia estadounidense Chelsea Manning, que durante su servicio filtró documentos al portal fundado por Assange para poner a la luz pública múltiples irregularidades de las fuerzas de Estados Unidos en sus misiones en Afganistán e Irak, además de otros reportes de distintas embajadas del país.

El fundador de WikiLeaks  Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres, el 5 de febrero de 2016
El fundador de WikiLeaks Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres, el 5 de febrero de 2016 BEN STANSALL AFP/Archivos

A esta lista se suma Edward Snowden, el exfuncionario de la CIA que filtró información a los diarios 'The Guardian' y 'The Washington Post' con la intención de denunciar una estrategia de vigilancia en Internet desde el Gobierno de Estados Unidos.

Tendrán que pasar 50 años antes de que el Comité publique la lista de quienes fueron nominados este año. Pero a partir de la información que aportaron los individuos u organizaciones que postularon a otros candidatos, la agencia Reuters pudo establecer que, junto a Greta Thunberg, estos tres nombres también están en la lista. Pero podrían figurar otros actores en esta misma línea. 

Algunos dicen que las organizaciones con enfoque internacional en materia de libertad de prensa merecen el premio. Reporteros sin Fronteras, con sede central en Francia, lidera campañas y financia a otras organizaciones locales en todo el mundo. Y el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), con sede en Estados Unidos, documenta agresiones a los medios y periodistas dentro y fuera de ese país. 

En este mismo campo otros han sugerido al medio ruso Novaya Gazeta, que ha denunciado violaciones a los derechos humanos en Rusia y cuya periodista Anna Politkovskaya fue asesinada en 2006. Y hay quienes sugieren a los periodistas de la agencia Reuters en Myanmar, Wa Lone y Kyaw Soe Oo, condenados por violar la Ley de Secretos Oficiales de la era colonial de ese país por investigar el posible asesinato de diez musulmanes rohingya por parte de las fuerzas de seguridad. 

Los opositores políticos 

Otros nombres han surgido en oposición a gobiernos con mucho poder. Entre las postulaciones que se han hecho públicas a partir de las cartas enviadas al Comité por otras personas o instituciones, se sabe que entre los nominados está “el pueblo de Hong Kong”, aunque otros apuntan directamente al activista pro democracia Joshua Wong. Y hay quienes han sugerido al opositor ruso Alexéi Navalny, que actualmente se recupera en Alemania tras haber sido envenenado con el agente Novichok durante un viaje a Siberia.

Fotograma de un video en YouTube en el que se ve a la activista saudita Loujain al-Hathloul antes de ser detenida en la frontera de su país en 2014, cuando regía la prohibición para que las mujeres condujeran vehículos.
Fotograma de un video en YouTube en el que se ve a la activista saudita Loujain al-Hathloul antes de ser detenida en la frontera de su país en 2014, cuando regía la prohibición para que las mujeres condujeran vehículos. © YouTube

También se hizo público que otros actores postularon a la activista saudita Loujain al-Hathloul, que se encuentra en prisión y cuya familia ha denunciado torturas y aislamientos extremos durante su detención. Al-Hathloul lidera el movimiento “Women to drive”, que se opone al veto que ha existido en su país para que las mujeres conduzcan automóviles. Su juicio, que debía realizarse en marzo a puerta cerrada, fue aplazado sin explicaciones. 

Finalmente, en esta interminable lista de candidatos han surgido nombres que sorprenden, pero no dejan de ser una opción en este año de improbables: Ahí están la canciller alemana Angela Merkel, por su manejo de la crisis de migrantes de 2015, y el presidente de Estados Unidos Donald Trump porque… ¿por qué no? 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.