Preocupación por el aumento de los casos de Covid-19 en la Patagonia chilena

Dos integrantes de un equipo sanitario revisan la identificación de un ciudadano chileno en medio de un protocolo de bioseguridad en el país en el que el aumento de los contagios por Covid-19 en la zona patagónica preocupa a las autoridades.
Dos integrantes de un equipo sanitario revisan la identificación de un ciudadano chileno en medio de un protocolo de bioseguridad en el país en el que el aumento de los contagios por Covid-19 en la zona patagónica preocupa a las autoridades. © Elvis González / EFE

Mientras la propagación del coronavirus ha ido cediendo en la Región Metropolitana, una vez el epicentro de la pandemia en el país, crece la preocupación en Magallanes, en la Patagonia chilena, donde se registran índices de contagio nunca vistos. 

Anuncios

El pasado martes se registró un hecho epidemiológico significativo en Chile, la región de Magallanes, en el sur del país, a más de 2.200 kilómetros de Santiago y la puerta de la Patagonia chilena, registraba muchos más casos que la Región Metropolitana pese a tener una población menor. 

Cerca de 150.000 personas habitan la región, frente a los casi ocho millones que concentra la Región Metropolitana, pero hace seis días se registró un récord de 324 casos en Magallanes, por encima de los 242 de la Región Metropolitana.

Magallanes ha estado presentando las tasas más altas del país por cada 100.000 habitantes, superando los 100 casos, lo que preocupa a las autoridades. Apenas el jueves 8 de octubre se confirmó que la región ya superaba los 10.000 casos acumulados, mientras que a nivel nacional se presentaban hasta el momento 477.769 y 13.220 fallecidos.

El impacto de la segunda ola

Justamente una de las primeras regiones del país en experimentar un gran brote de Covid-19 fue Magallanes. Se registró en el mes de abril, por lo que para muchos expertos la que vive ahora sería una segunda ola, similar a la que se presenta en Europa y marcada también por las bajas temperaturas que aquejan todo el año a la Patagonia chilena. 

"Si ves los números duros, son impresionantes (...) Tuvimos más casos que Santiago, que tiene el 40% de la población de Chile", declaró el alcalde de Punta Arenas, Claudio Radonich, a finales de septiembre, momento en el cual aseguró a medios locales que la zona vivía una suerte de "mes negro", debido a que ya habían fallecido allí 106 personas a causa del virus. 

Entre tanto, el presidente del Colegio Médico de Punta Arenas, Gonzalo Sáez, explicó a Radio Bio Bio que el panorama es "muy lamentable" y que efectivamente la región cuenta con una tasa de casos activos mucho más alta que el resto de la nación, cerca de 12 veces más. 

"Por primera vez tenemos más casos nuevos que toda la Región Metropolitana. Contribuimos con casi el 15% - 20% de los casos nuevos del país, siendo que somos el 1% de la población", indicó Sáez. 

Trabajadores del Servicio de Atención Médico de Urgencias (SAMU) y del Hospital San José trasladan a un paciente al servicio de urgencias para adultos, colpsado ante el aumento de casos de Covid-19 en Santiago, Chile, el 24 de mayo de 2020.
Trabajadores del Servicio de Atención Médico de Urgencias (SAMU) y del Hospital San José trasladan a un paciente al servicio de urgencias para adultos, colpsado ante el aumento de casos de Covid-19 en Santiago, Chile, el 24 de mayo de 2020. © Alberto Valdés, EFE

Ante este escenario, el subsecretario de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud lo grafica afirmando que las tasas de Magallanes son muestra de una real y latente expansión del brote, versión con la que coincide el epidemiólogo Gabriel Cavada. 

"En la primera semana de septiembre teníamos una expansión epidémica del 52% por cada siete días, lo que es una cifra gigantesca, eso ni siquiera lo vimos en Santiago en las peores épocas”, aseguró Cavada a la televisión local. 

Para Marcelo Olivares, de la plataforma de investigación de la enfermedad ICovid, de la Universidad Católica y de Chile, Magallanes ha sido la zona ha tenido tenido la carga de infección más alta que han visto durante la pandemia, pero los datos muestran que "se está estabilizando". 

El riesgo de una nueva cepa

Es muy probable que el factor sociocultural juegue un rol preponderante en lo que estamos viendo en la rápida transmisión del virus en la región, según lo explicado a France 24 Marcelo Navarrete, el coordinador del laboratorio del Centro de Investigación Docente de la Universidad de Magallanes.  

"Magallanes es una región aislada, en un sector de la región sub Antártica en el que, por las características geoclimáticas, la actividades sociales se dan principalmente en espacios cerrados", precisó el experto, quien señala que otra variante comunicada que esta semana podría influir en la explosión de la enfermedad en la región sería el descubrimiento de una nueva cepa. 

"Lo que se observa es un cambio en el linaje del virus desde el punto del virus de la genética molecular, presente en la región (...) Está presente en otros lugares, pero lo que llama la atención es que hay una mezcla dominante, y en este lugar se ve dominantemente una cepa, probablemente tenga que ver que somos una región casi insular, a pesar de que no somos una isla funcionamos como una isla en la región, porque está desconectada del resto de la circulación terrestre de Chile.  No hay accesos terrestres y los aéreos son limitados", argumentó Navarrete.

La realización de más pruebas

Para autoridades como el susbsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zuñiga, de las seis semanas de cuarentena, cuatro de ellas han estado marcadas por un alto número de casos que no se ha reducido, en lo que podría influir el hecho de que ahora se hacen más pruebas y hay una mayor trazabilidad.

"Es cierto que se testea mucho más, pero también es cierto que el nivel de testeo en esta región siempre fue particularmente alto en términos de pruebas por habitante y ese solo factor no explica el aumento de los casos, no es solo hay más testeo, hay realmente muchos más casos", explicó Navarrete, quien dirige el principal centro de pruebas de la región en la Universidad de Magallanes. 

Una ciudadana inspeccionada por agentes en un punto de control durante la cuarentena total obligatoria debido a la pandemia en Santiago, Chile, el 10 de junio de 2020.
Una ciudadana inspeccionada por agentes en un punto de control durante la cuarentena total obligatoria debido a la pandemia en Santiago, Chile, el 10 de junio de 2020. © Martín Bernetti / AFP

Las autoridades han reforzado los equipos de trazabilidad  y también la capacidad de los hospitales y las residencias sanitarias. No obstante, un dato marca también lo que se vive en la región.

Cinco pacientes con Covid-19 fueron trasladados de urgencia el viernes desde Punta Arenas a Santiago, con estas son 52 aeroevacuaciones en los últimos 43 días, muy por encima de las 15 totales que se registraron durante la primera ola.

Los expertos ya apuntan a los preocupantes datos de otra región sureña, Los Lagos, que podría ser el próximo Magallanes. Como pasó en Europa, que en la primera ola tuvo casos más graves, ahora se dan mayor cantidad, pero son más estables. Un panorama en el que, sin duda, la Patagonia chilena sigue el ritmo europeo de los contagios.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24