Nadal y ganar Roland Garros, casi una de las grandes certezas de la vida

París (AFP) –

Anuncios

Hasta ahora había dos certezas en la vida: la muerte y pagar impuestos. Desde este domingo habrá que añadir una tercera, la de Rafael Nadal ganando Roland Garros.

El tenista conquistó su 13º título en la Philippe Chatrier al arrollar al número 1 mundial, el serbio Novak Djokovic, por 6-0, 6-2 y 7-5, para igualar el récord de 20 Grand Slams del suizo Roger Federer.

"Hoy demostraste el porqué eres el rey de la tierra", se resignó Djokovic al caer derrotado ante Nadal por tercera vez en una final de Roland Garros.

Con la de este domingo, Nadal alcanzó 100 victorias en París, con dos únicas derrotas en los últimos 15 años, pese a haber disputado el Roland Garros "más difícil" de su carrera, al disputarse en el otoño europeo y con lluvia. El español no perdió un solo set.

"No hay nadie que juegue ni remotamente como lo hace Rafa", declaró Federer tras perder en semifinales frente a su amigo en 2019.

"Ni siquiera sé a quién tengo que buscar para entrenar con alguien que pueda jugar como él", añadió el suizo.

Pese a su superioridad en la tierra parisina, Nadal nunca se permitiría autoelogiarse de esa manera.

Pese a ser feliz con cosas sencillas como pescar o jugar a golf en su Mallorca natal, Nadal se transforma en una máquina implacable en una cancha de tenis, aunque sin perder nunca la humildad.

"Tengo dudas todos los días, pero eso es bueno porque te hace trabajar duro, con más intensidad", ha explicado alguna vez el español, cuya exitosa carrera se ha visto amenazada en varias ocasiones por las lesiones, sobre todo en las rodillas y las muñecas.

Esa humildad es uno de los rasgos que adora su legión de seguidores en todo el mundo, así como su respeto por sus rivales.

En cada torneo, tras cada victoria, Nadal nunca se olvida de aplaudir a su oponente.

- La amenaza de las lesiones -

Pero sus fans también adoran sus manías: tocarse la parte trasera del pantalón, limpiarse el sudor de la cara, alinear las botellas de bebida con la etiqueta hacia el exterior, no pisar las líneas de la pista... son parte del ADN del español.

El triunfo de este domingo coloca a Nadal a nivel de un Federer que no jugó en París por lesión y que es cinco años mayor (39).

"Ganar aquí significa muchas cosas. No pienso hoy en los 20 títulos y Federer. Hoy es una victoria en Roland Garros, que significa todo para mí, aquí he tenido los mejores momentos de mi carrera", declaró Nadal tras recibir la Copa de los Mosqueteros.

En su currículum cuenta ya con 13 Roland Garros, 4 US Open, 2 Wimbledon y un Abierto de Australia.

Su victoria en la final de Wimbledon en 2008 ante Federer está considerada como el mejor partido de la historia del tenis.

Al igual que Federer y Djokovic, los otros miembros del llamado 'Big Three', Nadal ha superado ampliamente ya los 100 millones de dólares en premios a lo largo de su carrera.

Solo Nadal y Andre Agassi pueden presumir de haber conquistado el Grand Slam y ser además campeones olímpicos, después de que el español se colgase el oro en Pekín-2008.

También lideró a España en la conquista de cinco títulos de la Copa Davis, la última en noviembre pasado en Madrid.

Sus numerosos problemas en las rodillas y la muñeca le han pasado factura, impidiéndole disputar hasta nueve torneos del Grand Slam en su carrera.

Después de perder con Djokovic en cuartos de Roland Garros en 2015 y retirarse antes de la tercera ronda un año después, muchos pensaron que lo mejor de la carrera de Nadal ya era pasado.

Pero el español renació en 2017 para clasificarse para la final del Abierto de Australia, que perdió ante Federer, ganar su 10º Roland Garros tres años después de su último grande y conquistar el US Open en septiembre.

Sólo Nadal, Pete Sampras y Ken Rosewall han ganado títulos del Grand Slam en tres décadas diferentes.

"Ganar aquí otra vez ya no puedo decir que sea un sueño. Va más allá de todos mis pensamientos", declaró Nadal.