Luis Arce se apuntala en la defensa de los recursos para barrer en las presidenciales

Archivo: El candidato presidencial y exministro Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS) del expresidente Evo Morales, celebra el 9 de septiembre su primer gran acto de campaña en El Alto (Bolivia).
Archivo: El candidato presidencial y exministro Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS) del expresidente Evo Morales, celebra el 9 de septiembre su primer gran acto de campaña en El Alto (Bolivia). © Martín Alipaz / EFE

El exministro boliviano de Economía y ‘delfín’ del expresidente Evo Morales, Luis Arce, lidera desde hace semanas la mayoría de las encuestas para ganar los comicios del próximo 18 de octubre bajo las banderas del Movimiento al Socialismo (MAS). Para un cambio de modelo lo enfrentan el expresidente Carlos Mesa (Comunidad Ciudadana) y el líder regional de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho (Creemos). 

Anuncios

Arce, Mesa y Camacho son los políticos con más respaldo en un total de seis candidaturas vigentes, ya que el fin de semana el expresidente Jorge Quiroga declinó su postulación para evitar una dispersión del voto que beneficie un posible triunfo de Arce en primera vuelta.

El mes pasado, la presidenta interina Jeanine Añez argumentó lo propio al anunciar el retiro de su postulación.

Arce ha recorrido todos los departamentos de Bolivia convocando actos masivos y explicando que su plan de gobierno tiene como ejes la defensa de las empresas estatales, los recursos naturales del país y trabajar para volver a las tasas de crecimiento que tuvo el país cuando fue ministro de Economía en los gobiernos de Evo Morales.

Uno de sus mensajes centrales fue dado en el Salar de Uyuni, donde están las mayores reservas mundiales de litio y que, según Arce, fue la causa de que Evo Morales sufriera un “golpe de Estado” en 2019 por el interés de las trasnacionales de operar en Uyuni. 

En primer plano aparece el candidato presidencial por el MAS de Evo Morales a las elecciones de este 18 de octubre, Luis Arce. De fondo aparece la silueta del expresidente Morales. El 17 de febrero de 2020 en Buenos Aires, Argentina.
En primer plano aparece el candidato presidencial por el MAS de Evo Morales a las elecciones de este 18 de octubre, Luis Arce. De fondo aparece la silueta del expresidente Morales. El 17 de febrero de 2020 en Buenos Aires, Argentina. © Agustin Marcarián / Reuters

Morales renunció al gobierno en noviembre del 2019 tras una ola de presiones sociales sobre todo urbanas y tras la presión en ese sentido de las Fuerzas Armadas, tras los conflictos provocados por las denuncias de fraude en los comicios de ese año.

“¡Qué escuchen la derecha, y el mundo y las trasnacionales, el litio es y será de los bolivianos! Somos el único partido político que está en esta contienda electoral que garantiza que los recursos naturales nuestros, de los bolivianos, no van a parar en manos de transnacionales”, afirmó Arce, que fue durante 12 años ministro de Morales.

Recuperación económica, corazón de la campaña de Arce 

La campaña de Arce también ha subrayado que el Producto Interior Bruto (PIB) crecería ahora como lo hizo en su gestión alcanzando hasta un pico de 6,8 en 2013, lo que coincidió con un período de bonanza que luego, a partir del 2014, sufrió una desaceleración y la aparición de varios problemas económicos.

En los sectores populares de La Paz, el recuerdo de los resultados económicos en la gestión de Morales y Arce es fuerte.

Sin embargo, analistas señalan que las cifras del crecimiento tienen mucho de "espejismo" y afirman que lo registrado no fue tanto mérito de Morales o Arce, sino atribuible a situaciones excepcionales comparables con ganar la lotería dos veces.

"Morales recibió un país sin deuda externa prácticamente"

“La primera, la lotería de las materias primas cuando los precios subieron significativamente, el gas, los minerales y la soja, que nos permitió tener 60.000 millones de dólares adicionales, eso es como medio plan Marshall a precios de hoy. Y la segunda lotería fue que Morales recibió un país sin deuda externa prácticamente”, afirmó el economista y profesor universitario Gonzalo Chávez a France 24. 

La deuda externa en 2005 era 65 % del PIB y el 2007 bajó a 14 % debido a planes de perdón aplicados por países amigos.

El domingo 18 de octubre los bolivianos también elegirán si optan por volver al modelo estatista que dirigió Arce desde la cartera económica o deciden un cambio para afrontar los problemas provocados por la pandemia y la crisis política que dejó la abrupta salida del poder del expresidente Evo Morales.

Un candidato puede ganar los comicios si tiene más del 50 % de los votos válidos (sin contar nulos, ni blancos) o al menos un 40 %, pero con una diferencia del 10 % respecto al segundo. Si la diferencia es menor, habrá segunda vuelta en noviembre.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24