Saltar al contenido principal

La jueza nominada por Trump a la Corte Suprema evita pronunciarse sobre los poderes del presidente

La jueza Amy Coney Barrett habla durante el tercer y último día de interrogatorios ante el Senado, en su audiencia de confirmación para la vacante en la Corte Suprema de Justicia. En Washington DC, EE. UU., el 14 de octubre de 2020.
La jueza Amy Coney Barrett habla durante el tercer y último día de interrogatorios ante el Senado, en su audiencia de confirmación para la vacante en la Corte Suprema de Justicia. En Washington DC, EE. UU., el 14 de octubre de 2020. © Reuters/Andrew Caballero-Reynolds

Amy Coney Barrett, la nominada por el presidente Donald Trump como jueza de la Corte Suprema de Justicia, enfrentó este miércoles su última ronda de preguntas en las audiencias ante el Senado, que decide sobre su confirmación en el cargo. Barrett evitó pronunciarse en la reciente sesión sobre los poderes presidenciales, de los que se ha referido el mandatario en el pasado. Sin embargo, señaló que “nadie está por encima de la ley”.

Anuncios

La jueza Amy Coney Barrett intenta disipar los temores de los demócratas por su línea ultraconservadora, que según la bancada opositora pondría en riesgo en Estados Unidos asuntos como el derecho al aborto, legalizado en este país desde 1973, y el futuro de la Ley de Cuidado Asequible, conocida como Obamacare.

La nominada del presidente Donald Trump para ocupar la vacante como jueza en la Corte Suprema de Justicia, tras la muerte de la icónica magistrada Ruth Bader Ginsburg, aseguró que mantendrá un “mente abierta” desde su rol en el alto tribunal.

El tema que más acaparó la atención en la ronda de preguntas de esta jornada fue el de los poderes presidenciales. Barrett evitó responder de forma directa cuando el senador demócrata por Vermont Patrick Leahy, le cuestionó si ella pensaba que no hay ningún estadounidense por encima de la ley.

"Estoy de acuerdo, nadie está por encima de la ley", dijo Barrett, ante lo que Leahy contra preguntó: "¿Un presidente tiene un derecho absoluto a perdonarse a sí mismo por un delito? Es decir, oímos esta pregunta tras el juicio político al presidente (Richard) Nixon".

La pregunta resultó crucial ya que el propio presidente Trump aseguró en el pasado que tenía derecho a autoindultarse, una postura ampliamente criticada por el partido Demócrata.

 “Hasta donde yo sé, esa cuestión nunca se ha litigado, esa pregunta nunca se ha hecho, esa cuestión puede que se presente o no, pero apela a un análisis legal sobre lo que es el alcance del poder de perdón. Como sería opinar sobre una cuestión abierta sobre la que no he estado en un proceso judicial para decidir sobre ella, no puedo ofrecer mi punto de vista", dijo Barrett.

En este contexto, la magistrada ultraconservadora, de 48 años, señaló que el tribunal no puede obligar a cumplir sus fallos.

“La Corte Suprema no puede controlar si el presidente obedece o no" (…) "Un tribunal puede pronunciar la ley y emitir un fallo, pero carece de control sobre cómo responden los poderes políticos", aseguró Barrett.

Durante la larga sesión del martes, Barrett ya se había negado a decir si se abstendría de cualquier caso relacionado con las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre, que involucre la acalorada carrera entre Trump y el candidato demócrata Joe Biden.

¿Abolir el Obamacare?

Barrett podría estar en el tribunal supremo para los argumentos sobre una impugnación de Trump y los estados liderados por los republicanos contra la ley de 2010 llamada formalmente Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA, por sus siglas en inglés), conocida como Obamacare, que ha ayudado a millones de estadounidenses a obtener cobertura médica e incluye protecciones para personas con afecciones preexistentes.

La jueza Amy Coney Barrett durante el tercer y último día de interrogatorios ante el Senado, en su audiencia de confirmación para la vacante en la Corte Suprema de Justicia. En Washington DC, EE. UU., el 14 de octubre de 2020.
La jueza Amy Coney Barrett durante el tercer y último día de interrogatorios ante el Senado, en su audiencia de confirmación para la vacante en la Corte Suprema de Justicia. En Washington DC, EE. UU., el 14 de octubre de 2020. © Reuters/Jonathan Ernst/

En respuesta a las sugerencias demócratas de que ella votaría para anular esa ley en su totalidad si una parte se considera ilegal, Barrett dijo que si se puede salvar un estatuto, es deber del juez hacerlo. Barrett agregó que abordaría cualquier caso de ACA "con una mente abierta".

Sin embargo, la jueza ha criticado fallos anteriores de la Corte Suprema que defienden la permanencia de esta norma de cobertura médica.

Barrett, una conservadora, madre de siete hijos que comparte su visión con el presidente en temas polémicos como sus políticas migratorias, el apoyo apoyo a los derechos de posesión de armas y su oposición al Obamacare, podría convertirse en la sexta jueza republicana del alto tribunal, frente a solo 3 magistrados demócratas.

"Esto es historia, amigos" (…) "Esta es la primera vez en la historia de Estados Unidos que nominamos a una mujer que es abiertamente pro-vida y abraza su fe sin disculparse, ella va a la corte", dijo el senador republicano Lindsey Graham, presidente del panel.

La senadora y candidata a la Vicepresidencia, Kamala Harris, participa de manera virtual en la audiencia de confirmación de la jueza Amey Coney Barrett a la Corte Suprema de Justicia, mientras es escuchada por los senadores Marsha Blackburn y John Kennedy, en Washington, EE. UU., el 14 de octubre de 2020.
La senadora y candidata a la Vicepresidencia, Kamala Harris, participa de manera virtual en la audiencia de confirmación de la jueza Amey Coney Barrett a la Corte Suprema de Justicia, mientras es escuchada por los senadores Marsha Blackburn y John Kennedy, en Washington, EE. UU., el 14 de octubre de 2020. © Reuters/Jonathan Ernst

La celeridad para el proceso de confirmación de Barrett es rechazado por la bancada opositora que pide que esperar a que sea el próximo presidente de Estados Unidos el que nomine a alguien para el cargo.

La senadora Kamala Harris, quien es compañera de fórmula del candidato presidencial demócrata Joe Biden, dijo que los procedimientos "carecen de legitimidad a los ojos de la gente de nuestro país".

"Los estadounidenses en este momento están sufriendo una pandemia mortal y nosotros también estamos sufriendo una crisis económica histórica", dijo Harris. "El Senado debería trabajar día y noche para brindar alivio económico a las familias y no apresurar la confirmación de la Corte Suprema".

Este miércoles Barrett concluyó alrededor de ocho horas de interrogatorio, en el tercer día de su audiencia ante el Comité Judicial del Senado. En total, las sesiones duran cuatro días. Este jueves, la Cámara Alta escuchará a los testigos tanto a favor como en contra de su confirmación, pero la propia Barrett no estará presente.

El Senado, encargado de ratificar o rechazar al nominado del presidente cuenta con una mayoría de 53 a 47. Solo dos senadores de la bancada oficialista han informado que se oponen al proceso, ya que al igual que los demócratas consideran que lo correcto es que el nombramiento no se haga en el actual Gobierno que está próximo a terminar, sino por quien sea elegido como el presidente de Estados Unidos en los comicios del 3 de noviembre.

Con Reuters y EFE

 

 

 

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.