Armenia

Líder opositor armenio, Nikol Pashinián, está dispuesto a asumir el poder “en nombre del pueblo”

Nikol Pashinian en la reuda de prensa con una nutrida presencia de periodistas extranjeros en la que respondió preguntas en armenio, ruso e inglés
Nikol Pashinian en la reuda de prensa con una nutrida presencia de periodistas extranjeros en la que respondió preguntas en armenio, ruso e inglés Gleb Garanich - Reuters

Karen Pashinián fue uno de los gestores de la renuncia del primer ministro y expresidente de Armenia, Serge Sargsián, quién dejó el poder ante las masivas manifestaciones en contra de su mandato

Anuncios

La política de la joven república en el sur de Cáucaso no había visto una serie de cambios tan vertiginosos desde la caída de la Unión Soviética y la proclamación de su independencia el 21 de septiembre de 1991, que generó un cambio económico y en el sistema político, instaurando así un régimen semi-presidencialista.

Las masivas manifestaciones en las calles de Ereván y las concentraciones en la céntrica plaza de la República fueron el reflejo de un malestar social que dio por terminado con el intento del expresidente Serge Sargsián de asumir como primer ministro, tras haber sido presidente por 10 años.

Ahora es Nikol Pashinián, líder de la alianza Yelk (Salida en español) quien se tomó la escena política armenia y aspira a llegar al poder: “yo no hablo en nombre de mi formación, hablo en nombre del pueblo armenio porque todos ustedes pudieron comprobar que la población armenia nos apoya”.

Pashinián afirmó que cuenta con el apoyo del 90 por ciento del electorado y consideró “muy probable” que se convierta en el futuro primer ministro de esta República de poco más de 3 millones de habitantes, sin salida al mar y con conflictivas relaciones con sus vecinos Turquía y Azerbaiyán,

“Si fuimos capaces de conseguir la destitución de Sargsián, estamos seguros de que podremos persuadir también al partido gobernante de acatar la voluntad del pueblo” insistió Pashinián, quien, además dejó claro que ningún representante del actual partido oficialista podría ocupar la jefatura del Gobierno. En caso contrario convocaría nuevamente a manifestaciones en las calles.

Nikol Pashinián declaró la semana anterior “una revolución de terciopelo” en Armenia y explicó que los objetivos del cambio político deben ser cumplidos, “el primero era la renuncia de Serge Sargsián que ya fue cumplida; el segundo es el nombramiento del candidato del pueblo como primer ministro; el tercero, la formación de un Gobierno de transición y lo último, convocar a elecciones parlamentarias anticipadas” recalcó el también diputado de la Asamblea Nacional de Armenia.

Tregua política por conmemoración del genocidio armenio.

Las dos armenias representadas, una en el poder saliente y la otra la oposición victoriosa, dieron una tregua en cuanto a sus diferencias políticas para unirse en memoria de los cerca de 1.5 millones de víctimas que dejó el genocidio armenio en 1915, a manos de militares del entonces Imperio Otomano.

Las multitudinarias marchas en las calles de Ereván no fueron con intereses políticos, sino para rendir homenaje a las víctimas como cada 24 de abril que como es habitual culmina con unos sentidos actos en la Fortaleza de las Golondrina, el monumento erigido en un suburbio de la capital, en honor a los antepasados que fueron perseguidos y masacrados.

Tanto los líderes de la oposición como las autoridades acordaron con antelación una tregua a su pugna por el poder, dado que la jornada del 24 de abril es sagrada para los armenios del mundo entero, aunque muchos reconocieron que, si bien no es una celebración o un día de júbilo, había más alegría de lo normal por la renuncia de Sargsián que gobernó el país por una década.

Los analistas esperan que esta tregua dure poco, ya que Pashinián está comprometido con sus planes, para lo que tiene previsto reunirse con el primer ministro interino, Karén Karapetián, actualmente jefe del Legislativo y jefe de la mayoría en el parlamento, llamado Asamblea Nacional de Armenia.

Karapetián afirmó que reunirá con Pashinián para escuchar sus demandas, pero también aprovechará el encuentro para dar a conocer sus propuestas mientras sea el primer ministro interino y agregó que cualquier decisión que sea tomada debe ser resultados de una negociación y dentro del marco de la Constitución de la República de Armenia.

Con EFE.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24