Saltar al contenido principal

Exsecretario de Defensa mexicano, inculpado en EE. UU. por delitos de narcotráfico

El extitular de la cartera de Defensa mexicana entre 2012 y 2018, Salvador Cienfuegos, saluda a varios soldados de un campamento militar en Ciudad de México, el 16 de abril de 2016.
El extitular de la cartera de Defensa mexicana entre 2012 y 2018, Salvador Cienfuegos, saluda a varios soldados de un campamento militar en Ciudad de México, el 16 de abril de 2016. © Marco Ugarte / AP
5 min

El antiguo titular de la cartera de Defensa durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) fue detenido en Los Ángeles por la agencia contra el narcotráfico DEA tras ser acusado de varios delitos graves por la Justicia estadounidense. Este hecho empaña aún más la controversial figura del militar. 

Anuncios

La Justicia asesta un nuevo duro golpe contra el entorno del expresidente mexicano Enrique Peña Nieto. Su exministro de Defensa, Salvador Cienfuegos, una de las figuras clave en el Ejecutivo del antiguo mandatario, fue detenido en Estados Unidos por lo que la Fiscalía ha denunciado como tres delitos implicados con el narcotráfico y otro con el lavado de dinero.

Cienfuegos fue arrestado este jueves en la noche a petición de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) en el aeropuerto de Los Ángeles. Este viernes, fue acusado formalmente por la Fiscalía. 

Cienfuegos es la tercera figura cercana a Peña Nieto detenida, después de la extradición desde España del exdirector de Pemex Emilio Lozoya, acusado de recibir sobornos de Odebrecht, y la detención el año pasado por corrupción de la exsecretaria de Desarrollo, Rosario Robles.

En esta ocasión, el Ejecutivo mexicano de Andrés Manuel López Obrador no ha estado detrás de la operación pero sí que se ha encargado de comunicar los hechos a la prensa y la ciudadanía, aunque con prudencia.

"He sido informado por el embajador Christopher Landau de los Estados Unidos que el exsecretario de la Defensa Nacional, Gral. Salvador Cienfuegos Zepeda, ha sido detenido en el Aeropuerto de Los Ángeles, California", señaló el canciller mexicano, Marcelo Ebrard en Twitter. El mismo titular de Exteriores anunció que Cienfuegos sería trasladado a Nueva York para ser interrogado.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, no tardó en reaccionar a los hechos y calificó este viernes de "lamentable" el arresto y consideró que es una "muestra inequívoca de la descomposición del régimen" que imperaba antes de su Gobierno.

El presidente explicó que "no existe ninguna investigación en México contra el general Cienfuegos que tenga que ver (con) el narcotráfico", aunque confesó que hace 15 días fue informado por la embajadora mexicana en Estados Unidos, Martha Bárcena, de que en el país vecino "se hablaba de una investigación" sobre el general, si bien "no era nada oficial".

El mandatario avanzó que la investigación es un asunto "del mismo juzgado de Nueva York" que lleva el juicio de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad del Gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) arrestado por nexos con el narcotráfico. También es la corte que condenó a cadena perpetua a Joaquín 'el Chapo' Guzmán, exlíder del Cártel de Sinaloa.

Cienfuegos, una figura ya manchada por el caso Ayotzinapa

El exministro de Defensa Cienfuegos era considerado uno de los militares más reputados del Ejército y muy estimado entre las tropas. Cienfuegos ingresó al Ejército a comienzos de 1964, con apenas 15 años, y estuvo más de cinco décadas activo. Se licenció en Administración Militar y obtuvo una maestría en Administración Militar para la Seguridad y Defensa Nacionales.

En 2012, con la llegada de Enrique Peña Nieto al poder, Cienfuegos fue nombrado titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, que ocupó hasta el fin del mandato con un historial aparentemente perfecto, pese a algunas polémicas que con el tiempo aumentaron en su contra.

La polémica más significativa es la de la tragedia de Ayotzinapa. Aunque según la primera versión oficial de los hechos, hoy defenestrada, el Ejército nunca tuvo participación en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, la sombra del delito siempre persiguió a esta institución.

En esta fotografía de archivo del viernes 15 de septiembre de 2017, el secretario de Defensa de México, general Salvador Cienfuegos Zepeda, aparece junto al secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, durante una ceremonia de recepción en la Ciudad de México.
En esta fotografía de archivo del viernes 15 de septiembre de 2017, el secretario de Defensa de México, general Salvador Cienfuegos Zepeda, aparece junto al secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, durante una ceremonia de recepción en la Ciudad de México. © Rebecca Blackwell / AP

En un primer momento, Cienfuegos mostró su predisposición a que los militares del 27 Batallón de Infantería, con sede en Iguala, prestaran declaración. Pero en sus años en el cargo ningún militar fue imputado pese a reiteradas peticiones de familiares y expertos independientes de la CIDH.

Posteriormente, Cienfuegos dijo que los soldados que estuvieron en la zona no tenían "por qué declarar" ante el grupo de expertos de la CIDH que investigaba los hechos porque solo responden ante "las autoridades mexicanas".

No fue hasta este septiembre, cuando se cumplieron seis años de la tragedia y bajo la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador, que se anunciaron órdenes de captura contra militares por el caso.

Bajo el mandato de Cienfuegos también se cometió la matanza de Tlatlaya (30 de junio de 2014) en la que 22 personas fueron asesinadas por soldados en una bodega. Según la versión oficial del Gobierno, los fallecidos eran presuntos delincuentes muertos en un choque con militares, pero un posterior informe de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) determinó que los militares ejecutaron a 15 de las 22 víctimas.

Con EFE, AP y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.