Saltar al contenido principal

Para la OEA, las presidenciales en Bolivia fueron transparentes

Sabino Chavez Mamani, miembro del Tribunal Departamental Electoral, asiste al conteo de votos luego de las elecciones nacionales en La Paz, Bolivia, el 21 de octubre de 2020.
Sabino Chavez Mamani, miembro del Tribunal Departamental Electoral, asiste al conteo de votos luego de las elecciones nacionales en La Paz, Bolivia, el 21 de octubre de 2020. © Reuters/Manuel Claure

La Organización de Estados Americanos (OEA), que participó con una misión de observadores electorales en los comicios de Bolivia el pasado 18 de octubre, aseguró que no presenció irregularidades y que el triunfo de Luis Arce fue "claro". Por la actuación de este organismo durante las elecciones de 2019, el Grupo de Puebla y otros simpatizantes de la izquierda latinoamericana pidieron la renuncia de Luis Almagro.

Anuncios

En contraste con su informe sobre los resultados electorales de Bolivia en 2019, en el que se denunció un presunto fraude, la Organización de Estados Americanos (OEA) señaló que los más recientes comicios presidenciales se llevaron a cabo con transparencia.

La OEA reconoce así el triunfo de Luis Arce, exministro de Economía durante la Administración de Evo Morales. El jefe de la misión electoral de la OEA, el excanciller costarricense Manuel González, dijo que "no se presentaron acciones fraudulentas durante las elecciones", en las que el Movimiento al Socialismo (MAS) recuperó el poder.

González admitió que el proceso electoral se llevó a cabo en medio de un “contexto sumamente complejo”, luego de que el presidente Evo Morales se viera forzado a abandonar el cargo en noviembre de 2019, en medio de denuncias de presunta manipulación de votos para permanecer en el Ejecutivo, tras 14 años en el poder. Estos señalamientos estuvieron respaldados por el organismo interamericano. 

Pero según la OEA, en esta ocasión la autoridad electoral boliviana, con nuevos líderes, llevó a cabo un trabajo que garantizó unas elecciones transparentes.

“Reconozco la labor del Tribunal Superior Electoral, una institución renovada en sus cargos directivos, el TSE realizó un gran esfuerzo para celebrar este proceso electoral con gran profesionalismo, autonomía e independencia del órgano electoral que fue clara y marcó una gran diferencia con la cooptación que sufrió el tribunal anterior”, dijo.

Exponen dudas sobre la actuación de la OEA en Bolivia

Aunque la Organización de Estados Americanos ratifica que en los comicios del año pasado hubo manipulación de votos, hay quienes señalan que el triunfo del MAS en 2020 demostraría que la mayoría de electores sí habría respaldado en las urnas a Morales en 2019 y que la crisis y violencia desatada tras su salida forzada por los militares habría sido innecesaria. Para Evo Morales, el proceso que terminó con su salida del poder y hasta del país fue un "golpe de Estado". 

Por ello, el Gobierno mexicano, el Grupo de Puebla y otros simpatizantes de la izquierda latinoamericana pidieron la renuncia del secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Paralelamente, hay dudas por parte de algunos ciudadanos que salieron a protestar por el triunfo de Arce, especialmente cuando ninguna encuesta había indicado que el exfuncionario de Morales ganaría con una holgada diferencia que le garantizaría la victoria en primera vuelta. “No estamos de acuerdo, es un engaño todo esto”, dijo Alejandro Rodas, un votante de 23 años.

Manifestantes participan en una protesta contra el virtual presidente electo de Bolivia, Luis Arce, alegando un supuesto fraude en las elecciones generales, en La Paz, Bolivia, 21 de octubre de 2020.
Manifestantes participan en una protesta contra el virtual presidente electo de Bolivia, Luis Arce, alegando un supuesto fraude en las elecciones generales, en La Paz, Bolivia, 21 de octubre de 2020. © Reuters/Ueslei Marcelino

Con el 90,1% de los votos oficialmente escrutados, Arce se perfila como el ganador con un 54,5% de los sufragios, frente al 29% de su rival, el expresidente Carlos Mesa, que también enfrentó a Evo Morales en las elecciones del año pasado.

Tras conocer los resultados, Arce dijo que en su Gobierno no habrá espacio para el expresidente, quien ya anunció su retorno a Bolivia.

El exmandatario, refugiado en Argentina, también dijo que no buscará un cargo en la nueva Administración, aunque sí mencionó que está en contacto con el previsible presidente electo para "sacar adelante " al país que enfrenta múltiples crisis agravadas por la pandemia del Covid-19. 

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.