Saltar al contenido principal

La presión (y el acoso) de ser joven y defender el 'no' a la nueva Constitución en Chile

Javier Rodríguez es vocera de la plataforma "No, gracias", que rechaza la reforma constitucional en Chile.
Javier Rodríguez es vocera de la plataforma "No, gracias", que rechaza la reforma constitucional en Chile. © Alexandre Plaza
10 min

Javiera Rodríguez tiene 25 años y está a favor del rechazo en el plebiscito de este 25 de octubre. Es vocera de una plataforma de jóvenes llamada “No, gracias”, que está en contra de reformar la actual Constitución porque entienden que es una acción disuasoria que no resuelve los problemas de fondo del país. Defender su postura y sus ideas le ha valido críticas constantes, repudios públicos y cientos de insultos y amenazas en las redes sociales. 

Anuncios

Joven, periodista, ilustradora, residente de un barrio bohemio y de moda en Santiago. Javiera Rodríguez no tiene el perfil que se podría esperar -jugando con los estereotipos- de los votantes por el rechazo a una nueva Constitución este 25 de octubre en Chile. 

Pero su postura es clara. Defiende sus razones y fundamentos y eso ha tenido un precio para ella, el cual no debería ser normalizado en sociedades que viven en democracia, donde todo el mundo debería poder expresar sus ideas sin temor.

“Creo que ser joven y estar a favor del rechazo es revolucionario", asegura Javiera porque, según ella, "tienes que enfrentarte a un sinfín de prejuicios, a un sinfín de pensamientos del qué dirán, a diferentes generaciones que te impiden también posicionarte como protagonista".

"¿Qué más tranquilizador para un joven que estar con el 'apruebo' sin que nadie te lo cuestione?", señala la vocera de la plataforma de jóvenes por el rechazo “No, gracias”, desde su casa en el barrio de Nuñoa, en la capital chilena.

Rodríguez explica que "a los jóvenes por el rechazo" se les cuestiona "todo el tiempo el por qué" de su postura.

“No debería tener un costo lo que uno piensa”, lamenta Javiera, para quien los estereotipos impiden llegan a la profundidad y multiplicidad de razones que se esconde tras una determinada postura ideológica.

En Chile, un plebiscito definirá si se reemplaza la Constitución
02:05

Estereotipos y polarización

“Creo que las caricaturas le hacen muy mal a la democracia, porque en el fondo uno tiende a pensar más en estos estereotipos que en lo que realmente opinan las personas y por qué motivo”, continúa Javiera.

La joven cuenta que, por apoyar el 'no' a la reforma constitucional, la han tildado de "cuica" (una expresión para referirse a una persona adinerada o esnob), de "privilegiada", de "no entender a la gente" o de defensora del "sistema capitalista neoliberal que le ha significado muchos problemas al país", cuando "en realidad, nada más alejado que eso".

“Cuando nos llevamos por la caricatura, por los estereotipos, lo único que hacemos es polarizar. Decir que los del 'apruebo' son de esta forma, los del 'rechazo' son de esta otra y no hay forma de que converjan”, alerta, apuntando a la polarización de la campaña, con enfrentamientos entre los dos bandos, en ocasiones con violencia.

Desde su plataforma "No, gracias", Javiera y otros jóvenes se quejan de que "nos venden la pomada", una expresión utilizada para referirse a un engaño. Para ellos, la redacción de una nueva Constitución no es una prioridad y entienden que no va a permitir solucionar los problemas de fondos del país. En ese sentido, rechazan lo que califican de "violencia y fanatismo" y advierten que el nuevo texto fundamental será redactada por "los mismos de siempre".

Javier Rodríguez afirma haber sido víctima de cuestionamientos y agresiones en las redes sociales por defender el 'rechazo' en el plebiscito constitucional del 25 de octubre en Chile.
Javier Rodríguez afirma haber sido víctima de cuestionamientos y agresiones en las redes sociales por defender el 'rechazo' en el plebiscito constitucional del 25 de octubre en Chile. © Alexandre Plaza

Cuestionamientos, insultos y amenazas

Javiera ha recibido cuestionamientos, insultos y amenazas a través de redes sociales, que se incrementan cuando aparece en la televisión nacional, como protagonista de dos spots dentro de la franja electoral, que se emiten dos veces al día durante los 28 días previos a la elección.

La joven afirma que distintas personas le han escrito para preguntarle si de verdad tiene esa postura o si, en cambio, le pagaron para adoptarla. 

“Está bien ser así, ser distinta, porque eso te ayuda también a desmarcarte de los estereotipos, a que la gente se atreva a decir 'oye parece que los del 'rechazo' no son todos como acartonados y como con un cuello de corbata así apretados'", afirma.

“El rechazo está abierto hasta a la persona más 'progre' o a la más conservadora y lo mismo el 'apruebo'. Basta ver el Congreso, donde gente de derecha también es del 'apruebo'. Entonces, cuando cambiamos ese eje y empezamos a ver a las personas detrás de los estereotipos, el debate se vuelve mucho más sano”, remarca.

Para Rodríguez, existe una espiral de silencio que ha llevado a que pocas personas se manifiesten públicamente por el 'rechazo' por miedo a represalias. “Para nosotros los jóvenes es súper duro que los más grandes tengan miedo. Porque no tienes ningún referente”, afirma.

La joven sostiene que se montan campañas de repudio públicas (o 'funas', como se les conoce en Chile) contra quienes se manifiestan públicamente a favor del 'no' y que ella misma ha sido víctima de una de ellas.

“Sé que tengo que resguardarme por todo lo que pasa. No se demoraron nada en buscar a mis papás, quiénes son, quién soy yo y por qué estoy en la franja (en referencia al spot televisivo en el que participa). Es mucha exposición", asevera.

Si bien no ha sido agredida físicamente, Rodríguez afirma que "por redes sociales me llegaban mensajes todos los días" y "cuando salgo en la franja es cuando más se nota" porque "me revisan en las redes, ven quién soy, qué es lo que pienso, qué es lo que hago”.

Para Javiera Rodríguez, la redacción de una nueva Constitución no resolverá los problemas de fondo de Chile y apuesta por reformar las estructuras actuales para reducir las desigualdades del país.
Para Javiera Rodríguez, la redacción de una nueva Constitución no resolverá los problemas de fondo de Chile y apuesta por reformar las estructuras actuales para reducir las desigualdades del país. © Alexandre Plaza

El lado positivo de la exposición

Javiera Rodríguez también destaca el aspecto positivo de la exposición. “Hay mucha gente que agradece que uno esté dando esa pelea porque no tienen ningún referente", dice, a la vez que agradece los mensajes de apoyo de personas que tienen su misma postura.

La activista remarca que el rechazo a la reforma constitucional no implica que no sea consciente de los problemas de Chile y desea participar de este proceso histórico. Además, en caso que gane el 'apruebo', asegura que defenderá la opción de la convención constituyente en lugar de la mixta (en la que participarían los políticos) para poder aportar su visión sobre cómo debería ser la próxima Carta Magna.

Su postura pasa por no apostar por una "hoja en blanco" y, en todo caso, reformar el actual modelo que, en su opinión, ha servido para que Chile haya sido exitoso en muchos aspectos.

Como persona joven, Javiera no se siente responsable de un pasado en el que no participó. Según ella, ser joven y estar a favor del 'rechazo' "te marca porque ahí empiezan los prejuicios". Su posición le ha valido cuestionamientos varios como que avala la dictadura y cómo se gestó la Constitución de 1980, que no entiende los "dolores sociales" o que no cree que sea necesario un cambio "para que Chile sea mejor".

“En el fondo son un listado de cosas de las que te culpan a ti como joven cuando realmente no tenés ninguna culpa de esas cosas. Tanto los que estamos por el 'apruebo' como por el 'rechazo' queremos un país mejor. Simplemente lo queremos de diferentes maneras”, reitera.

La charla con Javiera nos retorna al principio básico de la democracia, la diversidad de ideas, soluciones y puntos de vista, el no tener que ver todos las cosas de la misma manera. Y viene más que nunca a la mente la famosa frase de Voltaire: “No estoy de acuerdo con lo que dice pero defenderé con mi vida su derecho a decirlo”.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.