Luis Arce nombra un gabinete distanciado de Evo Morales

El presidente de Bolivia, Luis Arce, junto al vicepresidente David Choquehuanca (d), saluda el lunes 9 de noviembre a los nuevos ministros luego del acto de posesión de su primer gabinete en la Casa de Gobierno, en La Paz (Bolivia). En el inicio de su Gobierno contarán con trece hombres, tres mujeres y el anuncio de que una cuarta funcionaria asumirá la cartera de Culturas que ha prometido reponer.
El presidente de Bolivia, Luis Arce, junto al vicepresidente David Choquehuanca (d), saluda el lunes 9 de noviembre a los nuevos ministros luego del acto de posesión de su primer gabinete en la Casa de Gobierno, en La Paz (Bolivia). En el inicio de su Gobierno contarán con trece hombres, tres mujeres y el anuncio de que una cuarta funcionaria asumirá la cartera de Culturas que ha prometido reponer. © Martin Alipaz / EFE

El presidente de Bolivia, Luis Arce, nombró un gabinete de 16 ministros con una predominancia de hombres y profesionales jóvenes mostrando un distanciamiento de la vieja guardia del expresidente Evo Morales, quien solía formar equipos con un marcado sello político e indigenista.

Anuncios

En su discurso de posesión a los ministros, Luis Arce defendió la formación de su equipo debutante para enfrentar los desafíos no solo de la reactivación productiva, sino de la reconstrucción ya que la economía está “seriamente herida” y el Estado Plurinacional se encuentra en una “patética situación”.

El Consejo de Ministros está formado por 13 hombres y tres mujeres, a las que se sumará próximamente la nueva titular de la cartera de Culturas, cuyo nombre aún no se conoce, pero que, según Arce, destaca por su compromiso con el sector.

Casi todos los miembros del Consejo de Ministros tienen un perfil técnico y, según Arce, son “lo mejor” para afrontar la crisis económica, el agravamiento de la pobreza y los problemas sanitarios causados por la pandemia del coronavirus.

Arce prometió austeridad y subrayó que “para sacar al país hacia adelante es importante el aporte profesional, pero mucho más importante es tener un profesional comprometido con su pueblo”.

Mientras Arce tomaba juramento a su equipo en la denominada Casa Grande del Pueblo, a sus puertas y en las calles aledañas se produjeron algunas protestas de dirigentes de la ciudad de El Alto que acusaron al mandatario de excluirlos de los puestos de ministros, pese a su contundente apoyo en los comicios. 

Arce ganó la presidencia con un 55 % de los votos en los comicios del pasado 18 de octubre.

A diferencia de lo que ocurría en la larga era de Morales (2006-2019) que tenía como constante el nombramiento de indígenas que hacían explícito su origen étnico desde la vestimenta, ninguno de los actuales colaboradores de Arce mostró ese vínculo identitario.

Sin embargo, la presencia del reclamo indígena está presente en el Ejecutivo con el vicepresidente aymara David Choquehuanca.

Luis Arce y el vicepresidente David Choquehuanca se saludan en la juramentación ante parlamentarios y dignatarios extranjeros en La Paz, Bolivia, el 8 de noviembre de 2020.
Luis Arce y el vicepresidente David Choquehuanca se saludan en la juramentación ante parlamentarios y dignatarios extranjeros en La Paz, Bolivia, el 8 de noviembre de 2020. © AFP

Un canciller sin experiencia y un viejo político en Defensa

Una de las designaciones más controversiales es la del abogado Rogelio Mayta como ministro de Exteriores, quien no tiene experiencia en el área diplomática y cuya mayor relevancia ha sido impulsar juicios contra el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003), asilado en Estados Unidos.

Mayta representaba a los familiares de las víctimas del caso llamado 'Octubre Negro', en el que murieron más de 60 personas durante la represión a una ola de protestas sociales ocurrida en 2003 durante el Gobierno de Sánchez de Lozada, que huyó a EE. UU.

Las familias demandantes, que acusaron de genocidio a Sánchez de Lozada y sus colaboradores, pertenecen a El Alto.

En el equipo, el único que destaca por su antigüedad en la militancia en el Movimiento al Socialismo (MAS) es el expresidente de la Cámara de Diputados (2005-2009) y exgobernador del departamento de Cochabamba, Edmundo Novillo, que estará a cargo de la cartera de Defensa.

Novillo colaboró en el primer período de Morales y siempre fue militante del MAS, pero luego no participó de su entorno y en 2017 hizo denuncias de corrupción en la petrolera estatal YPFB.

En sus primeras declaraciones, Novillo descartó la posibilidad de la formación de milicias armadas al estar al margen de la Constitución, una réplica que llegó tras ser consultado sobre el anuncio de grupos de militantes de su partido de que se crearían esos grupos armados.

Como ministro de Economía fue nombrado Marcelo Montenegro, que tendrá a su cargo la ejecución del plan para superar la crisis expresada en una caída profunda del Producto Interior Bruto, del 11 % al tercer trimestre; un déficit fiscal del 12 %, además del aumento de las deudas externa e interna durante la pandemia.

Durante su campaña, Arce también ha anunciado un impuesto a las fortunas personales de entre 5 y 10 millones de dólares y que pediría la suspensión del pago de la deuda externa por dos años en el orden de 800 millones de dólares por año, de tal forma que el país pueda contar con unos 1.600 millones lo antes posible.

Marianela Prada, una colaboradora de Arce desde que era ministro de Economía en el gobierno de Morales, es la primera mujer en asumir el Ministerio de la Presidencia.

En su discurso a nombre del Gabinete, Prada destacó que el nuevo equipo va “a tender puentes para el reencuentro” al considerar que es la única forma de construir democracia porque la pluralidad “es un valor esencial”.

Otros ministros que atenderán áreas complejas son el de Justicia, el abogado Iván Lima, que se plantea una reforma judicial de fondo; y el de Hidrocarburos, Franklin Molina, que fue viceministro de Desarrollo Energético, y tendrá a su cargo afrontar la crisis de la petrolera YPFB.

En el gabinete también está el exdirigente campesino Juan Santos Cruz, en la cartera de Medioambiente y Aguas, y el exdirigente del magisterio Adrián Quelca, que ocupa la cartera de Educación.

Pese a su contundente triunfo, hay sectores conservadores que se niegan a reconocer la victoria de Arce y en los últimos días han realizado protestas, sobre todo en la ciudad de Santa Cruz (este), que se configura como un bastión opositor donde el líder derechista Luis Fernando Camacho obtuvo una alta votación en los comicios, aunque a nivel nacional quedó tercero después del centrista Carlos Mesa.

Durante la jornada, el expresidente Morales concretó su retorno a Bolivia en una caravana que partió desde la frontera con Argentina, donde fue despedido por el presidente Alberto Fernández, con dirección a la zona cocalera del Chapare, donde sus bases sindicales han preparado varios homenajes para el 11 de noviembre. 

Aunque la figura de Evo Morales tuvo gran peso en los últimos meses electorales en Bolivia, la designación de este primer gabinete reafirma la intención de Luis Arce de mostrar independencia y distancia sobre el líder indígena, cuya participación directa en la actual Administración está descartada por el nuevo presidente. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24