El tercer presidente de Perú en una semana promete devolverle la confianza a la ciudadanía

Francisco Sagasti Hochhausler, presidente interino de Perú, durante su juramentación en las instalaciones del Congreso en Lima, Perú. 17 de noviembre de 2020.
Francisco Sagasti Hochhausler, presidente interino de Perú, durante su juramentación en las instalaciones del Congreso en Lima, Perú. 17 de noviembre de 2020. © Presidencia de Perú

Francisco Sagasti Hochhausler es el nuevo presidente de Perú. Este martes, el jefe de Estado interino juramentó en el Congreso de la República, en Lima. El parlamentario de centro es el tercer mandatario de la nación andina en una semana.

Anuncios

El ingeniero de 76 años Francisco Sagasti Hochhausler juramentó como presidente interino de Perú.

En un emotivo y alentador discurso, Sagasti envió un mensaje de confianza a los peruanos para que el país vuelva a salir adelante; también ofreció disculpas a los familiares de Jack Pintado e Inti Sotelo, los jóvenes fallecidos en las recientes protestas contra la partida de Martín Vizcarra y la llegada de Manuel Merino al poder. Sagasti consideró que las movilizaciones se realizaron “en ejercicio legítimo del derecho fundamental a la protesta”.

En una etapa aún muy prematura, el exfuncionario del Banco Mundial no presentó un plan de gobierno durante su discurso, tampoco nombró a su gabinete, pero dijo que está abierto a incluir ministros del gobierno de Martín Vizcarra, lo que podría abrir la puerta al regreso de la ministra de Economía, María Antonieta Alva.

“Si son personas con experiencia, integridad y ganas de trabajar, creo que haríamos mal en dejarlos de lado", dijo Sagasti durante su alocución.

Entre las tareas de su Gobierno están la lucha contra la pandemia de Covid-19, el crecimiento económico, el fortalecimiento de la educación y la lucha contra la corrupción.

Francisco Sagasti Hochhausler es el cuarto presidente de Perú en menos de tres años, luego de la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski en 2018 por denuncias de corrupción, Martín Vizcarra, quien era su vicepresidente y fue destituido, y finalmente Manuel Marino, quien tuvo que salir tras la presión social en las calles por su nombramiento.

Francisco Sagasti Hochhausler a su llegada a las instalaciones del Congreso en Lima, Perú. 17 de noviembre de 2020.
Francisco Sagasti Hochhausler a su llegada a las instalaciones del Congreso en Lima, Perú. 17 de noviembre de 2020. © Presidencia de Perú

Sagasti quiere recuperar la confianza de los peruanos

Franciso Sagasti Hochhausler le quiere devolver a los peruanos la confianza hacia sus líderes políticos. Una tarea difícil cuando, en los últimos siete días, el país ha visto pasar a tres presidentes de la República.

“A pocos meses del bicentenario haremos lo posible desde el Gobierno para no solo ganarnos la confianza de la ciudadanía, sino también para devolverle la esperanza. Devolverle esa capacidad de imaginar y pensar un Perú mejor y hacerlo realidad”, aseguró durante la ceremonia en las instalaciones del Congreso.

El historial de los últimos presidentes de Perú ha estado manchado por casos de corrupción. Luego de grandes escándalos como los de Alan García o Pedro Pablo Kuczynski, los ciudadanos han perdido la confianza en las instituciones políticas.

Ahora, con la llegada de Sagasti, los peruanos escucharon una vez más a un mandatario que promete un gobierno transparente, centrado en impulsar la educación y abierto a cualquier acto de fiscalización.

Pero la opinión sigue estando polarizada en las calles de Perú, entre aquellos que aún apoyan a Vizcarra y otros que sienten esperanza con el nuevo jefe de Estado.

“Creo que Sagasti es alguien que da garantías democráticas, que puede lograr una transición hacia un nuevo gobierno que estará bien”, dijo Paloma Carpio, una de las manifestantes en la marcha del lunes por la noche en Lima.

José Murguía, otro de los participantes, estaba menos convencido: “francamente, es la misma basura. La máscara ha cambiado, pero todo sigue igual”.

Con tres presidentes en menos de una semana, Perú ahora tiene el reto de cuidar su frágil estabilidad económica, que comenzó a recuperarse lentamente con el alza del sol peruano en 1,75 por ciento este martes. Según las proyecciones, el país debe prepararse para una caída de la economía de por lo menos el 14 por ciento este año.

Con EFE, Reuters y medios locales

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24