El convulso panorama de Venezuela ante las elecciones legislativas del domingo

Un grupo de ciudadanos en un acto de campaña por las elecciones a diputados de la Asamblea Nacional el 27 de noviembre de 2020, en Caracas, Venezuela.
Un grupo de ciudadanos en un acto de campaña por las elecciones a diputados de la Asamblea Nacional el 27 de noviembre de 2020, en Caracas, Venezuela. © Miguel Gutiérrez / EFE

De cara a los comicios del 6 de diciembre, el chavismo se aferra al dominio de la Asamblea Nacional mientras que la oposición, además de tachar de fraude a dicho proceso, aboga por la participación de los ciudadanos en una consulta alternativa a través de aplicaciones móviles para expresar su rechazo al llamado a las urnas. 

Anuncios

Venezuela está más dividida que nunca. La suerte de torbellino político que aqueja a la nación petrolera amenaza con reafirmar el control del chavismo al frente de la Asamblea Nacional, con lo cual las esperanzas de los ciudadanos que aguardan por un cambio de manejo naufragan en medio de la escasez y el hambre. 

A dos días de la jornada de elecciones legislativas, los principales líderes del Gobierno de Nicolás Maduro se afianzan en el llamado a sus simpatizantes a respaldarlos e incluso han afirmado, como en el caso de Diosdado Cabello, quien entre expresiones coloquiales aseguró que "quien no vote no come", que el resultado a favor del socialismo solo reflejará el respaldo popular de su sistema. 

En redes sociales, el presidente Maduro ha sido punzante al insistir en que lo que se llevará a cabo el 6 de diciembre es una elección en la que, a sus ojos, su país le demostrará a la comunidad nacional que fue el pueblo el que decidió quién retomaría el dominio de la citada Asamblea Nacional. 

Pero tan dispares son los polos diplomáticos venezolanos, el chavismo y la oposición, que mientras los primeros han salido a las calles con banderas y grupos musicales como parte de una especie de ritual victorioso para consolidar su poderío, el extremo contrario, tras verse impedido a participar en los comicios luego del fallo que no les dio acceso a las tarjetas electorales requeridas, se aferra en su llamado al boicot. 

En los sectores más vulnerables de las principales ciudades del país, algunos se debaten entre la resignación y la impotencia. Mientras que quienes siguen teniendo fe en las políticas del oficialismo reiteran que votarán por el partido socialista, quienes sufren el impacto de la crisis manifiestan sentirse a la deriva, sin candidatos opositores claros, a merced de los que llaman como "falsos antichavistas". 

En esta suerte de guerra mediática librada entre Maduro y sus detractores, los ataques de parte y parte no se detienen. Solo en Twitter, el líder opositor Juan Guaidó ha tachado al mandatario de ser el precursor del registro de delitos de lesa humanidad, así como de amparar acciones propias del crimen organizado.

A pesar de que el 3 de diciembre las autoridades de Estados Unidos señalaron estas elecciones como ilegítimas, Maduro no tardó mucho en reaccionar y este viernes indicó que lo tienen sin cuidado las opiniones del Gobierno de Donald Trump sobre los procesos de su nación. 

"Nosotros, desde la calle de la histórica y heroica Caracas, les decimos: ¡váyanse al carajo! No nos importa nada lo que diga el imperio norteamericano, lo que importa es lo que haga el pueblo de Venezuela", declaró el jefe de Estado. 

La oposición llama a una consulta alternativa

Como un salvavidas en medio de esta tormenta, este 4 de diciembre Guaidó hizo la presentación de una alternativa para que los venezolanos participen en la consulta organizada por la oposición. 

La primera pregunta que será formulada en la consulta ciudadana, en la que cada usuario deberá registrarse con su número de identificación a fin de evitar la participación de perfiles falsos, será si el votante rechaza "el evento del 6 de diciembre organizado por el régimen de Nicolás Maduro y solicita a la comunidad internacional su desconocimiento". 

En segunda instancia, la consulta interrogará al participante si exige el "cese de la usurpación de la Presidencia de parte de Nicolás Maduro y convoca la realización de elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables" y, como tercer punto, abordará si el votante considera que las gestiones ante la comunidad internacional deben ser mejor ordenadas a fin atender la crisis humanitaria. 

A través de la plataforma de Telegram y de otra aplicación llamada Voatz, ambas respaldadas por el funcionamiento de una web diseñada para la consulta, los votantes podrán sentar su voz. 

La consulta, que estará disponible del 7 al 12 de diciembre, es coordinada por Emilio Graterón, uno de los políticos que integran el comité organizador de esta propuesta en la que, quienes prefieran votar de manera presencial podrán hacerlo en la jornada del próximo sábado, la cual contará con el funcionamiento de 7.000 mesas de sufragio en 3.000 puntos que han sido denominados como de "manifestación de voluntad".

Ante las luces y sombras proyectadas por esta cita electoral, se alzan las necesidades de los venezolanos que, agobiados por el desempleo, la falta de atención médica óptima en medio de la pandemia y la inflación, se muestran agotados de que la miseria toque a sus puertas. 

De extremo a extremo del país, los más vulnerables luchan por sobrevivir y ven cómo, finalmente, los llamados de la comunidad internacional para que Maduro ceda el mando habitualmente terminan por convertirse en anuncios sin resultados visibles. 

Con EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24