Fallece el expresidente uruguayo Tabaré Vázquez tras un cáncer de pulmón

El expresidente de Uruguay Tabaré Vázquez hace gestos durante la Conferencia Internacional del Trabajo anual de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, en la sede europea de las Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza, el 5 de junio de 2017.
El expresidente de Uruguay Tabaré Vázquez hace gestos durante la Conferencia Internacional del Trabajo anual de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, en la sede europea de las Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza, el 5 de junio de 2017. © Laurent Gillieron / EPA y EFE

El exmandatario murió a los 80 años y pasará a la historia como el primer político de izquierda en llegar a la Presidencia de Uruguay, en 2005. Fue uno de los pioneros de la lucha contra el tabaco, aunque también recaen sobre él críticas por su oposición a la ley que permitía el aborto. 

Anuncios

El dos veces presidente uruguayo Tabaré Vázquez murió en la madrugada de este domingo 6 de diciembre por su "enfermedad oncológica", según confirmó en un comunicado la familia del exmandatario. 

A Vázquez le diagnosticaron un cáncer de pulmón en 2019 y en diciembre de 2020 padeció severas complicaciones de su enfermedad, como una trombosis en la pierna izquierda y un fallo renal, como explicó en su momento Álvaro Vázquez, hijo del expresidente y oncólogo de profesión como él.

La familia dijo en el comunicado que decidieron no hacer un velatorio, sino una ceremonia “reservada e íntima”, para evitar las multitudes en medio de la emergencia sanitaria declarada en Uruguay a raíz de la pandemia del Covid-19. “Exhortamos a la población a acompañarnos en estos actos desde sus hogares a través de las cobertura periodística”, señaló el documento. 

En 1990, el socialista Vázquez fue elegido como intendente de Montevideo, con lo que le dio la primera victoria en el gobierno capitalino a su partido Frente Amplio. El político volvió a romper otro techo de cristal en 2005, cuando se convirtió en el primer mandatario de izquierda en la historia de Uruguay al ganar las elecciones, de nuevo con el Frente Amplio. “Festejen, uruguayos, festejen”, animaba Vázquez tras los resultados que confirmaron que él rompía los 174 años de gobiernos conservadores en el país. Otra de sus frases célebres de ese momento fue: “haremos temblar las raíces de los árboles”. Vázquez se refirió así a la "revolución profunda" que habría en su mandato.

Una de las grandes improntas del entonces presidente fue su lucha por la salud. En su gobierno, se creó el Sistema Nacional Integrado de Salud y con su liderazgo se aprobaron, mucho antes que en otros países, leyes antitabaco reconocidas internacionalmente, como la prohibición de fumar en espacios públicos y la obligación de poner imágenes en las cajetillas de cigarrillos para sensibilizar a la población. Incluso, Vázquez se enfrentó a la poderosa multinacional estadounidense Philip Morris en un litigio que se resolvió a favor de Uruguay en 2016.

El presidente saliente de Uruguay, Tabaré Vázquez, a la izquierda, abraza al expresidente José Mujica, durante una fiesta de despedida mientras la coalición del gobierno de izquierda pone fin a su era de 15 años en el poder, en Montevideo, Uruguay, el viernes 28 de febrero de 2020.
El presidente saliente de Uruguay, Tabaré Vázquez, a la izquierda, abraza al expresidente José Mujica, durante una fiesta de despedida mientras la coalición del gobierno de izquierda pone fin a su era de 15 años en el poder, en Montevideo, Uruguay, el viernes 28 de febrero de 2020. © Matilde Campodonico / AP

Su primer mandato duró hasta 2010 y acabó con una popularidad del 80 %. La racha de Vázquez continuó con el también frenteamplista José Mujica y llegó incluso hasta 2015, cuando el oncólogo ocupó de nuevo la jefatura del Estado hasta 2020. En este año, Vázquez le entregó la banda presidencial al centroderechista Luis Lacalle Pou.

Las sombras que pesan sobre su mandato 

A pesar de su popularidad, durante su Gobierno Vázquez tomó decisiones que fueron duramente criticadas. En 2008, por ejemplo, sus convicciones personales lo llevaron a ejercer el veto presidencial sobre la despenalización del aborto, a pesar de que la mayoría del Parlamento ya lo había aprobado. Vázquez incluso se alió con legisladores de la oposición para frenar la legislación. Finalmente, la norma se aprobó, pero no en su Presidencia sino en el mandato de Mujica.

Uno de los episodios más sombríos de Vázquez es el posible ocultamiento de pruebas en casos de violaciones de derechos humanos cometidos durante la dictadura de 1973 a 1985.

Aunque en 1985 Vázquez fue uno de los que encabezó la campaña para derogar la Ley de Caducidad, que protegía a los miembros del Estado que cometieron delitos durante la dictadura, durante su segundo mandato estalló un escándalo que lo perjudicó.

En 2018, el exmilitar José Gavazzo confesó su responsabilidad en el asesinato y desaparición de un militante tupamaro. Sin embargo, esta aceptación se conoció solamente un año después y porque el medio local El Observador publicó las actas de las declaraciones. Esto puso los ojos sobre la administración de Vázquez, a la que se le cuestionó por no haber hecho pública dicha información, a pesar de que sí desencadenó una ola de destituciones incluyendo la del entonces ministro de Defensa, Jorge Menéndez. El excomandante en jefe del Ejército y hoy senador Guido Manini Ríos informó recientemente que el expresidente Vázquez conocía esas actas y nunca las difundió.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24