Venezuela: en medio de una abstención de casi el 70%, el chavismo recupera el control del Parlamento

Votantes del PSUV celebran el resultado de las elecciones.
Votantes del PSUV celebran el resultado de las elecciones. © Cristian Hernandez/AFP

El chavismo ha salido victorioso de la cita de las elecciones legislativas llevada a cabo este domingo en Venezuela. Con una abstención de casi 70% de los electores y el boicot de parte de la oposición, el Gran Polo Patriótico (GPP) de Nicolás Maduro se ha hecho, según el recuento oficial, con el 67,6% de los votos emitidos, cerca de 3,6 millones de electores. Aunque puede consolidar internamente a Nicolás Maduro, se espera que el resultado de estos comicios, calificados por muchos como faltos de garantías, profundice su aislamiento internacional.

Anuncios

"Tenemos una nueva Asamblea Nacional, producto del voto popular. El pueblo ha elegido a sus nuevos diputados, a sus nuevas diputadas y hemos tenido una tremenda, gigantesca victoria electoral" ha asegurado el presidente Nicolás Maduro tras conocer los resultados de las elecciones pasada la 1:30 am. (5:30 GMT) de este lunes. Los resultados han sido dados a conocer por el Consejo Nacional Electoral (CNE), acusado por los opositores de partidario del régimen.

Los datos proporcionados hasta el momento por la presidenta del CNE, Indira Alfonzo, arrojan un conteo de 5.264.104 votos, de los que 3.558.320 fueron para el Gran Polo Patriótico, mientras que una alianza encabezada por los partidos tradicionales Acción Democrática (AD) y el Comité de Organización Política Electoral Independiente (Copei) quedó en un lejano segundo lugar con 944.665 sufragios, lo que supone el 17,95 % del total. El padrón electoral cuenta unos 20 millones de electores en total.

La Asamblea Nacional, en manos del chavismo

Con estos resultados, el chavismo se hará de nuevo con el poder de la Asamblea Legislativa, que perdió en los últimos comicios en favor de los partidos de la oposición. En aquella cita, la respuesta de los electores fue inversamente proporcional a la de este domingo, con un 74,25% de participación. Sin embargo, la ley venezolana no establece ningún quorum de participación, por lo que la alta abstención no ilegitima legalmente los resultados.

Este triunfo, por tanto, agrega el Parlamento al poder que mantiene el chavismo en Venezuela: controla 19 de las 23 gobernaciones, manda en 305 de las 335 alcaldías, tiene 227 de los 251 diputados de las asambleas legislativas regionales y casi 9 de cada 10 concejales en los parlamentos municipales son afines al oficialismo. A lo que hay que añadir su evidente influencia en las ramas electoral y judicial, el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Supremo de Justicia. Con este resultado, Venezuela se suma a los países donde todas las ramas del poder público están en manos de un solo partido.

El presidente venezolano Nicolás Maduro en una conferencia de prensa después de su voto el 6 de diciembre de 2020 en Caracas.
El presidente venezolano Nicolás Maduro en una conferencia de prensa después de su voto el 6 de diciembre de 2020 en Caracas. REUTERS - STRINGER

Sin embargo, la legitimidad de las elecciones sí se ve socavada por la falta de reconocimiento internacional. Se espera que buena parte de la comunidad internacional no reconozca ni la victoria chavista ni la legitimidad de los comicios y que continúe dando su respaldo a Juan Guaidó. Se espera un pronunciamiento en ese sentido de la reunión de cancilleres de la Unión Europea. Y ya el Gobierno colombiano, liderado por un partido que es crítico acérrimo de su vecino, ya ha dicho que considera los comicios “fraudulentos” y promovidos por un “régimen ilegítimo”.

Rechazo opositor de los resultados

“Hoy la mayoría de Venezuela le dio la espalda a Maduro y a su fraude. La crisis solo se va a profundizar y estamos obligados a mantenernos de pie hasta lograr soluciones”, escribía Juan Guaidó en su cuenta de Twitter tras el cierre de los colegios electorales. Y añadía en otra serie de tweets acusaciones de fraude, pues no considera real el 30% de votación anunciado por el chavismo.

Tanto Acción Democrática como Copei y Voluntad Popular – el partido de Leopoldo López y Guaidó - habían sido intervenidos por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que impuso como líderes a antiguos militantes que fueron expulsados y acusados de corrupción por sus excompañeros. Ante esta situación, la premisa oficial de los candidatos depuestos fue no participar en las elecciones.

Pese a todo, no existe una postura unánime entre los opositores a la hora de marcar una hoja de ruta política. Enrique Capriles, crítico con Juan Guaidó, señaló que "la respuesta de los sectores democráticos" a los comicios no "puede ser el monitoreo de un fracaso que", manifestó, "sabíamos que ocurriría" e hizo un llamamiento a replantear la estrategia opositora para sacar a Nicolás Maduro del poder.

Una gran pregunta hacia adelante es justamente qué hará la oposición. Están pendientes los resultados de la consulta popular promovida por Guaidó para que la población exprese su rechazo a estas elecciones y si desea elecciones presidenciales libres, que irá desde este lunes 7 hasta el sábado 12. Pero, dividida y sin la plataforma interna que le daba su mayoría en la Asamblea Nacional, las perspectivas para la oposición a Nicolás Maduro no son halagadoras.

Con EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24