“Tenemos hambre”: migrantes hondureños sufren el bloqueo de las autoridades de Guatemala

Cientos de migrantes hondureños permanecen estancados en el poblado de Vado Hondo, Guatemala, tras ser bloqueados por la policía el 17 de enero de 2021.
Cientos de migrantes hondureños permanecen estancados en el poblado de Vado Hondo, Guatemala, tras ser bloqueados por la policía el 17 de enero de 2021. © Luis Echeverría/ Reuters
5 min

Cientos de migrantes hondureños están estancados entre la frontera con su país y el bloqueo policial guatemalteco que ayer puso freno a su travesía con golpes y gases lacrimógenos. En la multitud hay hambre y el desespero que los obliga a huir de la crisis en Honduras.

Anuncios

De los cerca de 9.000 migrantes que han llegado a territorio guatemalteco desde el pasado viernes 15 de enero, alrededor de 6.000 permanecen varados a unos 55 km. al oeste del punto fronterizo El Florido, cerca al poblado de Vado Hondo. Aunque fuentes de Reuters dicen que el grupo está compuesto por cerca de 2.000 personas. En la carretera, bloqueados por un cerco de la policía y el Ejército de Guatemala que reprimió el domingo con palos y gases lacrimógenos sus intentos de avanzar, los hondureños se debaten entre regresar a su país y buscar vías alternas para evadir a las autoridades y seguir con su camino a Estados Unidos.

El Ejército y la policía de Guatemala chocan con un grupo de  migrantes para impedir el paso de la caravana proveniente de Honduras en Vado Hondo, Guatemala, el 17 de enero de 2021.
El Ejército y la policía de Guatemala chocan con un grupo de migrantes para impedir el paso de la caravana proveniente de Honduras en Vado Hondo, Guatemala, el 17 de enero de 2021. © Luis Echeverría/ Reuters

El Instituto Guatemalteco de Migración informó a las 21.55 hora local (03.55 GMT del lunes) que la caravana no había tenido movimiento y que "se continúa con la coordinación de los retornos voluntarios". El grueso de la multitud pasó la noche en la vía.

Los migrantes se están quedando sin provisiones

Los caminantes procuran viajar ligeros, y la mayoría partió entre el miércoles 13 y el viernes 15 desde San Pedro Sula, Honduras. A estas alturas las reservas de muchos se agotan. 

“No hay comida o agua, y hay miles de niños, mujeres embarazadas, bebés, y no nos quieren dejar pasar”, dijo a Reuters, en medio del bloqueo, un hondureño que se identificó como Pedro. 

Cientos de migrantes se estacionan en la carretera en Vado Hondo, Guatemala, ante el bloqueo de las autoridades de ese país que les impide avanzar hacia México. 17 de enero de 2021.
Cientos de migrantes se estacionan en la carretera en Vado Hondo, Guatemala, ante el bloqueo de las autoridades de ese país que les impide avanzar hacia México. 17 de enero de 2021. © Luis Echeverría/ Reuters

“Tenemos hambre”, le dijo a la misma agencia una mujer hondureña detrás del cordón de seguridad, donde se encontraba con su hijo de 15 años, su hija de 9 y su sobrina de 4.

Otros migrantes salieron de la ruta para tratar de esquivar el bloqueo. “Corrimos hacia las montañas porque yo estoy viajando con mi hijo de un año”, le dijo a Reuters el hondureño Diany Deras. 

La crisis en Honduras, el motivo para emigrar

En los últimos 50 años, muchos hondureños se fueron de manera irregular hacia los Estados Unidos, donde ahora viven más de un millón, entre los que lograron conseguir residencia legal y los indocumentados, que han representado la primera fuente de divisas de su país, por las remesas familiares que envían cada año.

En 2020, según fuentes oficiales, las remesas rozaron los 5.000 millones de dólares, pese a que se esperaba que tuvieran una caída por la pandemia de Covid-19, que afecta duramente a Estados Unidos.

Durante los últimos 20 años un promedio entre 100 y 150 hondureños se iban a diario del país con el fin de llegar a Estados Unidos. Los migrantes están huyendo de la violencia y del desempleo en Honduras. La crisis ya era profunda cuando surgieron las primeras caravanas en 2018, pero en 2020 la pandemia de Covid-19 agravó la situación. El golpe de los huracanes Eta e Iota en noviembre fue el empujón definitivo para muchos de los caminantes que hoy están estancados en Guatemala o se abren paso hacia Estados Unidos. 

Quienes quieran llegar hasta allá tendrán que superar a los 5.000 soldados que ha desplegado el Ejército de Guatemala en siete departamentos del país, que además reciben apoyo de miles de oficiales de la Policía Nacional Civil.

Oficiales de la Guardia Nacional mexicana vigilan el río Suchiate, límite natural entre Guatemala y México, para contener la llegada de la caravana de migrantes provenientes de Honduras. 17 de enero de 2021.
Oficiales de la Guardia Nacional mexicana vigilan el río Suchiate, límite natural entre Guatemala y México, para contener la llegada de la caravana de migrantes provenientes de Honduras. 17 de enero de 2021. © Carlos Jasso/ Reuters

En México, además, los esperan los agentes de la Guardia Nacional, que ya están desplegados en su orilla del río Suchiate.

“Todo está en calma aquí”, dijo a Reuters un oficial de la Guardia Nacional, “espero que Guatemala los contenga”.

 

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24