Universidad peruana desmiente que el expresidente Vizcarra haya sido voluntario en la vacunación

Foto de archivo de cuando el entonces presidente de Perú, Martín Vizcarra, habló tras su destitución. Imagen tomada en en Lima, Perú, el 9 de noviembre de 2020.
Foto de archivo de cuando el entonces presidente de Perú, Martín Vizcarra, habló tras su destitución. Imagen tomada en en Lima, Perú, el 9 de noviembre de 2020. © Martín Mejía / AP

Aunque el antiguo mandatario de Perú explicó que recibió la dosis del laboratorio chino Sinopharm por ser voluntario en los ensayos clínicos, la Universidad Peruana Cayetano Heredia -que adelantó los experimentos- desmintió esa versión. El Congreso discute si Vizcarra hizo un uso indebido de su poder como presidente para aplicarse la vacuna contra el Covid-19 antes que la mayoría de los peruanos.

Anuncios

La polémica por la vacunación de Martín Vizcarra cuando era presidente sigue creciendo. Aunque el exmandatario aseguró que recibió la vacuna contra el Covid-19 por ser uno de los voluntarios durante la fase 3 de experimentos, hoy una de las dos universidades que lideró los ensayos clínicos de la dosis de Sinopharm en Perú desmintió esa información.

“El investigador principal (de los ensayos clínicos, Germán Málaga) informó que el señor Martín Vizcarra Cornejo y (su esposa) la señora Maribel Díaz Cabello no forman parte del grupo de 12.000 voluntarios sujetos de investigación”, afirmó la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) mediante un comunicado, publicado el sábado 13 de febrero.

Esta nueva información contradice la postura que había defendido Vizcarra en medio del debate que hay en el país. El Congreso discute si Vizcarra abusó de su poder como presidente para ser uno de los primeros en recibir la dosis contra el coronavirus. Pero el exmandatario se defendió el jueves diciendo que había sido solo un voluntario de los ensayos clínicos.

Vizcarra dice que se vacunó “voluntariamente”

Antes de que la universidad negara que el expresidente había sido uno de los voluntarios, Vizcarra sostuvo que sí hizo parte de los ensayos clínicos y que solo por esa razón recibió la dosis del laboratorio chino el 2 de octubre del 2020. “Del entorno laboral del despacho presidencial, nadie se ha vacunado, nadie ha sido parte de ese estudio de la fase 3. Verifiquen. La fase 3 es un acto voluntario y nadie se inscribió ni pidió ser parte de este proceso de investigación, de este ensayo clínico. Yo sí lo hice voluntariamente”, sostuvo en sus declaraciones del pasado jueves.

El exmandatario agregó que no sabía si había recibido la vacuna real o tan solo un placebo y justificó su silencio durante todo este tiempo argumentando que los voluntarios de la fase 3 de la vacuna de Sinopharm tenían un acuerdo de confidencialidad que no les permitía revelar que habían participado en los ensayos clínicos.

Incluso, indicó que la única persona de su gabinete que conocía la información era Walter Martos, su primer ministro y a quien le preguntó si debía participar o no en los ensayos. El funcionario le respondió que no lo hiciera porque existía un “riesgo”, ya que para entonces la vacuna no había sido probada en Perú.

Este punto es precisamente el que llevó al Congreso a discutir la polémica. El parlamentario Manuel Merino -quien ocupó la Presidencia de Perú durante cinco meses tras la destitución de Vizcarra y luego tuvo que renunciar ante la presión social y política- le hizo un pedido a sus compañeros para que el Legislativo citara a tres ministros.

Tras las revelaciones que hizo Vizcarra, el Congreso convocó a Pilar Mazzetti, la entonces ministra de Salud; Violeta Bermúdez, la presidenta del Consejo de Ministros, y a Javier Palacios, ministro de Trabajo, para que informaran qué tanto sabía el gabinete sobre la vacunación del entonces presidente. Otra de las cuestiones era si había más funcionarios que habían recibido la vacuna antes que el resto de los peruanos.

Bermúdez respondió que se enteró de la vacunación de Vizcarra “igual” que los congresistas y agregó que no hay “ninguna información sobre alguna invitación a participar en los ensayos clínicos al presidente”.

Mazzetti explicó que ni Vizcarra ni ningún otro alto funcionario podían participar en los ensayos clínicos por tener un “nivel de decisión”. En otras palabras, ellos debían someterse a las dosis solo cuando se comprobara que eran seguras y efectivas contra el Covid-19.

Pero el escándalo no paró allí. Aunque Mazzetti también negó saber algo sobre la vacunación, el sábado renunció a su cargo precisamente por esa discusión.

La dimisión encendió aún más el debate, sin que Vizcarra cambiara su postura del jueves, cuando insistió en que participó solo como voluntario y que prueba de ello es que recibió la inoculación dos meses antes de que esa vacuna fuera aprobada en Perú. Hoy todas esas defensas se cayeron con la revelación que hizo la UPCH.

Esta noticia puede golpear la candidatura de Vizcarra, quien aspira al Congreso en los comicios generales del próximo 11 de abril por el partido Somos Perú. No solo la discusión política puede afectar los altos niveles de favorabilidad que tiene ante la opinión pública, sino que incluso su vacunación puede llevarlo a los estrados.

Diferentes juristas aseguraron a medios locales que las autoridades pueden abrir una investigación contra Vizcarra, para indagar si el contrato que firmó con el laboratorio chino Sinopharm estaba sujeto al beneficio de ser uno de los primeros peruanos en recibir la vacuna. Sin embargo, la Fiscalía todavía no ha comenzado ninguna pesquisa oficial y hasta ahora solo se conoce que Vizcarra no está en la lista de los voluntarios.

Con EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24