CIDH condena la escalada de ataques a la libertad de expresión en Venezuela

La redacción del medio independiente Efecto Cocuyo, en Venezuela, fue acusada de cooperar con la "interferencia" extranjera tras recibir ayudas de cooperación internacional.
La redacción del medio independiente Efecto Cocuyo, en Venezuela, fue acusada de cooperar con la "interferencia" extranjera tras recibir ayudas de cooperación internacional. © France 24

En enero de 2021 un canal digital de noticias fue cerrado, un portal web hackeado y varios medios de comunicación han sido señalados de servir para la injerencia extranjera por recibir cooperación internacional. Diversos organismos internacionales han solicitado que cesen los ataques a la libertad de expresión en el país suramericano.

Anuncios

El pasado 8 de enero, el canal digital de noticias privado VPI cesó sus operaciones en Venezuela luego de que las autoridades confiscaran sus equipos y clausuraran los estudios. Esta acción dejó sin empleo a 45 personas, entre ellas la periodista Antonieta de La Rocca, quien se niega a dejar de hacer periodismo en ese país.

“No poder hablar de lo que ocurre en Venezuela es muy complejo, porque yo no quise dejar de hacer periodismo. Yo sentía que todavía podía seguir informando en VPI TV. Básicamente me quitaron mi empleo, me prohibieron seguir ejerciendo mi profesión, que es lo que amo y me gusta, y me dejaron en el aire. A mí y a todos mis compañeros de trabajo”, enfatizó.

La Rocca vivió el momento en el que los funcionarios gubernamentales ingresaron a la sede del canal e incautaron equipos de transmisión y otros implementos de trabajo. A su juicio cada vez es más difícil ejercer el periodismo en el país. “Lo peor que le puede pasar a un periodista es que lo callen, que le pongan un tirro en la boca, que le quiten su micrófono, que le pongan dos yesos en cada mano y que le impidan escribir y eso es lo que está pasando en Venezuela y no de ahorita, data de más de 20 años”, dijo.

Funcionarios catalogan a periodistas como ‘infomercenarios’

Otro medio de comunicación como el portal web Efecto Cocuyo también ha sido blanco de ataque. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, lo señaló de servir para “injerencia” extranjera por recibir cooperación internacional. El mandatario sostiene que esto fue para actuar en contra del Estado Venezolano. Luz Mely Reyes, la directora del portal, insiste en que es una visión autoritaria para evitar que los ciudadanos se informen.

“Además de una difamación es una distorsión porque no están cuestionando el financiamiento externo, sino que además que están sugiriendo que este financiamiento es para para atacar al Gobierno. Yo creo que una de las hipótesis es ir reduciendo cada día más las posibilidades de acceso a la información de los ciudadanos”, aseveró.

Asimismo, la directora de Efecto Cocuyo sostuvo que sus fuentes de financiamiento vienen desde organizaciones que trabajan por la libertad de expresión hasta donantes particulares y algunos ingresos por publicidad.

“El objetivo de esto es impedir que las organizaciones de la sociedad civil, no solamente los medios, puedan acceder a los programas de cooperación internacional que, en el caso de Venezuela, tienen que ver con el fortalecimiento de las capacidades de los periodistas para poder hacer mejor el trabajo”, añadió.

Según Reyes, Efecto Cocuyo nació hace seis años como una trinchera para varios medios y periodista que se mudaron al espacio digital, en un momento donde las leyes censuraban a los medios radioeléctricos. Y ahora también son agredidos.

“Estas arremetidas van desde ataques a la reputación hasta bloqueos de CANTV, el operador de telecomunicaciones. Incluso, ha habido desaparición forzosa de periodistas, detenciones arbitrarias, ataques en las redes sociales por parte de funcionarios y funcionarias del Gobierno, quienes acusan a periodistas y medios de ‘infomercenarios’, como fue nuestro caso”, expresó.

Mientras cerraban medios y estigmatizaban a otros, el periódico digital TalCual también sufrió un asalto cibernético. Su director Xabier Coscojuela indicó “que cada vez se cierran más los espacios y cada vez es más restrictivo y más complicado informar en Venezuela, sin consecuencias, o para el medio o para el periodista”.

Coscojuela también comentó que todas estas acciones intentan silenciar a quienes son críticos y que de lograr callarlos el futuro para el periodismo en Venezuela no se ve prometedor.

Él asegura que el futuro mediático “es bastante complicado” al punto que creen que desaparecerá el periodismo independiente en Venezuela. “Uno lo ve ya en los medios que son públicos y en medios oficiales que fueron comprados por gente del Gobierno donde hay un solo mensaje, una sola versión de los hechos, una sola perspectiva de lo que ocurre en el país y de lo que puede ocurrir”, acusó.

Luego de los recientes ataques a algunos medios de comunicación venezolanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión emitieron un comunicado recientemente donde exhortaron a las autoridades venezolanas a propiciar “un entorno libre de hostilidades y de respeto a las libertades” de los periodistas. Esa misma sugerencia se le ha hecho al Gobierno de Nicolás Maduro en otras ocasiones sin obtener resultados.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24