Igualdad de género en la nueva Constitución chilena, un logro de las revueltas y las feministas

Archivo: Integrantes del grupo feminista Las Tesis, autoras de la pieza escénica "Un violador en tu camino", participan en una manifestación durante el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en Santiago de Chile, el 25 de noviembre de 2020.
Archivo: Integrantes del grupo feminista Las Tesis, autoras de la pieza escénica "Un violador en tu camino", participan en una manifestación durante el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en Santiago de Chile, el 25 de noviembre de 2020. © AFP

En Chile y tras la revuelta social de octubre 2019, los movimientos feministas han logrado tener un peso mayor en la política y en la sociedad. Tras un referendo de cara a un cambio de la Constitución, se logró por ejemplo que la Asamblea Constituyente sea integrada por hombres y mujeres de manera equilibrada. Una equidad de género en un proceso político de suma importancia que convierte a Chile en el primer país en el mundo en darle el mismo poder político a los hombres y a las mujeres por ley.

Anuncios

En Chile, el movimiento feminista tomó fuerza tras la revuelta social de octubre 2019 y se confirmó en el debate político logrando que Chile se posicionara como motor de cambios estructurales en favor de los derechos de las mujeres. Una de las demandas había sido la de plasmar la paridad política en el proceso constituyente que se inicia en abril próximo. Cosa que se logró en una reforma constitucional mediante un mecanismo de elección que garantizará la paridad de género en la futura constituyente.

“Después de una larga lucha respecto del reconocimiento de nuestros derechos, para erradicar la discriminación y tener las mismas oportunidades para lograr participar de espacios decisivos en nuestro país, por fin lo vamos a poder hacer en la redacción de la futura Constitución”, dice a RFI Paloma Galaz, feminista y abogada de la empresa AML dedicada a la defensa de mujeres.

“Vamos a contar con una paridad, vamos a estar presentes, y nunca más se va a volver a legislar sin que podamos tener un lugar en la mesa en la que se toman las decisiones más importantes. Con esto decimos nunca más sin nosotras”, agrega Galaz para quien esto es una primera victoria sin olvidar que quedan muchos otros aspectos por pelear como la protección de la diversidad cultural, comunitaria y la lucha contra la violencia de género. 

Otras de las reivindicaciones del sector de defensa de las mujeres es la representación de todos los ciudadanos y que la igualdad salarial esté garantizada en la nueva Carta Magna.

“Debe estar considerada la igualdad de salario dentro de las distintas fórmulas que se vayan a escoger para la redacción de la Constitución”, dice Galaz. “Lo relevante es que se pueda garantizar la protección y la garantía del respeto a los derechos humanos de todas las personas y el fin de toda forma de discriminación arbitraria. (El fin) de la brecha salarial, así como la brecha de la incorporación de la mujer al mundo del trabajo deben estar garantizadas en la futura Carta Magna de Chile”. 

En Chile, país que despenaliza el aborto recién en 2017, pero solo por tres casuales, serán elegidos en votación universal los 155 miembros  encargados de redactar la nueva Constitución donde habrá un 50% de hombres y un 50% de mujeres.  Algo jamás logrado en el resto del mundo.

 

Este artículo fue publicado originalmente en RFI

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24