La violencia de género se perpetúa: una de cada tres mujeres sufre agresiones a lo largo de su vida

Manifestación por el Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo, en Bogotá, Colombia.
Manifestación por el Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo, en Bogotá, Colombia. © Marina Sardiña

Más de 736 millones de mujeres en 158 países de todo el mundo han sufrido algún tipo de agresión sexual o física a lo largo de su vida, según un informe de la OMS junto con ONU Mujeres, el mayor análisis realizado hasta el momento. Los organismos advierten que las cifras serían más altas, puesto que no abordan el impacto de la pandemia, que ha agravado las desigualdades y la violencia de género. 

Anuncios

Un día después de que millones de mujeres se tomaran las calles en todo el mundo para reivindicar sus derechos y exigir el fin de las múltiples violencias que sufren a diario, la Organización Mundial de la Salud (OMS) junto con ONU Mujeres publican un escalofriante informe: una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física y sexual al menos una vez en la vida por parte de su pareja. Un análisis basado en una recopilación de datos entre los años 2000 al 2018, dejando fuera el último año de pandemia.

Las violencias contra las mujeres, según la mayor investigación de una institución pública hasta el momento sobre la prevalencia de la violencia de género, continúa siendo alarmante y afecta a más de 736 millones de mujeres en 158 países. Unas violencias que inician desde la adolescencia: una de cada cuatro mujeres de entre 15 a 19 años habrá experimentado violencia por parte de su pareja íntima.

Manifestación contra la violencia contra las mujeres en el Día Internacional de la Mujer, Bogotá, Colombia.
Manifestación contra la violencia contra las mujeres en el Día Internacional de la Mujer, Bogotá, Colombia. © Marina Sardiña

 

Las agresiones de género golpean a una de cada cuatro jóvenes

La violencia doméstica afecta a una cuarta parte de las jóvenes y prosigue hasta la edad adulta, donde las tasas son más altas; entre los 30 y los 39 años. "A lo largo de su vida, una de cada tres mujeres, lo que equivale a unos 736 millones, son objeto de violencia física o sexual por parte de su pareja o de violencia sexual por parte de una persona que no es su pareja, una cifra que ha permanecido prácticamente invariable en la última década", relató el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que aclaró que un 6 % de las mujeres que han sufrido maltrato físico o sexual fueron agredidas por terceros.

Es precisamente esta perenne y constante violencia lo que preocupa a la organización, algo que vienen denunciando durante años las entidades feministas y que fue el principal lema de las marchas convocadas el pasado lunes 8 de marzo durante el Día Internacional de la Mujer.

En el último año, estas violencias han tenido un nuevo agravante: la pandemia de Covid-19, que ha afectado mayormente a las mujeres en todos los ámbitos: “La violencia contra las mujeres es endémica en todos los países y culturas, causa daños a millones de mujeres y sus familias y se ha visto agravada por la pandemia de Covid-19”, dijo el director general de la OMS, añadiendo que se trata de una situación crítica que no se detiene con una vacuna.

Para combatir la pandemia silenciosa que es la estructural violencia infligida por los hombres, se necesita, según el informe, “esfuerzos arraigados y sostenidos por parte de los Gobiernos, comunidades e individuos”, que pasan por cambiar las actitudes machistas y patriarcales, revisar las leyes que protegen a las mujeres y educar con perspectiva de género en todas las esferas de la vida.

"Podemos prevenir la violencia con herramientas legales, reformando las leyes discriminatorias. Podemos prevenirla con herramientas económicas, reforzando los derechos económicos y los salarios de las mujeres. Podemos prevenirla con herramientas educativas a través de programas escolares que desafíen los estereotipos de género, promuevan las relaciones saludables y proporcionen una educación sexual integral", explicó el alto funcionario, añadiendo que se deben sumar herramientas sociales que desafíen las normas sociales que apoyan "masculinidades dañinas". 

El estigma disminuye las denuncias por violencia de género 

Sin embargo, pese a que las cifras son inquietantes, estas podrían ser mucho mayores que las destacadas por la institución, ya que no reflejan los abusos cometidos contra las mujeres durante el último año de pandemia, que en regiones como América Latina han aumentado de manera drástica. Más de 2.300 mujeres fueron víctimas de feminicidios durante el 2020, según un mapeo de la Red Latinoamericana contra la Violencia de Género.

 

 

Contabilizar los feminicidios, en una de las regiones más letales para las mujeres, es tarea casi imposible puesto que no existe una tipificación oficial ni unificada en torno a este asesinato agravado por el género ni tampoco un órgano regional encargado de contabilizarlos, por lo que las cifras, según las organizaciones independientes, mantienen un subregistro histórico.

En Colombia, por ejemplo, la violencia de género aumentó un 175% durante los meses de confinamiento, según las organizaciones feministas locales. Esa fue una de las razones por las que el lunes 8 de marzo miles de mujeres marcharon por la capital del país, Bogotá.

"Estoy cansada de tener miedo. Realmente no todo el mundo entiende la desigualdad que vivimos, lo que es ser mujer y cómo vivir con esto en una sociedad patriarcal y machista. No es justo que nadie haga nada, tenemos que unirnos nosotras porque nadie nos va a salvar", dijo Luisa, de 17 años, a France 24 durante la protesta feminista.

El estigma en torno a estas violencias –que en su mayoría se producen dentro del espacio privado– hace que las estadísticas no muestren la realidad. La revictimización y los largos trámites judiciales por los que tienen que pasar las víctimas de violencia de género hacen que este tipo de agresiones no sean denunciadas, pese a que las mujeres cada vez pierden más el miedo a contar sus agresiones públicamente gracias al apoyo de los movimientos feministas.

La pobreza y las desigualdades perpetúan estas agresiones

La violencia contra las mujeres es "la violación de derechos humanos más extendida en todo el mundo y en muchos casos apenas es perseguida", destacó la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka.

Una lacra que enfrenta varios desafíos estructurales que inician con las desigualdades globales, dado que la violencia afecta de manera mucho más desproporcionada a las mujeres que viven en países de bajos o medios ingresos: el 37% de las mujeres que viven en países empobrecidos han experimentado algún tipo de abuso a lo largo de su vida.

Por ello, el sur de Asia y África subsahariana muestran algunas de las tasas más altas de violencia de género por parte de sus parejas, un 35 % y 33% respectivamente. América Latina también está a la cabeza de la trágica lista, con un 25%.

Una realidad que para la doctora Claudia García-Moreno, que lideró el trabajo de la OMS, es una clara "llamada de atención" a los Gobiernos con urgencia de una respuesta contundente. De igual forma, el estudio muestra que las tasas más bajas se encuentran en Europa, con el 16-23%, Asia central, el 18% y Asia oriental, el 20%.

García-Moreno aboga por cambiar las normas sociales en torno a la masculinidad y los tres representantes del informe coinciden en que para abordar esta crisis histórica es necesario cambiar las políticas y las leyes que perpetúan estas violencias, pero también pasa por romper con la discriminación económica que sufren las mujeres.

Abordar las desigualdades económicas y sociales, garantizar el acceso a la educación, romper con el techo de cristal y exigir la paridad de género tanto en instituciones públicas como en las empresas, son otros de los retos para solventar esta pandemia silenciosa, cuyas víctimas son millones de mujeres y niñas año tras año. 

Con AP y EFE 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24