La exitosa estrategia de vacunación chilena y el legado de Sebastián Piñera

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, muestra un carné que dice 'Yo me vacuno' después de recibir una dosis de la vacuna contra el Covid-19 en un centro de salud en Futrono, Chile, el 12 de febrero de 2021.
El presidente de Chile, Sebastián Piñera, muestra un carné que dice 'Yo me vacuno' después de recibir una dosis de la vacuna contra el Covid-19 en un centro de salud en Futrono, Chile, el 12 de febrero de 2021. © Presidencia de Chile / vía Reuters

Cuando se cumplen tres años del segundo gobierno de Sebastián Piñera, en medio de una exitosa campaña de vacunación, pero también de preocupantes cifras de alzas en los contagios de Covid-19, ¿puede variar este liderazgo la golpeada imagen del presidente de Chile?

Anuncios

Chile sigue fascinando al mundo con el ritmo trepidante de su vacunación. 

Esta semana fue el país que vacunó a mayor velocidad de todo el mundo, por encima de Israel, según el Ministerio de Salud chileno tomando datos de la publicación científica Our World in Data

También se rompió el récord de personas vacunadas en un solo día:  casi 367.000 con primera y segunda dosis. Esto significa que Chile vacunó a casi un 2% de su población, de 19 millones de habitantes, en una sola jornada. 

En total, al 11 de marzo, son casi 4,5 millones de personas las que ya han recibido una primera dosis en Chile y más de 1,2 con una segunda inyección del medicamento. 

La campaña de vacunación masiva de Chile sigue cumpliendo sus objetivos, avanzando a pasos agigantados y deslumbrando al mundo: está muy próxima la meta planteada por el presidente Sebastián Piñera de conseguir vacunar a los 5 millones de chilenos más vulnerables o expuestos al virus a finales de marzo. Y en marcha para el segundo gran objetivo: 15 millones de personas a finales de junio.

Variedad de opciones y negociaciones tempranas

En estas últimas semanas se ha escrito profusamente en la prensa internacional sobre la vacunación y el caso de éxito chileno; la anticipación en el proceso negociador, la coordinación y agilidad entre las instituciones del Gobierno. También sobre la realización de cuatro ensayos clínicos con distintas farmacéuticas, trabajando con distintos laboratorios de forma simultánea para no poner “todos los huevos en una sola cesta” y el carácter de apertura de la economía de Chile, un país en la periferia del mundo con decenas de tratados comerciales. Estas son algunas de las claves que explican este fenómeno, que lo sitúa a la cabeza en la región y entre los cinco países del mundo con mejores resultados, según explicaron a medios de prensa internacional los ministros de Salud, Enrique París, Ciencia, Andrés Couve y el subsecretario de Relaciones Económicas Comerciales Internacionales, Subrei, Rodrigo Yáñez. 

En una estrategia nacional de vacunación, en un escenario incierto globalmente en los primeros días de la pandemia, “frente a lo que nosotros sabíamos que iba a ser una muy alta demanda de las vacunas una vez existieran, propusimos que como parte de cómo Chile abordaba el tema de la vacuna pudiéramos incorporar una pieza clave que era la participación en los ensayos clínicos de fase III”, reveló Couve. 

“Y esto pensamos que era una buena manera de contribuir para al mismo tiempo atraer a los mejores laboratorios a hacer ensayos clínicos en Chile y que esa atracción también abriera las puertas para empezar a conversar sobre suministro preferencial o condiciones favorables de las vacunas”, explicó el titular de Ciencia. 

Chile vuelve a ofrecer esa imagen de liderazgo que tanto le gusta proyectar y que había quedado relegada o incluso cuestionada desde el estallido social de octubre de 2019. 

E incluso se convierte en el país que tiende una mano a la región, tras donar 20.000 vacunas para personal de salud a Ecuador y Paraguay el fin de semana, más de 1000 toneladas de oxígeno para ayudar a paliar la escasez en Perú y ofrece ayuda en el transporte de vacunas a países más pequeños como Uruguay

Desde Cancillería se informa que, en el futuro, y una vez la población chilena esté completamente vacunada, se evalúa entre muchas formas de ayuda enviar dosis a países necesitados que estos puedan devolver cuando ellos las reciban y otras formas de colaboración. 

Piñera, el ejecutivo, no repunta en las encuestas 

En medio, el perfil empresarial del presidente Sebastián Piñera vuelve a resurgir con fuerza. 

El proceso de Chile “ha sido exitoso porque se tomó la decisión por parte del Ministerio de Ciencia de iniciar la conversación con todos los laboratorios de forma simultánea” y temprana, apunta a France 24 German Silva, analista y comentarista político. Esto constituye “un mérito tremendo porque logró una logística y distribución muy importante que está permitiendo un calendario de vacunas muy ordenado”.

“Apareció un poco el Piñera ejecutivo, el Piñera del ‘Rescate a los 33' (mineros atrapados en el norte de Chile)" que en términos de logística y organización “lo hace muy bien”. 

Sin embargo, el presidente sigue bajando en las encuestas, incluso en aquellas tradicionalmente cercanas a La Moneda como la de Cadem, donde baja 4 puntos esta semana y su aprobación llega a 20%, la de Criteria y Activa Research, le dan 14 puntos. 

“El presidente tiene casi 40 puntos de diferencia con la evaluación que se hace de la gestión de la pandemia que recae en el ministro de Salud (Enrique Paris) que es una persona muy ponderada, tranquila y ecuánime”, señala Silva. El analista atribuye la situación a una comunicación muy agresiva donde regresó al lenguaje triunfalista que le perjudicó en la primera etapa y que no es bien recibido por la población. 

El presidente chileno, Sebastián Piñera, estuvo presente en la llegada de las primeras dosis de vacunas al país el pasado 24 de diciembre de 2020.
El presidente chileno, Sebastián Piñera, estuvo presente en la llegada de las primeras dosis de vacunas al país el pasado 24 de diciembre de 2020. © Ivan Alvarado / Reuters

"Piñera sigue estando entre los líderes peor valorados de América Latina junto a Nicolás Maduro, algo que tiene que ver con el estilo del presidente, exagerando un poco el liderazgo de Chile", cuando se empieza a vivir una segunda/tercera ola brutal.

“Se ven dos gobiernos manejando la pandemia; uno el exitoso, el que le va bien manejando la logística y distribución como si fuera una empresa”, añade Silva y por otro “la gestión política de la pandemia donde no le ha ido nada bien” y no supera el 20 de aprobación, lo que es muy bajo para un presidente elegido con el 54% de los votos. 

¿Estrechar el resultado?

Para Marcelo Mella, doctor en Estudios Americanos y decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Santiago (USACH) si esto fuera un partido de fútbol, la vacunación permitiría a Piñera “estrechar el resultado”, aunque no está seguro de si finalmente podrá “revertir el daño que en la opinión pública que tiene el Gobierno a raíz del estallido social y la represión a las manifestaciones sociales”. 

El proceso exitoso de la vacunación masiva es “extraordinariamente importante para las posibilidades de recuperación futura, económicas, sociales, laborales dentro del país”, analiza y “tiene un impacto, pero no le permite dar vuelta al marcador”.

Mella ve poco probable que “el Gobierno de Piñera termine con niveles de aprobación por encima del 30%”. 

Aunque Piñera sale elegido “por una mayoría electoral, no existe evidencia de que eso constituya una mayoría social, política, en el país” debido a los niveles tan bajos de participación electoral.

Los autogoles de la oposición maximizan las oportunidades de la derecha de continuar en el Gobierno de Chile

Para Mella, más que el legado de Piñera, que no puede volver a presentarse a unas elecciones, lo que realmente podría llevar a la derecha a imponerse en las presidenciales del próximo mes de noviembre sería la “tremenda fragmentación de la oposición".

Y siguiendo con la alegoría futbolística, asegura que “los autogoles de la oposición maximizan las oportunidades de la derecha de continuar en el Gobierno de Chile”.

El segundo mandato de Piñera se caracteriza, según el analista, por mínimos históricos en la adhesión social y por cometer “errores gigantescos” en decisiones relativas al orden público o el conflicto en la Araucanía. 

Pese a esto, la división de la izquierda da a la derecha la principal posibilidad de gobierno en los próximos comicios, señala.

2021 será sin duda un año cargado para Chile, de vacunas y también procesos electorales: en abril los comicios a alcaldes, gobernadores y las 155 personas que elaborarán una nueva Constitución. Y en noviembre, el nuevo mandatario del país.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24