Autorizan la extradición a EE. UU. de Álex Saab, supuesto testaferro de Maduro

Una pintada en favor de Álex Saab y en contra de su detención en Cabo Verde se muestra en Caracas, el 23 de febrero de 2021.
Una pintada en favor de Álex Saab y en contra de su detención en Cabo Verde se muestra en Caracas, el 23 de febrero de 2021. © YURI CORTEZ / AFP

El empresario colombiano está detenido en Cabo Verde desde junio de 2020 y es acusado por Estados Unidos de supuesto lavado de dinero. Si su extradición se efectúa podría ser una pieza clave para revelar secretos de supuestos desvíos de capital en el entorno de la dirigencia venezolana. 

Anuncios

El Tribunal Supremo de Justicia de Cabo Verde autorizó este 17 de marzo la extradición del controvertido empresario colombiano Álex Saab a Estados Unidos. El país africano retuvo al individuo en junio de 2020 en una operación conjunta de Interpol y Estados Unidos, que lo busca por ser el presunto testaferro de Nicolás Maduro y lo acusa de lavado de dinero.

El Tribunal Supremo de este país rechazó la petición de los abogados defensores de apelación por lo que consideran una detención “injusta”, dejando al empresario a las puertas de una extradición a suelo estadounidense. A pesar del golpe judicial, la defensa anunció que apelarán el fallo en una instancia superior.

"Los jueces del Tribunal Supremo acuerdan desestimar el recurso y confirmar, a todos los efectos legales, la decisión impugnada". Esto es, el fallo favorable a la extradición que dictó el año pasado el Tribunal de Apelaciones de Barlovento, ubicado en la isla septentrional de San Vicente, según reza la sentencia comprobada por la agencia de noticias EFE.

La última esperanza que tiene el equipo de abogados de Saab es llevar el caso al Tribunal Constitucional del país, la máxima instancia judicial en Cabo Verde. "Esperamos que la Corte Constitucional revoque la decisión de la Corte Suprema", dijo Geraldo Almeida, uno de los abogados que representa a Alex Saab a la agencia de noticias The Associated Press por teléfono.

La defensa de Saab argumenta que su cliente es inmune al enjuiciamiento como resultado de los cargos diplomáticos que ostenta por parte de Venezuela desde el año 2017. Su principal argumento es que la extradición tiene “un motivo político” y que en Estados Unidos “no hay una garantía” que evite que Saab cumpla una condena de cadena perpetua.

Si un sospechoso se enfrenta a la cadena perpetua o la pena de muerte, la ley de Cabo Verde prohíbe explícitamente la extradición, ya que este país no reconoce esas formas de castigo.

Además, sostienen a su favor que, a principios de este mes, un tribunal perteneciente a la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) pidió a Cabo Verde que no extraditara a Saab y que lo indemnizara. Aunque Cabo Verde, como Estado, pertenece a esta organización, las autoridades locales sostienen que, en materia judicial, este organismo regional no tiene ninguna competencia de obligatorio cumplimiento. La defensa de Saab sostiene que es el Tribunal Constitucional el encargado de resolver el “embrollo” judicial.

Álex Saab, una prioridad para Estados Unidos

Saab fue detenido en Cabo Verde en junio de 2020 mientras realizaba una escala en un vuelo que iba camino de Irán a comprar hidrocarburos a cambio de oro venezolano. El nombre de Saab saltó a los medios cuando la exfiscal venezolana Luisa Ortega le acusó en 2017 de ser un "testaferro" de Maduro.

 

 

Estados Unidos está convencido de que su detención sería clave para desenmarañar los supuestos secretos sobre como Nicolás Maduro, su familia y sus principales asesores desviaron millones de dólares en contratos gubernamentales. Saab está relacionado con varias empresas y es acusado de imponer sobreprecios en los Comités Locales de Abastecimiento y Producción.

Un funcionario del Gobierno estadounidense indicó en julio de 2019 que, con estos comités, cuyas ayudas se entregan a los más desfavorecidos, el empresario colombiano y tres hijastros de Maduro se habrían lucrado con "cientos de millones de dólares".

Además, Washington le acusa, junto con su socio Álvaro Enrique Pulido, de blanquear 350 millones de dólares defraudados a través del sistema cambiario venezolano.

La Administración de Donald Trump consideró como “prioritario” el enjuiciamiento a Saab e incluso mandó un buque de guerra al archipiélago africano para vigilar el proceso. El Ejecutivo de Maduro, sin embargo, defiende que la detención es “completamente ilegal”.

Este episodio se da en un momento en el que inicia la legislatura del demócrata Joe Biden, coyuntura en la que Venezuela ha asegurado quiere acercarse al nuevo mandatario. De producirse la extradición, los intentos de acercamiento podrían verse disipados.

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24