Brasil llega a 300.000 muertos por Covid-19; Bolsonaro anuncia un comité para atender la crisis

Manifestantes sostienen cruces mientras participan en una protesta contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y su manejo del brote de coronavirus, en Brasilia, Brasil, el 19 de marzo de 2021.
Manifestantes sostienen cruces mientras participan en una protesta contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y su manejo del brote de coronavirus, en Brasilia, Brasil, el 19 de marzo de 2021. © Ueslei Marcelino / Reuters

Brasil, la nación más golpeada por la pandemia en América Latina, anunció a través del Ejecutivo el establecimiento de un comité interinstitucional para atender la crisis por la pandemia de Covid-19, que ha dejado más de 300.000 muertos en el país. En su primer día de gestión, el nuevo ministro de Salud anunció su compromiso para aplicar un millón de dosis de vacunas al día y así intentar bajar los elevados números de contagios y decesos. 

Anuncios

De acuerdo con el Ministerio de Salud brasileño, el gigante latinoamericano registró el 24 de marzo un total de 2.009 muertes. De esta manera alcanza un acumulado de 300.685 decesos desde el 17 de marzo de 2020, fecha en la que se produjo el primer fallecimiento asociado a la enfermedad. 

Los nuevos datos dejan a Brasil como la segunda nación más afectada en el mundo, y la primera en América Latina. En todo el continente solo la supera Estados Unidos. 

De acuerdo con los datos de las autoridades sanitarias, la región del sudeste de Brasil -que incluye a los estados de São Paulo, Río de Janeiro, Espírito Santo y Minas Gerais- es la más afectada al registrar un total de 133.882 muertes acumuladas por coronavirus. A ella le sigue la región nordeste (65.3639), el sur (con 43.123) y la región norte, entre las que se encuentra el estado Amazonas y su capital Manaos, que registra 31.286 decesos

Ante toda esta situación, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, se ha mostrado a favor de un cambio en su política sanitaria con la finalidad de controlar el brote de coronavirus en el país. Eso representa un cambio de tono pues durante toda la pandemia, Bolsonaro ha sido un confeso negacionista del Covid-19 a pesar de haber sufrido la enfermedad.

Poco más de 24 horas después de que Brasil superara por primera vez los 3.000 muertos por el brote en un solo día, el jefe de Estado destacó la importancia de “preservar la vida y atender tempranamente la enfermedad”. Sus palabras fueron recibidas como parte de un cambio que incluye el establecimiento de un comité interinstitucional orientado a gestionar de mejor manera la pandemia. 

"La vida en primer lugar. Resolvimos, entre otras cosas, que se creará una coordinación conjunta con los gobernadores, con el presidente del Senado federal (...) Por nuestra parte, la comisión se reunirá semanalmente para decidir o reorientar el rumbo de la lucha contra el Coronavirus”, dijo el jefe de Estado tras una reunión en el Palacio de Planalto.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, camina luego de participar en una reunión con representantes del Congreso, la Corte Suprema y Gobernadores en Brasilia el 24 de marzo de 2021.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, camina luego de participar en una reunión con representantes del Congreso, la Corte Suprema y Gobernadores en Brasilia el 24 de marzo de 2021. © /Ueslei Marcelino / Reuters

Por su parte, el recién juramentado ministro de Salud, Marcelo Queiroga, anunció un cambio en el plan de vacunación del país, cuestionado por la lentitud. De acuerdo con el titular de Salud, el cuarto en un año, se comprometió a la aplicación de al menos un millón de dosis diarias con la finalidad de dinamizar el cronograma. 

Al 24 de marzo, las autoridades sanitarias de Brasil han aplicado un total de 15.743.604 dosis de una población objetivo (considerada por grupos prioritarios) de 77.279.644 personas.

La crisis sanitaria y el retraso en el proceso de inmunización en Brasil llevó al Senado de la nación a aprobar una moción que permite la solicitud de ayuda internacional para avanzar en el proceso de vacunación. 

Esta petición será elevada a organismos como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). También, de acuerdo con el comunicado del Senado, la solicitud será enviada al G20, los parlamentos de Estados Unidos, Reino Unido y China, además de laboratorios productores de vacunas. 

Palabras de Bolsonaro generan indignación en la población 

En Brasil, los contagios por Covid-19 se han disparado en las últimas semanas, especialmente en la ciudad amazónica de Manaos, donde fue detectada la una nueva variante del virus a principios de año. 

En sus más recientes declaraciones, Jair Bolsonaro apunto que la nueva variante era la responsable del aumento en los contagios y muertes en el país. "Estamos en el momento de una nueva variante del coronavirus que, lamentablemente, se ha cobrado la vida de muchos brasileños", dijo el mandatario durante un discurso emitido en la noche del 23 de marzo. 

Las declaraciones de Bolsonaro generaron indignación en la población que reflejó su malestar a través de un cacerolazo en ciudades como Río de Janeiro y Brasilia.

Tras superar la barrera de los 300.000 muertos por Covid-19, decenas de personas en Río de Janeiro rindieron un homenaje a las víctimas. 

Ciudadanos portan mensajes junto a los colchones con rosas que simbolizan las 300.000 víctimas por Covid-19 en Brasil. La manifestación fue llevada a cabo por la ONG 'Río de Paz' en Río de Janeiro , Brasil el 24 de marzo 2021.
Ciudadanos portan mensajes junto a los colchones con rosas que simbolizan las 300.000 víctimas por Covid-19 en Brasil. La manifestación fue llevada a cabo por la ONG 'Río de Paz' en Río de Janeiro , Brasil el 24 de marzo 2021. © Pilar Olivares / Reuters

Con EFE, Reuters y AFP 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24