La distribución de las vacunas centra el debate en la Cumbre Iberoamericana

Vista general durante la sesión plenaria de jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica celebrada dentro del programa de la XXVII Cumbre Iberoamericana, este miércoles en Soldeu, Andorra.
Vista general durante la sesión plenaria de jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica celebrada dentro del programa de la XXVII Cumbre Iberoamericana, este miércoles en Soldeu, Andorra. © EFE/Ballesteros

La XXVII Cumbre Iberoamericana celebrada este miércoles en el Principado de Andorra de manera semipresencial, estuvo marcada por el debate en torno a la desigualdad en la distribución de vacunas contra el Covid-19. La crisis migratoria que tiene lugar en la frontera colombo-venezolana fue otro de los grandes temas de discusión.

Anuncios

La XXVII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno celebrada este miércoles en Andorra de manera semipresencial conmemoraba el 200 aniversario de la independencia de los países centroamericanos, hecho que les permitió ser "actores de su propia historia y constructores de sus propios destinos".

Sin embargo, fue el tratamiento de la pandemia y la distribución de las vacunas lo que centró la discusión de la cumbre. 16 de los 22 mandatarios que acudieron a la cita tomaron la palabra para hablar sobre este tema – hay que recordar que Venezuela, Nicaragua, El Salvador, Brasil, México y Paraguay estuvieron representados por funcionarios de menor rango.

Una de las intervenciones más vehementes fue la del presidente boliviano, Luis Arce, quien pidió a la Organización Mundial del Comercio y a la Organización Mundial de Propiedad Intelectual liberar las patentes de medicamentos y vacunas contra el coronavirus para un acceso equitativo de todos los países.

"Las poderosas transnacionales farmacéuticas que tienen patentes sobre diagnósticos, medicamentos y vacunas deben liberarlas y hacerlas de dominio público o emitir autorizaciones voluntarias con costo para lograr un acceso real de parte de todas las naciones, sin excepción", sostuvo Arce.

Declaración conjunta en favor de un reparto más equitativo de las vacunas

En la declaración conjunta consensuada durante la cumbre, los participantes pidieron evitar "el acaparamiento" de las dosis por parte "de los países que tienen mayor poder o influencia económica, para que no prevalezcan, de este modo, los intereses financieros sobre la salud pública".

"Los efectos devastadores de la pandemia requieren una respuesta global, coordinada, solidaria y mancomunada, que enfrente el gran reto de la reconstrucción inclusiva y resiliente de nuestras economías, y afiance el desarrollo sostenible y principalmente la lucha contra la pobreza y la desigualdad", aseveraron.

Junto a estas declaraciones, España se comprometió a donar entre un 5% y un 10% de las dosis que reciba este año, lo que supondrá en torno a 7,5 millones de vacunas, según palabras del presidente Pedro Sánchez. Dichas vacunas serán donadas a partir del momento en que el 50% de la población esté vacunada en colaboración con el organismo Covax y la Organización Panamericana de la Salud.

Además, Pedro Sánchez se ofreció a liderar la discusión sobre la flexibilización de patentes ante la Organización Mundial del Comercio para "analizar opciones que permitan avanzar en una lucha efectiva contra la Covid-19".

Crisis migratoria en Venezuela

Otro de los puntos clave de la cumbre fue el tratamiento de la crisis migratoria que se vive actualmente en la frontera entre Venezuela y Colombia, momento en que el presidente colombiano Iván Duque y la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez elevaron el tono de su discusión.

Varias naciones criticaron duramente al Gobierno de Maduro – algunas incluso abogaron por que fuera Juan Guaidó el representante de Venezuela – y criticaron que fuera la vicepresidenta y finalmente no Maduro quien estuviera presente en la cumbre.

Llegado el turno de Iván Duque, el mandatario instó a abordar “la mayor crisis migratoria que haya vivido la región”. "Son millones de hermanos venezolanos que han salido producto de la destrucción social y de la ignominia de la dictadura y que están en muchos de nuestros países desplegados", afirmó.

El Jefe de Gobierno de Andorra, Xavier Espot (i), y el presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, durante la rueda de prensa que ofrecen tras la clausura de la XXVII Cumbre Iberoamericana, este miércoles en Soldeu, Andorra.
El Jefe de Gobierno de Andorra, Xavier Espot (i), y el presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, durante la rueda de prensa que ofrecen tras la clausura de la XXVII Cumbre Iberoamericana, este miércoles en Soldeu, Andorra. © EFE/Alberto Estévez

Ante estas afirmaciones, Delcy Rodríguez le espetó que su figura simboliza "el fracaso para erradicar el cultivo de la droga" y que "si la humanidad se viera en él como espejo, los resultados serían apocalípticos".

Lenín Moreno, presidente saliente de Ecuador atacó igualmente a Venezuela y afirmó que "no cumple ni la ética moral ni el buen gobierno ni mucho menos respeta los derechos humanos de ese pueblo que dice representar". Por su parte, el líder cubano, Miguel Díaz-Canel, salió en defensa de Venezuela en su primera cumbre Iberoamericana.

"Es injusto acusar a Venezuela de la situación económica y de escasez", cuando, según afirmó, "se permiten" acciones a Estados Unidos" y sus aliados para provocar sufrimiento en la población". "Sería útil y sincero reconocer que el diseño estadounidense de intervención en Venezuela fracasó rotundamente y colocó a otros países que lo apoyaron en una situación política y jurídica insostenible", añadió.

Los combates en el Estado venezolano de Apure - fronterizo con el departamento colombiano de Arauca –entre el Ejército venezolano y supuestas disidencias de la antigua guerrilla colombiana de las FARC, ha dejado ya en torno a 5.000 desplazados hacia Colombia en las últimas semanas.

Con EFE.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24