La monarquía afroboliviana busca trascender a pesar del tiempo

Julio Pinedo, el último rey de América, cumplió 29 años como el monarca que encarna la historia del pueblo afro en Bolivia. Vive con su esposa, Angélica Larrea, en una sencilla vivienda en la zona de Yungas de La Paz.
Julio Pinedo, el último rey de América, cumplió 29 años como el monarca que encarna la historia del pueblo afro en Bolivia. Vive con su esposa, Angélica Larrea, en una sencilla vivienda en la zona de Yungas de La Paz. © Javier Aliaga / France 24

En la zona subtropical de los Yungas de Bolivia, la monarquía afroboliviana del rey Julio Pinedo busca pervivir para las nuevas generaciones y revalorizar la tradición de su linaje real que se remonta a 1820, cuando un príncipe de una tribu africana fue traído a estas tierras como esclavo desde Senegal para trabajar en las haciendas de los españoles durante la colonia.

Anuncios

Según la historia, el príncipe Uchicho, de origen kikongo, fue reconocido como tal por otros esclavos que se ofrecieron a trabajar por él ante los hacendados españoles. En 1832 fue coronado formalmente por los afrodescendientes bolivianos, lo que dio inicio a una dinastía que incluyó a los reyes Bonifaz, José, Bonifacio y Julio Pinedo, hoy de 81 años.

Como era costumbre en esa época, el apellido Pinedo de los esclavos fue adoptado del nombre del hacendado, en este caso el Marqués de Pinedo, de la localidad de Mururata, en Yungas, a 110 kilómetros al noreste de La Paz.

En la Pascua reciente, Julio Pinedo cumplió 29 años como el monarca que simboliza la historia y la cultura del pueblo afrodescendiente, si bien en la práctica su vida como agricultor y dueño de una pequeña tienda de abarrotes es sencilla al no tener privilegio alguno. 

Julio Pinedo y su esposa, Angélica Larrea, de 79 años, han instalado una oficina donde exhiben la documentación con sus reconocimientos nacionales e internacionales, datos históricos, fotografías de su coronación en 1992, y su escudo real con el lema Ductus sum Marioribus, que significa “mis ancestros me guían”.

El rey de los afrobolivianos Julio Pinedo y su esposa Angélica Larrea en el pueblo de Mururata, en la zona de Yungas de La Paz, Bolivia.
El rey de los afrobolivianos Julio Pinedo y su esposa Angélica Larrea en el pueblo de Mururata, en la zona de Yungas de La Paz, Bolivia. © Javier Aliaga / France 24

Pinedo rememora que sus ancestros fueron traídos por los españoles primero a las minas de Potosí y luego a las haciendas de la zona cocalera de Yungas. También cuenta que hace unos años visitó África con unos documentalistas y, según dijo, pudo comprobar que en efecto sus antiguos orígenes estaban en Senegal y en el Congo.

Su nieto y heredero, Rolando Pinedo, visitó la hacienda que originalmente pertenecía al Marqués Pinedo y el lugar donde está enterrado el Rey Bonifacio. Allí se llevó la ingrata sorpresa de ver destruida la tumba que se había restaurado.

“Estamos ante la tumba del rey Bonifacio Pinedo. Está, como pueden ver, un poco descuidada gracias a los vándalos de aquí del pueblo y del sector. La teníamos bien restaurada, había su cruz, estaba todo bien hecho, pero, a veces, la gente del mismo pueblo no sabe valorar la cultura, las tradiciones”, lamentó Pinedo, un joven de 26 años que pronto se graduará de abogado.

"El pueblo que no sabe su historia (...) es como una persona sin memoria"

Una de las personas comprometidas con la recuperación de la memoria es Alejandro Barra, que impulsa programas educativos para que los jóvenes afrodescendientes no sólo conozcan la historia, sino que ayuden a valorar las tradiciones del pueblo.

“El pueblo que no sabe su historia, ni su cultura, es como una persona sin memoria. Ellos tienen que saber para identificarnos. Muchos dicen que somos todos iguales, pero cada pueblo tiene su historia, su cultura, y su conocimiento”, subrayó Barra. 

Según las últimas estadísticas, actualmente hay alrededor de 35.000 afrodescendientes distribuidos en toda Bolivia, la mayoría en Mururata y en el pueblo aledaño de Tocaña, centro de un reconocido movimiento afro que tiene a la danza de la saya como un emblema cultural.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24