Colombia: Duque instala mesa de diálogo, pero las protestas continúan en la calle

Manifestantes chocan con miembros de las fuerzas de seguridad durante una protesta contra lo que denuncian como brutalidad en recientes movilizaciones contra reformas del Gobierno. En Cali, Colombia, el 3 de mayo de 2021.
Manifestantes chocan con miembros de las fuerzas de seguridad durante una protesta contra lo que denuncian como brutalidad en recientes movilizaciones contra reformas del Gobierno. En Cali, Colombia, el 3 de mayo de 2021. © Reuters/Juan Bautista

Tras siete días de violencia y protestas, el presidente de Colombia, Iván Duque, anunció este 4 de mayo una mesa de diálogo nacional entre sectores políticos y miembros de la sociedad civil, en un intento por concertar una salida a la crisis que sacude las calles de varias ciudades del país. El pronunciamiento del mandatario ocurre justo después del llamado a detener el uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes, por parte de organizaciones internacionales como la ONU, la OEA, Amnistía Internacional y el Gobierno de Estados Unidos.

Anuncios

El escalonamiento de la violencia en Colombia y los reclamos de la comunidad internacional llevaron al presidente Iván Duque a anunciar una mesa de diálogo nacional.

“Instalaremos un espacio para escuchar a la ciudadanía y construir soluciones. No deben mediar diferencias ideológicas, sino un profundo patriotismo. Es vital contar con todas las instituciones, los partidos, el sector privado, los gobernadores, los alcaldes, y los líderes de la sociedad civil”, aseguró Duque tras destacar que el objetivo también es acabar con todas las formas de violencia.

En el marco de las protestas antigubernamentales que comenzaron el pasado 28 de abril, junto a un paro nacional, inicialmente convocados para exigir el retiro de una nueva reforma tributaria, las calles de diversas ciudades han sido protagonistas de escenas de violencia. Muchas por parte de la fuerza pública que, de acuerdo con testigos, organizaciones de derechos humanos y videos difundidos a través de redes sociales, han mostrado a los uniformados propinando disparos y ejerciendo detenciones señaladas por los manifestantes como arbitrarias.

Hasta el lunes, la Defensoría del Pueblo informó sobre al menos 16 personas muertas y 254 civiles y 457 policías heridos. Sin embargo, otras fuentes señalan que esas cifras se quedan cortas.

Distintas oenegés en el país han alertado sobre presuntas violaciones a los derechos humanos. Según la organización Temblores, al menos 26 personas han fallecido en el marco de las movilizaciones a manos de la fuerza pública.

En Cali, en el suroccidente del país, una de las ciudades que ha llevado la peor parte de las jornadas violentas, la ONU denunció disparos por parte de la Policía contra su misión de derechos humanos en esta ciudad, mientras investigaba sobre las movilizaciones.

Sin embargo, durante esta semana las protestas también han estado empañadas por escenas violentas por parte de civiles en algunas localidades, donde han saqueado supermercados, quemado autobuses y destruido negocios y tiendas privadas, en momentos de crisis económica por las restricciones impuestas para tratar de controlar la pandemia del Covid-19.

No obstante, la decisión del mandatario de militarizar algunas ciudades añadió mayor tensión y ha sido fuertemente criticada dentro y fuera del país.

El rechazo a la reforma tributaria fue solo la punta del Iceberg

El jefe de Estado anunció desde el pasado 2 de mayo que retira la reforma tributaria, medida que oficializó este martes, y que fue el detonante de las protestas. Pero, ¿por qué continúan las manifestaciones? Por una parte, el descontento ciudadano sigue, ya que simultáneamente el mandatario insistió en formular una nueva reforma fiscal.

Estudiantes se suman a una nueva jornada de protestas en Bogotá, Colombia, el 4 de mayo de 2021. La tensión reina en las calles por las manifestaciones con diversos reclamos, que han dejado al menos 16 muertos, según la Defensoría del Pueblo, y 26 fallecidos, según la ONG Temblores.
Estudiantes se suman a una nueva jornada de protestas en Bogotá, Colombia, el 4 de mayo de 2021. La tensión reina en las calles por las manifestaciones con diversos reclamos, que han dejado al menos 16 muertos, según la Defensoría del Pueblo, y 26 fallecidos, según la ONG Temblores. © EFE/ Carlos Ortega

Duque asegura que excluirá de la iniciativa de ley el mayor pago de impuestos a las clases media y baja, que causó un fuerte rechazo. Sin embargo, muchos desconfían del resultado de otra norma en esta materia.

“Se retiró, pero con el fin de reestructurarlo y la reestructuración puede ser mucho más peligrosa que la que ya está”, aseguró la líder indígena Aida Quilcué.

Paralelamente, los descontentos hacia el Gobierno colombiano son múltiples y los diversos grupos de la sociedad tienen sus propios reclamos.

Las comunidades aborígenes y ciudadanos en general, como jóvenes universitarios, se manifiestan contra un proyecto sobre reforma de la salud, exigen el cumplimiento de lo pactado en el acuerdo de paz de 2016, rechazan las políticas de militarización y mantienen su postura contra el fracking y las fumigaciones con glifosato, que el Gobierno busca reanudar.

Asimismo, con las escenas de agresión de los últimos días se revivieron las peticiones para una reforma policial. Piden el desmantelamiento del ESMAD, el Escuadrón Móvil Antidisturbios, acusado de reprimir a quienes protestan.

Además, cientos de camioneros han bloqueado vías, que desde Bogotá conducen a otras partes del país, para exigir la reducción en el costo de peajes en las carreteras a nivel nacional y la disminución en el costo del combustible.

Por su parte, los taxistas, en ciudades como Medellín, se sumaron a las manifestaciones para rechazar un proyecto de ley que contempla la legalización de los vehículos particulares para prestar servicio de transporte público a través de plataformas digitales, lo que según este gremio les acarrearía una competencia desleal y grandes pérdidas económicas.

A medida que la violencia aumenta en las calles, crecen los reclamos. El Comité Nacional de Paro, que organizó la huelga del pasado 28 de abril, convocó a nuevas manifestaciones para este miércoles.

Anonymous ataca la página web del Senado y filtra datos de miembros del Ejército

Varias instituciones del Estado colombiano reportaron ciberataques a páginas web y correos electrónicos personales que fueron reportados por el colectivo Anonymous, que se mostró en favor de apoyar las reivindicaciones del paro. 

Durante varias horas en la tarde, la página web del Senado de Colombia fue tumbada por hackers y este colectivo hizo público un listado con los correos y contraseñas de hasta 83 miembros del Congreso y 168 de integrantes de las Fuerzas Armadas del país. 

A esto se suma una serie de hackeos al perfil de Wikipedia del ministro de Defensa, Diego Molano, al que también exigieron su dimisión. Anonymous reivindicó su carácter pacífico de lucha y su apoyo a las protestas que vive el país desde hace casi una semana. 

Con EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24