Nicaragua: fin de semana de detenciones contra líderes opositores

Fotograma de un video de denuncia hecho por la hoy detenida Tamara Dávila Rivas, el 11 de junio de 2021, dos días antes de su arresto por la Policía de Nicaragua.
Fotograma de un video de denuncia hecho por la hoy detenida Tamara Dávila Rivas, el 11 de junio de 2021, dos días antes de su arresto por la Policía de Nicaragua. © Twitter de Tamara Dávila Rivas

Desde la noche del sábado, seis personas críticas del Gobierno del presidente Daniel Ortega han sido detenidas por la Policía nicaragüense, siendo ya al menos 12 los políticos arrestados, con cuatro aspirantes a la Presidencia. El mandatario está llevando a cabo detenciones selectivas como táctica para su reelección en los comicios del próximo noviembre.

Anuncios

Continúa la oleada de arrestos arbitrarios de opositores en Nicaragua. Cuando apenas faltan cinco meses para las elecciones presidenciales en el país, que se celebrarán el próximo 7 de noviembre, aumenta la persecución contra líderes de la oposición y contrarios al Gobierno del mandatario Daniel Ortega.

En apenas diez días, las autoridades nicaragüenses han detenido a más de diez opositores, cuatro de ellos aspirantes a la Presidencia, ahora inhabilitados para el cargo. La jornada de arrestos de este fin de semana inició la noche del sábado y finalizó con la detención en la noche del domingo del exvicecanciller Víctor Hugo Tinoco.

Tinoco, que ocupó el cargo de vicecanciller durante el primer gobierno sandinista (1979-1990), ha sido detenido por "incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos" y "pedir intervenciones militares" contra el Gobierno de su antiguo camarada sandinista, Daniel Ortega, según informó el domingo la Policía.

También por "organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones", acusaciones que van en la línea de los cargos impuestos contra los anteriores detenidos, amparados en la nueva ley 1055.

Una de las hijas de Tinoco explicó a los periodistas que su padre fue detenido en un centro de compras en Managua por "personas que no eran de la Policía Nacional" en torno a las 21:00 hora local. "No sabemos a dónde lo han llevado" afirmó antes de pedir ayuda internacional porque "Nicaragua vive una dictadura".

La nueva Ley 1055 del Gobierno ampara los arrestos 

La primera detenida del fin de semana fue Daysi Tamara Dávila por parte de la Policía, cuando esta se encontraba en presencia de su hija pequeña. Dávila es miembro activo del consejo político de la Unidad Nacional Azul y Blanco, formado durante la represión ejercida contra las manifestaciones masivas de 2018.

La nicaragüense también ha participado activamente en Unamos, el movimiento conformado por antiguos sandinistas que rechazan las políticas autoritarias de Ortega.

"Está siendo investigada por realizar actos que menoscaban la independencia, soberanía y autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos y pedir intervenciones militares", argumentaron los uniformados sobre su arresto, amparados bajo una nueva Ley 1055 que califica de traición cualquier apoyo a las sanciones contra los funcionarios del Gobierno.

Según el comunicado policial, Dávila está también siendo señalada por "demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la nación", en referencia a las últimas sanciones impuestas por Estados Unidos sobre altos funcionarios de la Administración Ortega.

El clima en la nación centroamericana se asemeja a una caza de brujas, encabezada por el jefe del Ejecutivo contra, no solo opositores, sino cualquier crítico a su Gobierno. "Esto no es una transición a la dictadura, es una dictadura en todos los sentidos", subrayó el exgeneral y disidente sandinista Hugo Torres.

Tres críticas del Gobierno y líderes políticas detenidas

El domingo, el organismo Unidad Nacional Azul y Blanco se declaró en "emergencia permanente ante la arremetida contra nuestros liderazgos y el de otras organizaciones en Nicaragua", según reza la declaración del organismo.

Junto a Dávila, la represión llevó también a la detención de otra prominente disidente sandinista, Dora María Téllez, y al arresto de la líder opositora Ana Margarita Vijil. A primera hora de la mañana, según informan los medios locales, varias patrullas policiales rodearon la propiedad donde se encontraban, introdujeron un dron y posteriormente allanaron sus viviendas, capturando a ambas opositoras.

Vijil denunció en Twitter, poco antes de su detención, la presencia policial en las inmediaciones de su hogar: "Posiblemente sea un inminente allanamiento, este vídeo saldría en el caso que me detengan ilegalmente. Seguimos en la lucha, esto es parte del proceso para salir de Daniel Ortega".

Posteriormente, el partido Unión Democrática Renovadora (Unamos), antes llamado Movimiento Renovador Sandinista (MRS), denunció asimismo la detención de Suyen Barahonda, su presidenta.

Las tres opositoras fueron detenidas durante la mañana del domingo 13 de junio. Sobre Barahonda, la Policía argumentó que çtrató de socavar la independencia y soberanía de la nación, así como "incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, solicitar intervenciones militares y organizarse con financiación extranjera". Un argumento repetido y amparado por las normativas del Gobierno.

Condena y preocupación por parte de la CIDH

El presidente Daniel Ortega busca una reelección el próximo noviembre, luego de casi 15 años de mandatos y para ello está llevando a cabo la persecución de cualquier voz disidente. "El 'orteguismo' pisotea cada día los derechos humanos constitucionales de todos los nicaragüenses. Todos estamos bajo la amenaza permanente del 'régimen', con nuestros derechos confiscados y bajo asedio permanente", señala Unamos.

Ante estos hechos, gran parte de la comunidad internacional ha lanzado sus condenas y sanciones a los miembros del Estado nicaragüense. Este domingo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos mostró su preocupación a través de Twitter: "En el marco de la intensificación represiva, la CIDH urge al Estado de Nicaragua a liberar inmediatamente a las personas detenidas y cesar los ataques a las libertades públicas y, particularmente, al ejercicio de los derechos políticos en el país".

Con EFE, Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24