El Comité Nacional del Paro suspendió temporalmente el llamado a la protesta en Colombia

Miles de personas asistieron a la inauguración de un monumento en el lugar denominado popularmente como Puerto Resistencia, epicentro de las protestas contra la violencia policial y las políticas del Gobierno de Iván Duque, en Cali (Colombia), el 13 de junio de 2021.
Miles de personas asistieron a la inauguración de un monumento en el lugar denominado popularmente como Puerto Resistencia, epicentro de las protestas contra la violencia policial y las políticas del Gobierno de Iván Duque, en Cali (Colombia), el 13 de junio de 2021. © Ernesto Guzmán Jr / EFE

Tras siete semanas de manifestaciones, el principal convocante a las marchas en Colombia llamó a suspender las protestas. Aclaró que estas no finalizan y fechó el 20 de julio para hacer una nueva marcha hacia el Congreso. Sin embargo, varios de los manifestantes han dicho que el Comité no los representa.

Anuncios

El Comité Nacional del Paro, que agrupa distintos sindicatos de trabajadores y estudiantiles, y que se ha convertido en el principal convocante a la movilización pacífica contra el Gobierno colombiano, anunció la suspensión temporal de las manifestaciones en el país. 

"Hemos decidido hacer una interrupción temporal de las movilizaciones recurrentes que veníamos haciendo los miércoles", dijo en una rueda de prensa el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Francisco Maltés, quien dijo que la movilización continuará "porque las causas que la han generado se mantienen vigentes".

Sin embargo, no todos los sectores que han salido a las calles se sienten representados por el Comité del Paro y dicen que continuarán marchando, como lo aseguraron varios integrantes de la llamada 'Primera Línea' de Bogotá a medios locales como RCN Radio. La 'Primera Línea' es como se autodenominan los grupos que defienden de manera pacífica a los manifestantes. 

Las movilizaciones, que se han extendido por casi 50 días desde el pasado 28 de abril, iniciaron como un llamado al Gobierno con distintas demandas, entre las cuales se incluyen una renta básica para la población más pobre y la gratuidad de la educación superior para las clases sociales con menos recursos. 

Maltés también convocó una nueva jornada de marchas para el próximo 20 de julio, día en que inicia el nuevo periodo de sesiones legislativas. Precisamente, el presidente de la CUT explicó que ese día partirán hacia el Congreso. 

Los manifestantes participan en una nueva protesta contra el gobierno del presidente colombiano Iván Duque, en Cali, Colombia, el 19 de mayo de 2021.
Los manifestantes participan en una nueva protesta contra el gobierno del presidente colombiano Iván Duque, en Cali, Colombia, el 19 de mayo de 2021. Luis ROBAYO AFP

El Comité del Paro indicó asimismo que pretende convertir las demandas ciudadanas -que denuncia no han sido escuchadas por el Gobierno- en proyectos de ley que serán presentados en el Congreso. "Esperamos, por supuesto, que el Congreso no le falle a los colombianos, así como le ha fallado el presidente", dijo Maltés. 

El 20 de julio se cumple también un año de la entrega del llamado 'Pliego Nacional de Emergencia', un documento que reúne las principales demandas de cambio y que, el Comité denuncia, el Gobierno ha ignorado hasta el momento. Sin embargo, las recientes marchas sí tumbaron la reforma tributaria (chispa que enardeció las manifestaciones) y la de la salud.

Las protestas en Colombia, marcadas por la violencia policial, dejan un balance de 70 muertos

El cierre momentáneo del ciclo de protestas en el país tiene lugar en uno de los peores momentos epidemiológicos por la pandemia del Covid-19, con un pico sostenido de más de 500 muertes diarias por varias jornadas consecutivas, un momento que también coincide con la reapertura comercial del país. 

Por la situación epidemiológica, el Gobierno y el Comité del paro se acusan mutuamente. El primero culpa al Comité de haber aumentado los contagios con constantes manifestaciones multitudinarias, mientras el Comité asegura que la actual situación se debe a su tardanza en iniciar el plan de vacunación contra el virus. 

Pero los contagios no son las únicas cifras tras este paro nacional. Este jueves se completan siete semanas de intensa violencia y de constantes acusaciones al Gobierno colombiano por la violenta represión en las manifestaciones. Organizaciones de derechos humanos como Indepaz documentan 70  muertos en las protestas, la gran mayoría a manos de uniformados.

Además de los muertos, las ONG han documentado cientos de desapariciones, decenas de violaciones sexuales y agresiones a mujeres e incluso el uso de la tortura en lugares públicos que van desde una estación de buses en la capital, Bogotá, hasta supermercados, que habrían sido usados por agentes de la policía y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) para torturar manifestantes. 

Aunque venida a menos en las últimas semanas con cada vez menos personas en las calles, desde el 28 de abril el país ha vivido una histórica muestra de descontento contra el Gobierno, al que un creciente sector de la sociedad culpabiliza por la pobreza estructural de (42,5% de la población en 2020) y de la falta de oportunidades educativas y laborales, una situación que se ha agudizado con la pandemia. 

Con EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24