Perfil

Jovenel Moïse, el hombre que gobernó un Haití empobrecido y convulso

El presidente de Haití, Jovenel Moise, asesinado este miércoles en su vivienda.
El presidente de Haití, Jovenel Moise, asesinado este miércoles en su vivienda. © AP - Dieu Nalio Chery

Durante la madrugada del miércoles 7 de julio se conoció el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse, de 53 años, a manos de hombres armados que asaltaron su domicilio en Puerto Príncipe. El magnicidio conmociona al mundo mientras internamente se afirma que la situación está bajo control. ¿Quién fue Moïse y cómo fueron sus cinco años de mandato en el país más pobre de la región?

Anuncios

Antes de llegar a ser presidente, Jovenel Moïse, fue empresario bananero. De ahí nace su apodo: el 'Hombre banana'. Moïse, de 53 años, era hijo de un comerciante y una costurera. Una familia procedente de una zona rural del departamento Nordeste de Haití, su procedencia humilde fue una de las cartas que empleó en su campaña política. Estudió ciencias políticas en la Universidad Quisqueya con el objetivo de llevar un mayor desarrollo a las zonas rurales que lo vieron crecer.

Moïse se convirtió en 2017 en presidente de la nación más empobrecida del hemisferio occidental, Haití. Lo logró después de triunfar en dos comicios: las elecciones de octubre de 2015 –que fueron impugnadas y anuladas después de los violentos disturbios– y los comicios de 2016. Estos dieron la victoria a la colectividad de Moïse: el Partido Haitiano Tét Kale (PHTK).

La llegada al poder del mandatario fue tan caótica como la situación socioeconómica y política en la que se encontraba la nación caribeña en ese momento. En 2015, fue designado como sucesor del entonces presidente Michel Martelly, quien apostó por el empresario y politólogo como su sustituto en el cargo.

El 'Hombre banana' se convierte en presidente

Fue entonces cuando Moïse, que dirigía su empresa de cultivo y exportación de bananos Agritrans, abandonó el puesto de responsabilidad y lanzó su candidatura por el partido oficialista de centro derecha. En la primera vuelta de las elecciones celebradas en octubre de 2015, el 'Hombre banana' fue el candidato más votado, con 32,76 % de los votos, y pasó a la segunda vuelta para enfrentarse al partido la Liga Alternativa por el Progreso y Emancipación Haitiana (LAPEH).

"Hoy, el PHTK está celebrando su primera victoria, la cual demuestra que la población entiende el mensaje de desarrollo para crear puestos de trabajo y riqueza para que la gente pueda tener dinero en sus bolsillos y comida en sus mesas, un programa educativo y más", fue la promesa del entonces mandatario.

Sin embargo, las protestas sociales y la masiva denuncia de fraude obligaron al aplazamiento electoral, que jugó a favor del empresario. Finalmente, en noviembre de 2016, se celebró la segunda vuelta de los comicios y Moïse se hizo con el 55,6 % de los votos, lo que representaba apenas 600.000 papeletas a su favor, en un país de 11 millones de habitantes.

 

Foto de archivo del 7 de febrero de 2020, el presidente haitiano Jovenel Moise llega a una entrevista en su casa en Petion-Ville, un suburbio de Puerto Príncipe, Haití.
Foto de archivo del 7 de febrero de 2020, el presidente haitiano Jovenel Moise llega a una entrevista en su casa en Petion-Ville, un suburbio de Puerto Príncipe, Haití. © AP - Joseph Odelyn

Moïse se alzó como presidente de una minoría que lo votó, solo el 21% de los haitianos habilitados a votar acudieron a las urnas. "Le hago un llamado a la juventud del país, a todos los haitianos que viven en el exterior, a todos los profesionales del país, para que se comprometan para poner al país de pie, porque Haití está de rodillas", pronunció tras la confirmación de su victoria.

Polémica por el fin del mandato y manifestaciones en contra

Moïse tomó posesión el 7 de febrero de 2017, fecha en la que él considera que inició su mandato y no en 2016, como alega la oposición. Esta situación desató masivas manifestaciones en 2019 para exigirle al presidente su salida del Ejecutivo ante la negativa del líder y sus partidarios, que prometieron su salida democrática en 2022, tras los comicios presidenciales del próximo 26 de septiembre.

"Mi mandato empezó el 7 de febrero del 2017 y termina el 7 de febrero del 2022. Entregaré el poder a su propietario, que es el pueblo de Haití. Los oligarcas corruptos acostumbrados a controlar a los presidentes, a los ministros, al Parlamento y al poder judicial piensan que pueden tomar la Presidencia, pero solo hay un camino: elecciones. Y yo no participaré en esas elecciones", señaló el político al medio español 'El País'.

Sin embargo, el presidente gobernó bajo un clima de crispación y un malestar social generalizado, derivado de las desigualdades extremas, el empobrecimiento crónico, la violencia de las bandas y las sanciones extranjeras. Por lo que las manifestaciones sociales no tardaron en estallar, en especial en la capital, Puerto Príncipe, traduciéndose en un mandato de inestabilidad política y constantes acusaciones de intentos de golpe de Estado.

El mandatario haitiano fue acusado desde el inicio de su mandato de corrupción y lavado de activos, pero él siempre lo rechazó. En su promesa electoral, Moïse apuntó precisamente a la lucha contra la corrupción y las bandas criminales vinculadas al narcotráfico, buscó una reforma a la Constitución de 1978, se respaldó en el apoyo de Estados Unidos, bajo la Administración del entonces presidente Donald Trump, pero la realidad entre la sociedad haitiana era un aumento de la pobreza y la inseguridad.

Incremento de la violencia e inseguridad social

Las críticas contra su Gobierno le hicieron volverse cada vez más autocrático, muchos lo acusaban de dictador y tirano, que negocia con las bandas criminales para gobernar.

Es precisamente la violencia callejera y la inseguridad lo que hizo de Haití uno de los países más peligrosos del mundo, con una fuerza pública incapaz de hacer frente a estos grupos ilegales que lideran las calles y barrios. En los últimos meses, más de 10.000 personas han tenido que abandonar sus hogares debido a los enfrentamientos violentos entre pandillas, según Naciones Unidas.

Las violentas manifestaciones iniciadas en 2019 dejan decenas de muertos.
Las violentas manifestaciones iniciadas en 2019 dejan decenas de muertos. © AP - Dieu Nalio Chery

El pasado 8 de febrero, en medio de las más recientes movilizaciones en su contra, el líder de la oposición, Joseph Mécéne, se autoproclamó presidente del país en un vídeo, sin que ningún país lo reconociera y ante lo que, desde el Gobierno haitiano, consideraron un golpe de Estado por parte de la oposición y la oligarquía haitiana.

Ese mes, el Consejo Superior del Poder Judicial dictó una resolución que, pese a lo que exigía la calle, consideraba que la gestión de Moïse finalizaba en 2022, como afirmaba el mandatario, y que no podría presentarse a los comicios de septiembre.

"El golpe de Estado no es un hecho puntual sino una secuencia de acciones. Hasta ahora los Gobiernos eran títeres de los grupos económicos, pero esto hoy no sucede y nuestras decisiones sientan muy mal a quienes se sienten poderosos e intocables. Un pequeño grupo de oligarcas está detrás del golpe y quiere apoderarse del país", dijo Moïse a 'El País'.

Antes de que finalizara su Gobierno, el líder haitiano impulsó una reforma constitucional para eliminar el cargo de primer ministro por un vicepresidente, unir el Congreso y el Senado en una sola institución y permitir a los haitianos en el exterior ser elegidos como mandatarios. "La nueva Constitución trata de equilibrar los tres poderes que actualmente acaparan el Legislativo", declaró entonces el fallecido presidente.

Haití, el país más pobre de América Latina

En cuanto a la pandemia de Covid-19, solo agravó la precaria economía del país caribeño, que se ha convertido en uno de los pocos países del mundo en no contar con una sola vacuna contra el patógeno. Según Naciones Unidas, el 60 % de la población haitiana sobrevive con menos de dos dólares diarios.

"Mi país vive desde hace varios meses una crisis socioeconómica muy compleja, así como una polarización excesiva y violenta de la clase política, y no podremos hacer frente a este desafío solos. La República de Haití se recuperará, pero con el apoyo duradero, coherente y eficaz de la comunidad internacional", declaró el mandatario a finales del año pasado.

Moïse falleció este miércoles después de que un grupo de hombres armados irrumpiera en su vivienda y lo asesinara a tiros e hiriera a su esposa, que se encuentra hospitalizada en estado crítico, según informó a primera hora de la mañana el primer ministro interino, Claude Joseph. El magnicidio ha conmocionado al país y a la comunidad internacional.

"Las expectativas de los haitianos en este momento están llenas de zozobra, la gente no sabe qué hacer (…) La comunidad lo que tiene que hacer es acudir a la clase intelectual y tratar de fortalecer las instituciones. Si fracasan en Haití van a fracasar en muchos países", señaló a France 24, Louis Jean-Pierre Loriston, doctor en Ciencia Política y Administración Pública.

Con EFE, AFP y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24