La salud del presidente brasileño Jair Bolsonaro evoluciona “satisfactoriamente”

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, fue internado el miércoles 14 de julio en un hospital de São Paulo por una obstrucción intestinal.
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, fue internado el miércoles 14 de julio en un hospital de São Paulo por una obstrucción intestinal. © Joédson Alves/EFE

Después de haber sido internado por una obstrucción intestinal en un hospital de São Paulo el miércoles 14 de julio, el presidente Jair Bolsonaro presenta mejoras en su salud y de seguir así no necesitaría una intervención quirúrgica, anunció su familia.

Anuncios

A través de un comunicado, la oficina del presidente de Brasil anunció que Jair Bolsonaro se encuentra mejor y que sus resultados clínicos son “satisfactorios”.

El texto no da una fecha específica para el alta médica, ni menciona una posible cirugía. Sin embargo, el hijo del mandatario, Flavio Bolsonaro, agradeció por medio de un tweet los mensajes de apoyo recibidos y comunicó que: “Si esto continúa, ¡no necesitará someterse a una cirugía!”. 

El miércoles, el presidente ingresó al hospital de las Fuerzas Armadas en Brasilia con una crisis de hipo y un fuerte dolor abdominal. Allí se le diagnosticó una obstrucción intestinal que podría necesitar cirugía, por lo que fue trasladado de urgencia a un hospital especializado en São Paulo.

Según el primer parte médico del Hospital Vila Nova Star, en el que está internado Bolsonaro, el presidente fue sometido a un tratamiento clínico "conservador", sin ser intervenido quirúrgicamente y seguirá en observación. 

Por su parte, el mandatario publicó un corto mensaje en su cuenta de Twitter en el que canceló la transmisión en directo del jueves y aplazó un viaje que tenía previsto a Manaos por "motivos de internación hospitalaria". 

A las afueras del hospital, un grupo de simpatizantes se reunió este jueves con banderas y mensajes de apoyo al mandatario.

La posibilidad de una cirugía no se descarta

Eduardo Bolsonaro, otro de los hijos del presidente, afirmó que el objetivo es saber si el intestino responde adecuadamente al tratamiento y puede volver a funcionar "normalmente" o si por el contrario es necesario recurrir a una cirugía. 

"Tiene una adherencia en el intestino que hace que los alimentos no consigan pasar por ahí. Eso acabó entupiendo y se formó una acumulación de líquidos y acabó yendo para el estómago", manifestó en un video a través de Telegram. 

El miércoles, el mismo Bolsonaro se pronunció sobre su estado y dijo que eran secuelas del atentado en el que fue acuchillado en 2018. Además, aprovechó para manifestar que se estaba enfrentando a un nuevo desafió que lo conduciría finalmente a "poner a Brasil en el camino de la prosperidad". También agradeció a sus seguidores por “su apoyo y oraciones”. 

El presidente brasileño ya ha sido sometido a cinco operaciones en los últimos tres años. Su nueva complicación médica se da en un momento en el que un comité del Congreso investiga su manejo de la pandemia y según las más recientes encuestas su índice de aprobación ha bajado considerablemente en miras a las elecciones del próximo año.

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24