Trump sufre otro revés sin el respaldo de los líderes republicanos de Michigan

Donald Trump en un acta oficial de la presidencia el viernes
Donald Trump en un acta oficial de la presidencia el viernes © CARLOS BARRIA/Reuters

Después de reunirse con Donald Trump en la Casa Blanca, los líderes legislativos de las mayorías republicanas en ese estado anunciaron que no tienen información sobre un cambio en los votos. Esto ocurre luego de que el recuento de Georgia ratificara la victoria del presidente electo Joe Biden y a tan solo dos semanas de que se cumpla el tiempo límite para resolver las disputas legales. 

Anuncios

Aunque Joe Biden ya completa dos semanas como el presidente electo de Estados Unidos, el mandatario en funciones Donald Trump persiste en sus intentos por invalidar los resultados mediante demandas y recuentos en varios estados. El republicano continúa alegando sin pruebas que hubo un fraude generalizado en los comicios que él perdió. 

Pero ninguna de sus estrategias se ha consolidado. A la serie de derrotas en los tribunales que ha enfrentado Trump, se suma ahora la falta de respaldo de los republicanos en estados donde quedó atrás de Biden, como Michigan. 

En medio de los intentos de la campaña republicana por revocar la certificación de la victoria del demócrata en dicho estado, Trump se reunió el jueves 19 de noviembre en la Casa Blanca con los líderes del Senado y de la Cámara en Michigan, Mike Shirkey y Lee Chatfield

Sin embargo los congresistas no apoyaron al presidente. Shirkey y Chatfield anunciaron en un comunicado que seguirán la ley y el proceso normal con respecto a los electores. “Aún no hemos tenido conocimiento de ninguna información que cambie el resultado de las elecciones en Michigan”, agregaron en su declaración del viernes. 

Sin embargo, el Comité Nacional Republicano y el Partido Republicano de Michigan sí le dieron su espaldarazo a Trump. Este sábado le escribieron a la junta de escrutinios del estado de Michigan pidiéndoles que suspendieran la sesión durante 14 días para permitir una auditoría de las boletas en el condado más grande del estado. La secretaria de Estado de Michigan, Jocelyn Benson, demócrata, dijo que la certificación no se puede revertir y que la auditoría no estaba permitida por la ley estatal.

La junta de Michigan, que incluye a dos demócratas y dos republicanos, se reunirá el lunes para certificar los resultados de las elecciones y tendrá hasta 20 días para hacerlo.

Al respecto, los demócratas indican que no hay un precedente en la historia moderna de Estados Unidos que se asemeje a los intentos de Trump por convencer a las legislaturas controladas por los republicanos que lo declaren ganador en los estados donde ganó Biden. 

“Ninguna legislatura estatal en la historia de nuestro país ha hecho lo que Donald Trump aparentemente intenta para que la legislatura estatal de Michigan ignore los resultados de una elección de voto popular, le arrebate el control a los votantes y nombre a su propia lista de electores para enviar a Washington”, sostuvo Bob Bauer, asesor legal de la campaña Biden.

La gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer, se unió al esfuerzo por ratificar la victoria de Biden en su estado y el jueves dijo que enviará una lista de electores que refleje los votos totales del presidente electo. Además, la gobernante le pidió a los estadounidenses que “sigan la voluntad del pueblo” y que “antepongan el país a su partido”.

Trump insiste en que ganó, a dos semanas de que se resuelvan las disputas

La falta de respaldo de los dos líderes republicanos de Michigan llegó horas después de que Trump tuviera un revés en Georgia, otro de los estados en los que esperaba que se cambiaran los resultados. Pese a las expectativas del republicano, el Secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, anunció que el recuento manual y la auditoría de todos los votos emitidos en el estado sureño ratificaron a Biden como el ganador.

Pero Trump insiste en que él fue el candidato victorioso, tal como lo dijo durante un evento en la Casa Blanca el viernes. Mientras tanto, su equipo continúa en batallas legales para señalar el fraude del que han hablado desde que inició el conteo de votos, el 3 de noviembre. 

La estrategia se concentra particularmente en Michigan y Pensilvania. “Hay demandas muy reales que la campaña está llevando a cabo. Doscientas treinta y cuatro páginas de declaraciones juradas disponibles al público en un solo condado. Es el Condado de Wayne (en Michigan), donde dos individuos en el comité de escrutinio se han negado a certificar los resultados”, señaló Kayleigh McEnany, jefa de prensa de la Casa Blanca.

Joe Biden fue declarado ganador de las elecciones hace más de dos semanas
Joe Biden fue declarado ganador de las elecciones hace más de dos semanas © TOM BRENNER/Reuters

En la práctica, sin embargo, son cada vez más escasas las opciones de triunfo para Trump. Cada estado tiene hasta el 8 de diciembre para resolver todas las disputas y certificar sus resultados, es decir seis días antes del voto del colegio electoral programado para el 14 de diciembre. Pero incluso si los republicanos lograran cambiar los votos en Michigan y Pensilvania, sería necesario anular los comicios en otro estado para ir por delante de Biden en el Colegio Electoral.

Este panorama no parece fácil de alcanzar por la diferencia de votos entre Trump y Biden. Además, el presidente electo acelera la transición con la conformación de su gabinete y ya cuenta con el reconocimiento de varios países del mundo. Hasta Twitter se está alistando para entregarle a Biden la cuenta oficial de la Presidencia de Estados Unidos, @POTUS, desde el 20 de enero de 2021. “Como hicimos para la transición presidencial en 2017, este proceso se está haciendo en estrecha consulta con la agencia de Archivos Nacionales y Administración de Documentos”, confirmó el sábado la compañía a Reuters.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24