12 mujeres que abrieron caminos y dejaron huella en 2020

Las mujeres que dejaron huella en 2020.
Las mujeres que dejaron huella en 2020. © France 24

Desde la política hasta la ciencia, pasando por la cultura y los deportes, muchas mujeres rompieron techos de cristal o se convirtieron en símbolos de diferentes causas durante 2020. France 24 presenta a 12 mujeres que superaron barreras o tomaron una posición transformadora para sus comunidades.

Anuncios

El 2020 estuvo marcado por la pandemia del coronavirus y por muchas mujeres que se destacaron durante la crisis sanitaria mundial. Un análisis comparativo entre 194 países, realizado por el Foro Económico Mundial y el Centro de Investigación de Políticas Económicas, encontró que "las respuestas a la crisis causada por el Covid-19 fueron sistemáticamente mejores en países liderados por mujeres".

Si bien en este año ensombrecido por el virus los índices de violencia intrafamiliar aumentaron astronómicamente, también las mujeres lograron avances en muchos sectores. Ellas emergieron como figuras destacadas en los movimientos de protesta que estallaron desde Bielorrusia hasta Hong Kong, aportaron en la primera línea a la lucha contra el Covid-19 y llegaron a cargos de representación que, hasta ahora, no habían alcanzado.

Kamala Harris: la primera mujer vicepresidenta de Estados Unidos

La vicepresidenta electa de Estados Unidos, Kamala Harris, en una conferencia de prensa en Wilmington, Delaware, el 1 de diciembre de 2020.
La vicepresidenta electa de Estados Unidos, Kamala Harris, en una conferencia de prensa en Wilmington, Delaware, el 1 de diciembre de 2020. REUTERS - LEAH MILLIS

La compañera de fórmula del demócrata Joe Biden, Kamala Harris, hizo historia en noviembre cuando se convirtió en la primera mujer vicepresidenta electa de Estados Unidos después de ganar la carrera por la Casa Blanca. Harris, hija de madre india y padre jamaiquino, es también la primera mujer negra y la primera asiática-americana en ser elegida para el cargo. Esto la convertirá, una vez tome posesión del cargo, en la mujer de mayor rango en la historia del gobierno de Estados Unidos.

“Si bien puedo ser la primera mujer en esta oficina, no seré la última”, proclamó Harris en su discurso de victoria en el Centro de Convenciones Delaware Chase días después de las elecciones del 3 de noviembre ante los aplausos de la multitud.

Harris, junto con Biden, fue nombrada “persona del año” por la revista 'Time' en 2020 por "cambiar la historia estadounidense". En su entrevista con el medio, Biden elogió la combinación de fuerza y ​​empatía de la vicepresidenta electa. “Ella es recta como una flecha. Es realmente brillante. Ella es dura. Sin embargo, tiene un corazón que entiende lo que es estar del otro lado del prejuicio”, explicó.

Nacida en Oakland, California, Harris comenzó su carrera en la oficina del fiscal de distrito local antes de ser elegida fiscal general de su estado natal. Como fiscal general de California, Harris tuvo que enfrentar una fuerte oposición para alcanzar su meta de autoproclamada "fiscal progresista", mostrando una agilidad política que la llevó a ascender en las filas del Partido Demócrata.

Su dureza se evidenció en la campaña electoral de 2020 cuando Harris salió airosa de los ataques del presidente Donald Trump. Su candidatura, como parte de la dupla demócrata, fue vista como un obstáculo a las políticas anti-inmigración de Trump y su fama de depredador con las mujeres, incluidas varias acusaciones de abuso sexual.

El ascenso de Harris representa el progreso que las mujeres, especialmente las mujeres afro, han logrado en Estados Unidos. Es un legado que la vicepresidenta electa de Estados Unidos reconoció en su discurso de victoria cuando señaló: "Reflexiono sobre su lucha, su determinación y la fuerza de su visión y me apoyo en sus hombros". 

Katalin Kariko: la científica detrás de la vacuna de Pfizer contra el Covid-19

El desarrollo de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech es el mayor logro de décadas de trabajo para la bioquímica húngara Katalin Kariko.
El desarrollo de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech es el mayor logro de décadas de trabajo para la bioquímica húngara Katalin Kariko. Handout FAMILY HANDOUT/AFP

El desarrollo de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech, la primera aprobada en Occidente, es el mayor logro en décadas para la bioquímica húngara Katalin Kariko.

Nacida en enero de 1955 en una familia cristiana en la ciudad de Szolnok, centro de Hungría, Kariko comenzó su carrera a los 23 años en el Centro de Investigación Biológica de la Universidad de Szeged. Allí obtuvo su doctorado y mostró por primera vez su interés por el ARN.

Los laboratorios de la Hungría comunista carecían de recursos y en 1985 fue despedida. Kariko buscó trabajo a nivel internacional, consiguiendo una posibilidad en la Universidad de Temple en Filadelfia. A los húngaros se les prohibió llevar dinero al extranjero, por lo que vendió el automóvil familiar y escondió las ganancias en el osito de peluche de su hija de 2 años. Así lo confesó en varias entrevistas.

Fue un encuentro fortuito frente a una fotocopiadora en 1997 el que impulsó la carrera de Kariko. Allí conoció al inmunólogo Drew Weissman, que estaba trabajando en una vacuna contra el VIH, y decidieron colaborar en el desarrollo de una forma de hacer que el sistema inmunológico del cuerpo no reconociera el ARN sintético. Un esfuerzo que tuvo éxito y fue aclamado por la ciencia en 2005.

El dúo continuó su investigación y pudo poner ARN en nanopartículas lipídicas, un recubrimiento que evita que se degraden demasiado rápido y facilita su entrada a las células.

Los investigadores de Pfizer-BioNTech y Moderna utilizaron estas técnicas para desarrollar sus vacunas. Ambos utilizan la misma estrategia de introducir instrucciones genéticas en el cuerpo para desencadenar la producción de una proteína idéntica a la del coronavirus, provocando así la respuesta inmune deseada.

Katalin Kariko y Drew Weissman son ahora los favoritos para ganar el Premio Nobel de Medicina.

Jacinda Ardern: la primera ministra de Nueva Zelanda y su guerra contra el virus

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, llevó a su partido a una victoria aplastante en las elecciones generales de octubre de 2020.
La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, llevó a su partido a una victoria aplastante en las elecciones generales de octubre de 2020. Marty MELVILLE AFP

Mientras los gobiernos del mundo luchaban por contrarrestar la pandemia, la primera ministra de Nueva Zelanda demostró una vez más ser una excelente administradora en tiempos de crisis.

La rápida y dura respuesta de la administración de Jacinda Ardern ante el Covid-19, que incluyó el cierre de las fronteras nacionales desde marzo y siete semanas de confinamiento estricto, resultó decisiva a la hora de evitar la propagación viral en Nueva Zelanda.

El país de 5 millones de personas registró solo 25 muertes debido al coronavirus, lo que se tradujo en elogios por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y un lugar destacado en los índices de confianza empresarial.

Ardern, que surgió políticamente de la oposición parlamentaria laborista, fue elegida primera ministra en 2017, pocas semanas después de convertirse en líder del partido.

El fuerte carácter de la joven política se puso a prueba en marzo de 2019 cuando un supremacista blanco mató a tiros a 51 fieles en dos mezquitas de Christchurch: el peor ataque terrorista en la historia de Nueva Zelanda.

La mezcla de Ardern de compasión por las víctimas, su rápida respuesta sobre el control de armas y los discursos de odio en línea, le representaron admiración en todo el mundo.

Su estilo de gobierno eficiente y compasivo le valió a su partido una victoria aplastante en las elecciones generales de octubre, entregando a los laboristas su mejor resultado en medio siglo. Esto además de unas felicitaciones por su "resultado sobresaliente" por parte de su oponente, Judith Collins.

Svetlana Tikhanovskaya: el rostro improbable de la oposición en Bielorrusia

 

La líder de la oposición de Belarús, Svetlana Tikhanovskaya, sostiene una foto del político bielorruso Mikalai Statkevich mientras recibe el premio Sájarov de derechos humanos en el Parlamento Europeo el 16 de diciembre de 2020.
La líder de la oposición de Belarús, Svetlana Tikhanovskaya, sostiene una foto del político bielorruso Mikalai Statkevich mientras recibe el premio Sájarov de derechos humanos en el Parlamento Europeo el 16 de diciembre de 2020. © John Thys, AFP pool

 

En las elecciones presidenciales en Belarús, el presidente Alexander Lukashenko, conocido como "el último dictador de Europa", se enfrentó a una joven oponente inesperada. Svetlana Tikhanovskya fue calificada como “candidata improbable” cuando se lanzó al círculo político tras el arresto de su esposo, Sergei Tikhanovskaya. Él es un conocido bloguero y activista de la oposición.

La exmaestra de inglés y madre de dos hijos logró movilizar al país, conectando con los simpatizantes que salieron a las calles después de que Lukashenko fuera declarado ganador en unos resultados criticados por la comunidad internacional.

La reelección de Lukashenko desencadenó protestas masivas que provocaron miles de arrestos y obligaron a la candidata opositora de 37 años a huir a Lituania, denunciando amenazas de las autoridades.

Con el apoyo de Moscú, Lukashenko se negó a dimitir del poder y lanzó una campaña feroz contra la oposición, reprimiendo a los manifestantes y arrestando a miembros del equipo de campaña de Tikhanovskaya. Desde el exilio, mantuvo los llamados a un cambio democrático en su país de origen.

Este esfuerzo le valió a la oposición bielorrusa el Premio Sájarov a la Libertad de Pensamiento 2020, otorgado por el Parlamento Europeo. Al recibir el premio el pasado 16 de diciembre en nombre de su colectivo, Tikhanovskaya y su compañera, Veronika Tsepkalo, elogiaron a “todos y cada uno de los bielorrusos” que participaron en la apuesta por llevar un cambio democrático al país.

“Sin una Bielorrusia libre”, señaló, “Europa tampoco es completamente libre”.

Ursula Von Der Leyen: liderando la UE en los tiempos del Brexit

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se dirige a los eurodiputados durante una sesión plenaria en el Parlamento Europeo en Bruselas el 16 de diciembre de 2020.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se dirige a los eurodiputados durante una sesión plenaria en el Parlamento Europeo en Bruselas el 16 de diciembre de 2020. AP - John Thys

Como la primera mujer en liderar la Unión Europea, Ursula Von der Leyen supervisó la salida del Reino Unido del bloque el 31 de enero, así como meses de tensas negociaciones antes de que finalmente se diera a conocer un acuerdo comercial bilateral posterior al Brexit el 24 de diciembre.

Von der Leyen reemplazó a Jean-Claude Juncker, que había encabezado durante mucho tiempo el poder ejecutivo del bloque, en el puesto más alto de la Unión Europea el 1 de diciembre de 2019.

Nació en Bruselas en una familia de ocho hijos. Cuando ella tenía 13 años, sus padres se mudaron a Alemania, donde estudió economía en la Universidad de Göttingen.

En 1978 tuvo que pasar más de un año escondida en Londres después de que su familia se enterara de que un grupo militante de extrema izquierda, la banda Baader-Meinhof, planeaba secuestrarla para extorsionar a su padre. Durante su estancia en el Reino Unido, Von Der Leyen estudió en el London School of Economics.

Regresó a Alemania en 1979, donde se formó como médica y trabajó en una clínica de mujeres en Hannover hasta que se casó. Durante la década de 1990 se quedó en casa para cuidar a sus siete hijos. La familia pasó cuatro años en Stanford, California.

Después de regresar a Alemania, Von Der Leyen se involucró en la política local. A principios de la década del 2000, se unió al partido conservador Unión Demócrata Cristiana de Alemania, de la canciller Angela Merkel.

Cuando Merkel asumió el cargo en 2005, Von der Leyen se unió al gabinete como ministra de Asuntos familiares y, entre 2009 y 2013, trabajó como ministra de Trabajo y Asuntos sociales antes de ser nombrada como la primera ministra de Defensa de Alemania. Von der Leyen es la única del gabinete que ha servido de forma continua en el Gobierno de Merkel y durante mucho tiempo fue considerada su probable sucesora.

Agnes Chow: la "diosa de la democracia" de Hong Kong

Los activistas a favor de la democracia de Hong Kong Joshua Wong, Agnes Chow e Ivan Lam llegan a un tribunal de Hong Kong el 23 de noviembre de 2020.
Los activistas a favor de la democracia de Hong Kong Joshua Wong, Agnes Chow e Ivan Lam llegan a un tribunal de Hong Kong el 23 de noviembre de 2020. REUTERS - TYRONE SIU

En Hong Kong la adopción en junio de una nueva y polémica Ley de Seguridad Nacional contra los delitos de separatismo, subversión, terrorismo y colusión generó nuevas tensiones entre China y el territorio autónomo.

 

Con base en dicha ley, los parlamentarios a favor de la democracia han sido destituidos y decenas de activistas han sido arrestados, acusados ​​o están bajo investigación. A principios de diciembre, tres de los militantes más destacados, Joshua Wong, Agnes Chow e Ivan Lam, fueron condenados a prisión.

Chow, de 24 años, comenzó su carrera política siendo adolescente cuando se unió al 'Movimiento de los paraguas' en 2014 y emergió como una figura activista destacada. En 2018 fue la primera candidata a la que se le prohibió postularse para un escaño en el Consejo Legislativo de Hong Kong debido a que su partido defendía la "autodeterminación".

Con fluidez en los idiomas cantonés, inglés y japonés, Chow fue fundamental para llamar la atención internacional sobre el movimiento democrático de Hong Kong.

En Japón es una figura conocida como 'la diosa de la democracia', mientras que sus partidarios chinos la apodan "Mulan". Esto en referencia a la legendaria heroína china que luchó para salvar a su familia y su país.

A principios de diciembre, Chow, Wong y Lam fueron arrestados y condenados a 10 meses de prisión por participar en una manifestación antigubernamental prohibida en junio de 2019.

Breonna Taylor: un catalizador para abordar la violencia policial

Manifestante sosteniendo un cartel de Breonna Taylor en una protesta en Minneapolis, 3 de junio de 2020.
Manifestante sosteniendo un cartel de Breonna Taylor en una protesta en Minneapolis, 3 de junio de 2020. AFP - JASON CONNOLLY

En 2020, Estados Unidos vivió sus mayores movilizaciones contra el racismo desde el movimiento de derechos civiles de la década de 1960. Tras la muerte de George Floyd el 25 de mayo bajo la custodia de la policía de Minneapolis, se desataron meses de manifestaciones.

Semanas antes, una mujer afroamericana, Breonna Taylor, fue asesinada a tiros en su casa de Kentucky durante una redada policial fallida. El asesinato de la trabajadora médica de 26 años ocurrió cuando tres policías entraron a la fuerza en su apartamento durante una pesquisa por drogas. El sospechoso que buscaban no vivía en la dirección de Taylor.

El nombre de Breonna Taylor pronto fue coreado durante las manifestaciones de Black Lives Matter en todo el país. Bajo el movimiento #SayHerName, ciudadanos buscaban crear conciencia sobre la alta cantidad mujeres negras víctimas de la brutalidad policial.

En septiembre, la indignación aumentó después de que se anunciara que dos de los tres policías blancos involucrados en la muerte de Taylor no serían procesados. Los actores George Clooney y Viola Davis se unieron a otras estrellas del cine y el deporte para expresar su frustración por la decisión. 

Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna: el primer Nobel de ciencias 100% femenino

Charpentier (izquierda) y Doudna (derecha) son el primer equipo de mujeres en recibir un premio Nobel de ciencia.
Charpentier (izquierda) y Doudna (derecha) son el primer equipo de mujeres en recibir un premio Nobel de ciencia. Miguel RIOPA AFP/File

La genetista francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer Doudna fueron galardonadas con el Premio Nobel de Química 2020 por su trabajo en tecnología de edición genética. Es la primera vez que un premio Nobel de ciencia ha sido para un dúo exclusivamente femenino.

Al anunciar el premio, el Comité del Nobel elogió las tijeras genéticas CRISPR / Cas9 del dúo por su "impacto revolucionario en las ciencias de la vida" que, según la cita, "está contribuyendo a nuevas terapias contra el cáncer y puede hacer realidad el sueño de curar enfermedades hereditarias”.

Las tijeras genéticas son fáciles de usar, económicas y permiten a los científicos cortar el ADN exactamente donde quieren, por ejemplo, para crear o corregir una mutación genética y tratar enfermedades raras.

La francesa de 51 años y la estadounidense de 56 se convirtieron en la sexta y séptima mujeres en ganar un Premio Nobel de Química desde 1901. Las otras cinco mujeres que ganaron el premio son Marie Curie con su esposo, Pierre Curie en 1911. Su hija Irène Joliot-Curie en 1935, Dorothy Crowfoot Hodgkin en 1964, Ada Yonath en 2009 y Frances Arnold en 2018.

Loujain al-Hathloul: activista saudí condenada por un tribunal de terrorismo

 

Loujain al-Hathloul.
Loujain al-Hathloul. © Vía AFP

 

Loujain al-Hathloul, activista de los derechos de las mujeres sauditas, fue sentenciada a cinco años y ocho meses de prisión el 28 de diciembre, pocas semanas después de que su caso fuera transferido a un tribunal de terrorismo.

Hathloul, de 31 años, quien ha estado en la cárcel desde mayo de 2018 cuando fue arrestada junto con otras activistas, atrajo la atención pública por primera vez al exigir que se le permitiera conducir a las mujeres sauditas. Fue arrestada en 2014 por intentar conducir al país desde los Emiratos Árabes Unidos y nuevamente en junio de 2017.

Defensores de derechos humanos dicen que el Tribunal Penal Especializado antiterrorista es conocido por ser utilizado para silenciar a los críticos del régimen saudí mediante la emisión de largas penas de prisión.

El pasado 24 de diciembre, un tribunal penal rechazó una demanda presentada por Hathloul por una presunta tortura que sufrió en prisión. El periódico 'Sabq', de Arabia Saudita, informó que el tribunal de Riad desestimó el caso después de que una revisión de informes médicos, cámaras de vigilancia y testimonios de testigos concluyera que sus afirmaciones eran "inválidas".

En declaraciones a France 24 desde Bruselas, la hermana de Loujain al-Hathloul instó a los líderes occidentales a presionar al régimen saudita para que liberara a las activistas.

Alia al-Hathloul dijo que su hermana había iniciado una huelga de hambre a fines de octubre porque no se le permitía tener contacto regular con sus padres. Dijo que la familia estaba "muy preocupada" por el deterioro de su salud y destacó que sus repetidas solicitudes a las autoridades saudíes no habían recibido respuesta.

En una declaración a mediados de diciembre, la presidenta de la ONU Mujeres Elizabeth Broderick pidió a las autoridades saudíes que liberaran a Hathloul. "Estamos sumamente alarmados al escuchar que Al-Hathloul, quien ha estado detenida por más de dos años por cargos falsos, ahora está siendo juzgada por un tribunal especializado en terrorismo", dijo.

"Pedimos una vez más a Arabia Saudita que libere de inmediato a Al-Hathloul, una defensora de los derechos humanos que ha contribuido en gran medida a promover los derechos de las mujeres", agregó.

Stéphanie Frappart: la árbitra francesa que rompió el techo de cristal de la FIFA

La árbitra de fútbol Stéphanie Frappart en un partido de la Liga de Campeones el 2 de diciembre de 2020.
La árbitra de fútbol Stéphanie Frappart en un partido de la Liga de Campeones el 2 de diciembre de 2020. REUTERS - MASSIMO PINCA

La árbitra francesa Stéphanie Frappart hizo historia el 2 de diciembre cuando se convirtió en la primera mujer en arbitrar un partido masculino de la UEFA Champions League.

Frappart, de 36 años, ya había hecho historia como la primera mujer en arbitrar en la Liga 1, y se hizo cargo de la final de la Supercopa de la UEFA de 2019 entre Liverpool y Chelsea. También hizo su debut en la Europa League en octubre.

La exjugadora de Herblay-sur-Seine de París, que comenzó a arbitrar a los 13 años, ha roto varios techos de cristal en un campo dominado por hombres. "Tenemos que demostrar física, técnica y tácticamente que somos iguales a los hombres. No tengo miedo de eso", dijo en agosto de 2019 en vísperas del partido de la Supercopa de Europa entre Liverpool y Chelsea.

Saba Sahar: la mujer policía afgana, directora de cine y actriz atacada en Kabul

La directora de cine afgana Saba Sahar dirige una escena para una serie de televisión el 30 de mayo de 2011 en Kabul.
La directora de cine afgana Saba Sahar dirige una escena para una serie de televisión el 30 de mayo de 2011 en Kabul. © Ahmad Masood, Reuters

La coronel Saba Sahar, de 45 años, era una oficial de policía de alto rango y una de las actrices y directoras más famosas de Afganistán. El 25 de agosto salió a trabajar con su hija de 4 años, su conductor y un guardaespaldas cuando su automóvil fue atacado. Los tres adultos fueron alcanzados por balas.

"Me tomó otro momento darme cuenta de que a mí también me habían disparado", le dijo a 'The Guardian' en una entrevista publicada el 24 de diciembre. "Estaban a cinco o seis metros de distancia y se estaban acercando al auto, todavía disparando. Habrían matado a mi hijo".

Sahar le arrebató el arma a su guardaespaldas herido y comenzó a disparar. Su esposo, Emal Zaki, escuchó los disparos y llamó a su esposa. Cuando llegó a su coche, los hombres armados se habían ido.

Después de subir al coche al guardaespaldas herido y al conductor, se dirigieron al hospital. “Mi esposa permaneció consciente hasta que estuvo segura de que nuestra hija estaba a salvo y luego se desmayó”, dijo Zaki a 'The Guardian'.

Sahar fue solo una de las policías afganas atacadas este año. Fatima Faizi, de 23 años, oficial del escuadrón antinarcóticos, fue secuestrada y asesinada en julio. A otra la sacaron a rastras de su casa y la mataron en la provincia de Kunduz.

También la policía Khatera, de 33 años, fue atacada y cegada con un cuchillo por tres hombres en una motocicleta.

En respuesta a la noticia del tiroteo de Sahar, Amnistía Internacional dijo que había habido un aumento "extremadamente preocupante" de estos ataques en Afganistán.

Djaïli Amadou Amal: una voz para las mujeres en el Sahel

La escritora camerunesa Djaïli Amadou Amal, el 17 de noviembre de 2020, en París.
La escritora camerunesa Djaïli Amadou Amal, el 17 de noviembre de 2020, en París. AFP - JOEL SAGET

La escritora fulani del norte de Camerún, que es una celebridad en su país de origen, ganó el prestigioso premio literario Goncourt des Lycéens de Francia a principios de diciembre por su libro 'Les Impatientes', una conmovedora novela sobre la condición de la mujer en la región sur del Sahel.

"La escritura es simple y conmovedora y suena bien, sin lirismo superfluo. Es un libro sutil que nos permite observar el tema del matrimonio forzado a través del prisma de este testimonio conmovedor", dijo la presidenta del jurado Clémence Nominé.

Nacida en el norte de Camerún, de madre egipcia y padre camerunés, Amadou Amal se casó a los 17 años con un hombre de 50 al que no conocía. Después de divorciarse de su primer marido, se volvió a casar 10 años después, pero fue víctima de violencia doméstica. Cuando logró escapar de su pareja abusiva, él secuestró a sus dos hijas en un intento por obligarla a regresar.

Amal se matriculó en una escuela de administración de empresas y obtuvo un título mientras se dedicaba a la escritura como pasatiempo.

Inspirada en su propia experiencia, Amal tejió la narrativa de 'Les Impatientes' en torno a tres mujeres jóvenes de familias adineradas en Marouna, en el norte de Camerún, y sus luchas por estar a la altura de las expectativas de la sociedad. La novela aborda abiertamente la poligamia, la violación y el matrimonio forzado, que todavía enfrentan demasiadas mujeres en el Sahel en 2020.

 

Este artículo fue adaptado de su original en inglés

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24