El Senado de EE. UU. confirma a Antony Blinken como nuevo secretario de Estado

Joe Biden presenta a su nominado como secretario de Estado, Antony Blinken, el pasado 24 de noviembre.
Joe Biden presenta a su nominado como secretario de Estado, Antony Blinken, el pasado 24 de noviembre. © REUTERS / Joshua Roberts

La Cámara Alta estadounidense confirmó a Antony Blinken como nuevo secretario de Estado. Nominado previamente por el presidente Joe Biden, el diplomático de 58 años ha contado con el apoyo del 78% de los senadores. Blinken no es un novato en lo que a las relaciones internacionales respecta. Trabajó en el departamento diplomático durante la presidencia de Bill Clinton y actuó como subsecretario de Estado y vice asesor de Seguridad Nacional para la Administración Obama.

Anuncios

La política exterior de la era Biden ya tiene responsable. El Senado de Estados Unidos confirmó este 26 de enero al diplomático internacionalista Antony Blinken como nuevo secretario de Estado. Devolver el liderazgo de EE.UU. en un escenario multilateralista será su principal labor.

"Trabajaremos para revitalizar una diplomacia estadounidense dañada y construir un frente unido para afrontar los desafíos que plantean Rusia, China o Irán", aseguró el nuevo secretario de Estado frente al Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

A cargo de la proyección internacional de EE. UU., Antony Blinken tiene ante sí un trabajo reformista y bastante arduo. Pero en su mochila cuenta con amplia experiencia, detalle que no pasó por alto el ahora presidente Joe Biden al designarlo como responsable de las relaciones internacionales del país.

Pese a que los únicos votos en contra llegaron desde la bancada republicana, ambas formaciones políticas reconocieron a Blinken durante el discurso de confirmación. Este consenso sustenta el objetivo principal del Departamento de Estado durante este mandato: presentar a EE. UU. como un aliado global.

Volver al Acuerdo Nuclear con Irán, al Acuerdo de París o reingresar en la Organización Mundial de la Salud (OMS) son algunas de las prioridades que tiene en mente el nuevo responsable internacional estadounidense, según el diario 'The New York Times'. En definitiva, reconstruir todas las alianzas que las políticas proteccionistas de Trump destruyeron durante los últimos cuatro años.

En declaraciones a la emisora pública NPR, Jim Steinberg, subsecretario de Estado durante el mandato de Barack Obama, destacó "la experiencia y el conocimiento" de Blinken como condiciones esenciales para el desempeño en su labor.

China e Irán, de la confrontación al multilateralismo

Dar la vuelta a las relaciones del país norteamericano con el gigante asiático y con la influencia de Irán en Medio Oriente no es baladí, aunque significa un pilar fundamental para los planes de Blinken. El diplomático pretende buscar el entendimiento con estas naciones a partir del diálogo, así como disminuir las tensiones.

Se prevé que bajo su liderazgo las iniciativas desde la secretaría de Estado giren en torno a potenciar el desarrollo tecnológico, comercial y el cumplimiento de los acuerdos internacionales en materia de derechos humanos.

Sobre China, Blinken dijo días atrás que se trata del "desafío más significativo que ninguna otra nación haya supuesto para EE. UU.". Mientras que la relación con Irán dependerá, en gran medida, de las voluntades de la República Islámica para volver al Acuerdo Nuclear de 2018, según aseveró el nuevo secretario.

Blinken es considerado un fiel defensor de los derechos humanos y ha sido muy crítico con los lineamientos políticos de países como Arabia Saudí o Egipto en esta materia.

Un internacionalista con vocación europeísta y defensor del Estado de Israel

Antony Blinken, nacido en Nueva York, se trasladó a París con su madre cuando tan solo era un niño. Estudió en la École Jeannine Manuel, centro bilingüe, una experiencia que le marcaría posteriormente a la hora de observar el mundo.

"Tiene un sentido de lo que significa ser un estadounidense con cultura y valores de EE. UU., y vivió un momento en el que había mucho antiamericanismo alrededor, aunque también pudo apreciar lo que era ser un francés en EE. UU.", comentaba el empresario Rob Malley, compañero de escuela de Blinken.

Blinken se mudó junto a su madre a París después de que ella se divorciara de su primer marido y se casara con el abogado Samuel Pisar, sobreviviente del Holocausto. La figura de Pisar siempre ha sido muy importante para el diplomático, quien relata que su padrastro "fue uno de los 900 niños de la escuela de Bialystok, Polonia, pero el único que sobrevivió al Holocausto tras cuatro años en campos de concentración".

En esa línea, Blinken considera indispensable el Estado de Israel. Ante las cuestiones del senador republicano, Ted Cruz, sobre si se continuará reconociendo a Jerusalén como capital del país y si se mantendrá la embajada estadounidense en dicha ciudad, el nuevo secretario de Estado fue tajante: "Sí y sí", aseguró. De hecho, el mismo día en el que Biden juró su cargo, el nuevo gabinete de gobierno aseguró que el consulado estadounidense en Israel no cambiaría de sede.

Blinken, quien trabajó en el pasado codo con codo con Biden por más de 20 años, también ha destacado que hay que aumentar la ayuda a países como Guatemala, Honduras y El Salvador, con el fin de buscar soluciones a la migración irregular, otro de los principales problemas a los que deberá hacer frente la nueva Administración estadounidense.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24