Saltar al contenido principal

Azerbaiyán dice haber recuperado Shusha, ciudad clave en el conflicto de Nagorno Karabaj

Vista de un área devastada en la ciudad de Shusha, en Nagorno Karabaj, el 29 de octubre de 2020, tras un presunto bombardeo azerbaiyano.
Vista de un área devastada en la ciudad de Shusha, en Nagorno Karabaj, el 29 de octubre de 2020, tras un presunto bombardeo azerbaiyano. © Hayk Baghdasaryan / EFE
5 min

Ilham Aliyev, el presidente azerbaiyano, aseguró este domingo que su ejército se hizo con el control de esta estratégica urbe, ubicada a poco más de 11 kilómetros de la capital Stepanakert, de Nagorno Karabaj. Por ello, el líder azerí habló de una "victoria histórica", que no sugiere una nueva mesa de diálogo entre Azerbaiyán y Armenia. Mientras esto ocurre aumentan las muertes, así como la tensión sobre el enclave independentista.

Anuncios

En un anuncio que calificó de histórico, el mandatario azerbaiyano Ilham Aliyev dijo haber recuperado el dominio de Shusha, localidad de la región de Nagorno Karabaj, que durante 28 años permaneció bajo el control de Armenia.

"Con gran orgullo anuncio que la ciudad de Shusha ha sido liberada de la ocupación armenia. ¡Shusha es nuestra! ¡Karabaj es nuestro!", afirmó el presidente, aludiendo a una "victoria histórica", a través de una alocución televisada que ofreció este 8 de noviembre desde la Alameda de los Héroes Caídos.

De acuerdo con lo afirmado por Aliyev, dicha recuperación, contrario a lo esperado, no se produjo gracias a la gestión de una mesa de negociaciones –que ha vivido repetidos altos el fuego fallidos–, sino de manera directa en el "campo de batalla". 

El líder azerbaiyano señaló que ni él ni sus simpatizantes llegaron a resignarse por este territorio, que desde el extranjero se le aconsejó a Bakú olvidarse. "Ahora nosotros mismos liberamos nuestros territorios. Tienen que abandonar todos los territorios ocupados (...) No hay fuerza en el mundo que nos pueda detener", afirmó Aliyev, quien advirtió que, en caso de que Armenia no cumpla con sus exigencias, seguirá "hasta el final" con la campaña militar.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, en un pronunciamiento desde el Callejón de los Shahids, en Bakú, el 8 de noviembre de 2020.
El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, en un pronunciamiento desde el Callejón de los Shahids, en Bakú, el 8 de noviembre de 2020. © Ministerio de Defensa de Azerbaiyán vía EFE

El estallido de las tensiones en la región independentista de Nagorno Karabaj, que han desencadenado una serie de acciones militares, se produjo el pasado 27 de septiembre, pese a que este conflicto data de la década de 1980, cuando dicho territorio, que es habitado principalmente por armenios, solicitó ser incorporado a Armenia en vez de Azerbaiyán.

Se estima que, en el marco de los combates que se extendieron hasta el año 1994 y tras los que las fuerzas armenias lograron el control de Nagorno Karabaj, más de 25.000 personas perdieron la vida.

En una demanda que incluso ha recibido el respaldo de varias resoluciones emitidas por el Consejo de Seguridad de la ONU, Azerbaiyán ha estipulado que la única solución al conflicto con los armenios se daría a raíz de la liberación de lo que el país considera territorios ocupados. Pero, por supuesto, esa no es la postura ni de Armenia ni de quienes habitan Nagorno Karabaj.

Militares armenios reciben entrenamiento antes de su partida hacia la línea de conflicto militar con Azerbaiyán sobre la región de Nagorno Karabaj, cerca de Ereván, Armenia, el 25 de octubre de 2020.
Militares armenios reciben entrenamiento antes de su partida hacia la línea de conflicto militar con Azerbaiyán sobre la región de Nagorno Karabaj, cerca de Ereván, Armenia, el 25 de octubre de 2020. © Baghdasaryan/Photolure via REUTERS

Dos días antes del anuncio hecho por el presidente Aliyev sobre Shusha –cuyo censo en 1989 era de 17.000 habitantes, el 98% azerbaiyanos– el Ejército de Irán indicó el despliegue de varias unidades blindadas en la zona fronteriza con Armenia y Azerbaiyán, con el propósito de proteger su territorio en medio de las tensiones en Nagorno Karabaj.

El general de brigada Kiumars Heidarí, comandante de la Fuerza Terrestre, aseguró en su momento que las filas iraníes harían lo posible por preservar la paz en sus terrenos. "Ningún poder puede intentar cambiar la geografía de la región, no lo toleraremos (...) Nuestra línea roja es garantizar la seguridad, la paz y la estabilidad de la población", declaró Heidarí, quien, antes de que Aliyev anunciara la recuperación de Shusha por la fuerza, volvió a instar al diálogo. 

Solo el pasado viernes 6 de noviembre murieron, ante los ataques azeríes, al menos tres ciudadanos en Stepanakert, mientras que el Ejército azerí también reforzaba sus acciones militares.

Para este, la importancia estratégica de la ciudad de Shusha es que está situada en una meseta que se eleva cerca de 1.400 metros sobre el nivel del mar, y que domina el valle en que se encuentra Jankendi, el nombre azerbaiyano de Stepanakert. "La captura de Shusha acerca el fin de la guerra", sentenció a la agencia EFE Samed Hadjiev, un oficial en retiro del ejército azerbaiyano.

"Azerbaiyán mantiene bajo intenso fuego de artillería Stepanakert y Shusha. Varias casas ardieron en Shusha. Hay destrucciones en Stepanakert. Según datos preliminares, murieron tres civiles", advirtió por su parte el defensor del Pueblo de Artsaj. 

Hace poco más de una semana, Araik Aratunián, el presidente de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj, advirtió que el Ejército azerbaiyano estaba a solo cinco kilómetros de Shusha y que quien lograra controlar esta ciudad dominaría este enclave separatista.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.