Protestas y choques en Tailandia durante el debate de reforma constitucional

Miles de personas participan en una manifestación antigubernamental, pese a las prohibiciones de las autoridades, en Bangkok, Tailandia, el 17 de octubre de 2020.
Miles de personas participan en una manifestación antigubernamental, pese a las prohibiciones de las autoridades, en Bangkok, Tailandia, el 17 de octubre de 2020. © Reuters/Athit Perawongmetha

Este martes se debate en el Parlamento tailandés la reforma constitucional empujada luego de meses de protestas. Desde el pasado julio se han organizado numerosas manifestaciones prodemocracia y en contra del poder de la monarquía. Según Reuters, la policía disparó cañones de agua y gases lacrimógenos a los manifestantes alrededor del recinto del Legislativo.

Anuncios

Criticar a la monarquía en Tailandia puede ser un delito penado hasta con 15 años de prisión. Además, el primer ministro actual, Prayut Chan-o-cha, llegó al poder en 2014 tras un golpe de Estado cuando era comandante en jefe del Real Ejército Tailandés. Pese a que en 2019 renovó su mandato a través de las urnas, la oposición critica la falta de transparencia de aquellas elecciones.

Bajo ese contexto, desde el pasado lunes 16 de noviembre miles de manifestantes a favor de la reforma se han reunido en torno al Parlamento para presionar a los diputados que discuten sobre la Constitución. Estos manifestantes han atravesado las barreras y barricadas puestas por la policía, que les roció con cañones de agua y gases lacrimógenos, provocando al menos 18 heridos, según informan desde el centro médico Erawan de Bangkok.

El subdirector de la policía de Bangkok, Piya Tavichai, dijo a Reuters que "la policía tuvo que usar gas lacrimógeno y cañones de agua porque los manifestantes trataban de romper las barreras". Por su parte, los manifestantes se han defendido con escudos improvisados, incluidos patos inflables.

Protestas multitudinarias y la promesa de una reforma constitucional

Estos altercados se enmarcan en el conjunto de protestas masivas que vienen desarrollándose desde julio contra las autoridades y el sistema parlamentario actual. Según los manifestantes, este apuntala un sistema democrático endeble en favor de los poderes militares. Los inconformes que se mantienen en las calles piden también una relajación en los poderes ostentados por el monarca, un hecho insólito en la política tailandesa.

Manifestantes utilizan patos de goma inflables como escudos para protegerse de los cañones de agua durante una protesta contra el Gobierno mientras los legisladores debaten el cambio de la Constitución, frente al Parlamento en Bangkok, Tailandia, el 17 de noviembre de 2020.
Manifestantes utilizan patos de goma inflables como escudos para protegerse de los cañones de agua durante una protesta contra el Gobierno mientras los legisladores debaten el cambio de la Constitución, frente al Parlamento en Bangkok, Tailandia, el 17 de noviembre de 2020. © Athit Perawongmetha/REUTERS

Entre todo este clima de inestabilidad política, el Parlamento de Tailandia se ha reunido este martes para debatir una reforma constitucional. Junto a la reforma de la monarquía, se discute también la reforma al Senado. Actualmente este órgano representativo no se elige democráticamente y está copado por 245 miembros nombrados directamente por la junta militar.

En los alrededores del Parlamento se han reunido también cientos de manifestantes en favor de la monarquía, ataviados con sus características camisetas amarillas. El líder monárquico Panu Woncha-um ha dicho que “enmendar la Constitución va a llevar a la abolición de la monarquía”, en unas declaraciones a los medios que dejan clara la postura de los más conservadores en Tailandia.

Maha Vajiralongkorn, un rey desprestigiado y en la mira de los manifestantes 

La figura del actual rey, Maha Vajiralongkorn, de 68 años y que ascendió al trono en 2016, es duramente criticada por los manifestantes por sus largas estancias fuera del país -pasa gran parte del año en los Alpes de Baviera, en Alemania- y por la toma del control personal de varias unidades militares y de la fortuna real, valorada, según la agencia EFE, en 35.000 millones de dólares.

Este lujoso nivel de vida ha derivado en la pérdida del respeto que los tailandeses tenían por su padre, el rey Bhumibol Adulyadej. Sin embargo, en declaraciones el pasado 11 de noviembre, el opositor Rangsiman Rome señalaba que "los estudiantes no demandan una república, lo que demandan es una monarquía constitucional, (lo) que quiere decir que la monarquía tiene que ser democrática".

Un adhesivo desfigura un retrato del rey Maha Vajiralongkorn de Tailandia antes de que fuera retirado durante una manifestación masiva para pedir la destitución del Gobierno del primer ministro Prayuth Chan-ocha y reformas de la monarquía, en Bangkok, Tailandia, el 19 de septiembre de 2020.
Un adhesivo desfigura un retrato del rey Maha Vajiralongkorn de Tailandia antes de que fuera retirado durante una manifestación masiva para pedir la destitución del Gobierno del primer ministro Prayuth Chan-ocha y reformas de la monarquía, en Bangkok, Tailandia, el 19 de septiembre de 2020. © Reuters

Otra de las principales demandas que los manifestantes piden al rey es que se abstenga a la hora de ratificar golpes de Estado, en un país que durante el siglo XX ha sufrido la complicidad entre la monarquía y el poder militar. No en vano, el padre del actual monarca rubricó varios golpes, incluido el del actual primer ministro.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24