Hong Kong: la Policía detuvo a ocho activistas más por participar en protestas antigubernamentales

Agentes de la Policía desplegados en una calle de Hong Kong antes del inicio de una protesta antigubernamental.
Agentes de la Policía desplegados en una calle de Hong Kong antes del inicio de una protesta antigubernamental. DALE DE LA REY AFP/File

Tres legisladores se encuentran entre los ocho activistas detenidos este martes, tras participar en una protesta no autorizada el pasado julio y ante la ola de movilizaciones antigubernamentales que inició en 2019. Se trata de la más reciente medida de las autoridades hongkonesas en medio de acciones de represión contra las fuerzas de oposición en la región semiautónoma de China.

Anuncios

No cesan las detenciones en Hong Kong en el marco de las movilizaciones de rechazo a la polémica Ley de Seguridad Nacional. Este 8 de diciembre, la Policía detuvo a ocho activistas, entre ellos tres diputados, tras participar en una manifestación antigubernamental no autorizada.

Los activistas fueron arrestados en sus hogares, entre ellos el exdiputado y antiguo líder del Partido Democrático, Wu Chi-wai, así como los también exdiputados Leung Kwok-hung y Chu Hoi-dick, el activista de 64 años Tsang Kin-shing y los consejeros de distrito Andy Choi y Lancelot Chan.

Todos, según las autoridades de Hong Kong, habrían violado la Ley de Seguridad Nacional, por presuntamente organizar y participar en una multitudinaria protesta y así incurrir en el delito de “incitar a la secesión”.

Los hechos ocurrieron el pasado julio. En esa ocasión, los ciudadanos salieron a las calles para expresar su rechazo a la mencionada ley, que había entrado en vigor horas antes y que hasta ahora ha permitido la detención de miles de manifestantes.

La normativa, lanzada en un intento por contener la ola de protestas que comenzó desde 2019, fue aprobada en secreto el pasado 30 de junio y otorga amplias facultades a Beijing para reprimir una variedad de delitos políticos.

La ley castiga lo que el Gobierno chino define como secesión, subversión, terrorismo y confabulación con fuerzas extranjeras, para lo que contempla penas como la cadena perpetua.

Los políticos de la oposición y los gobiernos occidentales temen que esa legislación se esté utilizando para reprimir la disidencia y erosionar las amplias libertades que fueron garantizadas a la excolonia británica cuando regresó al dominio chino, en 1997.

China condena las sanciones impuestas por EE. UU. en respuesta a la represión en Hong Kong

También en las últimas horas, la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao, China, condenó las sanciones de Estados Unidos a funcionarios chinos por su papel en la mencionada ley.

Beijing expresó su "fuerte indignación y condena" por la decisión del Departamento de Estado de Estados Unidos de imponer sanciones financieras y prohibiciones de viaje a los 14 vicepresidentes de la Asamblea Popular Nacional, la legislatura de China.

Washington los acusó por su presunto papel en la descalificación de Beijing el mes pasado de legisladores de oposición electos en Hong Kong, una movida con la que China eludió a la legislatura local para imponer su cuestionada norma.

"Esta intimidación por parte de Estados Unidos revela una vez más su mala intención de crear caos en Hong Kong y dañar la soberanía y seguridad de China", señaló un portavoz de la oficina del Ministerio de Exteriores chino para Hong Kong.

Según Amnistía Internacional, hasta el momento, al menos 10.000 personas han sido arrestadas en relación con las movilizaciones del año pasado y alrededor de 2.000 han enfrentado juicios acusados de cargos como generar disturbios u organizar asambleas ilegales.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24