Pakistán deja en libertad al acusado del asesinato del periodista Daniel Pearl

El extremista británico Omar Sheikh, cuyo nombre real es Ahmed Saeed Sheikh, acusado del asesinato del periodista estadounidense Daniel Pearl, sale del tribunal de Karachi (Pakistán) el 29 de marzo de 2002.
El extremista británico Omar Sheikh, cuyo nombre real es Ahmed Saeed Sheikh, acusado del asesinato del periodista estadounidense Daniel Pearl, sale del tribunal de Karachi (Pakistán) el 29 de marzo de 2002. Aamir QURESHI AFP/Archives

El Tribunal Supremo de Pakistán ordenó el jueves 28 de enero la absolución de Ahmed Omar Saeed Sheikh, principal condenado por el secuestro y posterior asesinato en 2002 del periodista estadounidense Daniel Pearl. Junto a Sheikh fueron exonerados otros tres implicados por complicidad en el asesinato. La familia de la víctima repudió la decisión. 

Anuncios

"Hoy un estrado de tres jueces desestimó nuestras apelaciones por mayoría de dos a uno y ordenó la liberación de todos los sospechosos en el caso de Daniel Pearl", dijo a los periodistas el abogado general de la provincia de Sindh, Salman Talibuddin.

Ahmed Omer Sheikh fue condenado en 2002 por el secuestro y posterior decapitación del entonces corresponsal de ‘The Wall Street Journal’. Sin embargo, el 2 de abril del año pasado un tribunal provincial exoneró a Sheikh de la pena de muerte –había sido condenado a morir en la horca– y absolvió a los otros acusados.

Todos los implicados fueron de nuevo detenidos ante las apelaciones de la familia de Pearl y de la fiscalía, a las que responde esta decisión del Tribunal Supremo de Pakistán.

En el momento de ser asesinado en la ciudad de Karachi, al sur de Pakistán, Daniel Pearl contaba con 38 años de edad y se encontraba recabando información sobre extremistas islámicos en el país a raíz de los atentados del 11-S en Nueva York.

El retrato del periodista estadounidense Daniel Pearl pintado en una pared de Los Ángeles, el 23 de mayo de 2015
El retrato del periodista estadounidense Daniel Pearl pintado en una pared de Los Ángeles, el 23 de mayo de 2015 MARK RALSTON AFP/Archives

Las imágenes de su decapitación fueron un shock que marcaron un antes y un después en el desempeño de la profesión. A partir de ese momento, los reporteros se convirtieron también en objetivo de los grupos islamistas radicales.

“Una afrenta a las víctimas del terror en todo el mundo”

Las reacciones a la decisión del Supremo paquistaní no se hicieron esperar. La familia del reportero asesinado afirmó en un comunicado que “la decisión de hoy es una completa parodia de la Justicia y la liberación de estos asesinos pone en peligro a los periodistas en todas partes y al pueblo de Pakistán".

La reacción de la Casa Blanca se hizo esperar algunas horas más, pero finalmente la portavoz de la misma, Jen Psaki, afirmó que la decisión supone “una afrenta a las víctimas del terror en todo el mundo” y aseguró que Washington está “comprometido en asegurar Justicia para Daniel Pearl”. En su rueda de prensa diaria, Psaki instó al Gobierno pakistaní a buscar opciones legales, incluido el permiso a Estados Unidos para procesar al acusado.

Un vehículo policial sale de la Prisión Central de Karachi, donde se encuentra el militante de origen británico condenado por ser el autor intelectual del secuestro y asesinato del periodista estadounidense Daniel Pearl, en Karachi, el 28 de enero de 2021
Un vehículo policial sale de la Prisión Central de Karachi, donde se encuentra el militante de origen británico condenado por ser el autor intelectual del secuestro y asesinato del periodista estadounidense Daniel Pearl, en Karachi, el 28 de enero de 2021 AFP - RIZWAN TABASSUM

Este contratiempo podría afectar también las expectativas de mejora de relaciones diplomáticas entre Pakistán y la nueva administración estadounidense, como confirmó a Reuters Shuja Nawaz, miembro distinguido del Centro de Asia Meridional del Consejo Atlántico.

“Esto no podría haber llegado en peor momento para las relaciones entre Pakistán y Estados Unidos porque tenemos una nueva administración y los pakistaníes han estado tratando de establecer contacto con ellos... esto va a complicar la relación", afirmó.

Las irregularidades en el caso Pearl

La presión internacional por el asesinato de Daniel Pearl provocó que el caso se armara deprisa y estuviera lleno de irregularidades. De hecho, en 2007 se descubrió que no fue Sheikh quien decapitó a Pearl, sino uno de los cerebros de los atentados del 11-S que se autoinculpó estando preso en Guantánamo.

La Universidad de Georgetown creó igualmente el proyecto Pearl, que investigó el asesinato, y afirmó que Sheikh y los otros tres reos habían sido condenados erróneamente. Sin embargo, la decisión de la Justicia paquistaní de exonerar a los acusados recibió las críticas del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), que calificó la desestimación como "un retroceso" en la aplicación de Justicia.

Con EFE, Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24