Perfil

Myanmar: Min Aung Hlaing, el heredero de la junta militar birmana

Min Aung Hlaing, jefe del ejército desde 2011 al final oficial de la junta militar en Myanmar.
Min Aung Hlaing, jefe del ejército desde 2011 al final oficial de la junta militar en Myanmar. REUTERS - Soe Zeya Tun
Texto por: Sébastian Seibt
7 min

Min Aung Hlaing, el comandante en jefe del Ejército birmano es el nuevo hombre fuerte del país asiático tras el golpe de Estado del lunes 1 de febrero. Es además el heredero designado de Than Shwe, el último jefe de la junta militar birmana. 

Anuncios

En vez de prepararse tranquilamente para la jubilación en julio, como está previsto por la ley, Min Aung Hlaing tomó el mando de Myanmar. Mucho menos conocido en la escena internacional que Aung San Suu Kyi, este general de 65 años concentra ahora la totalidad de los poderes en sus manos desde el golpe de Estado orquestado por el Ejército birmano este lunes 1 de febrero

Tras el arresto de la antigua disidente convertida en jefa del Gobierno de facto desde 2016, los militares aseguraron que habría elecciones libres en un año, pero es imposible saber si cumplirán con su palabra. "El objetivo del Ejército siempre fue dirigir el país", recuerda Nehginpao Kipgen, director adjunto del Center for Southeast Asian Studies de la universidad O.P. Jindal Global (en India) y especialista en Myanmar, contactado por France 24.

El mismo Min Aung Hlaing tenía previsto desde hace mucho tiempo ejercer por sí solo el poder sin tener que cargar con un(a) civil a la cabeza del Gobierno, según una investigación publicada por 'The New York Times' en 2017. "Su plan es ser presidente en 2020", aseguraba entonces U Win Htein, consejero de Aung San Suu Kyi.

Los resultados de las elecciones legislativas de noviembre de 2020 fueron una decepción para sus ambiciones. La Liga Nacional para la Democracia, el partido de Aung San Suu Kyi, aprovechó el escrutinio para confirmar su lugar como primera fuerza política del país (258 curules), mientras que el Partido de la Unión, la Solidaridad y el Desarrollo, conocido por ser cercano al Ejército, perdió cuatro curules y quedó con 26.

La Liga Nacional para la Democracia (LND) gobernante de Myanmar ganó 346 escaños en las elecciones de noviembre, pero la oposición denunció irregularidades.
La Liga Nacional para la Democracia (LND) gobernante de Myanmar ganó 346 escaños en las elecciones de noviembre, pero la oposición denunció irregularidades. Sai Aung Main AFP/File

Un revés electoral que Min Aung Hlaing no aceptó. Y desde las legislativas, el aumento de las tensiones políticas parecía llevar inevitablemente al golpe de Estado. Los militares "primero refutaron los resultados, alegando 'fraudes masivos', luego, después de la validación del escrutinio por la Comisión Electoral, se aseguraron de no tener otra opción más que tomar el poder por la fuerza", recuerda Nehginpao Kipgen.

"Ascendió los escalones lento, pero seguro"

Min Aung Hlaing creció en Rangún, donde se incorporó a la academia militar a los 18 años después de haber tomado un rápido desvío de dos años por la facultad de derecho.

Difícil hacerse una idea precisa de la personalidad del joven aprendiz de soldado, pues los relatos en torno al tema divergen mucho. Algunos amigos de infancia se lo han descrito a la agencia de noticias Reuters como alguien "taciturno y reservado", mientras que otros aseguraron que era un "bruto que tenía tendencia a humillar a sus compañeros", según testimonios recopilados por 'The New York Times'. Hla Oo, un escritor birmano exiliado en Australia que lo conoció en su infancia, se acuerda de un joven hombre aplicado y estudioso que "se endureció con el combate entre las filas del Ejército".

Pero todos concuerdan al afirmar que no tenía madera de futuro general en jefe llamado a convertirse en presidente de Myanmar después de un golpe de Estado militar. "Ascendió los escalones lento, pero seguro", resalta a la agencia Reuters un antiguo oficial de la academia militar. "No era alguien que destacara entre el montón en el Ejército birmano", le confirma Nehginpao Kipgen a France 24.

Su suerte estuvo en encontrarse en la división 88 de la infantería ligera, que estaba dirigida en esa época por el coronel Than Shwe. Min Aung Hlaing lo convirtió en su mentor y continuó su carrera bajo la sombra de quien, a partir de 1992, se convertiría en el jefe de la junta militar.

Min Aung Hlaing, el hombre de la persecución contra los rohingya

Esa cercanía probablemente jugó un papel cuando en 2011 Than Shwe convirtió a Min Aung Hlaing en su sucesor y en el primer jefe de un ejército de la era post-junta militar. Pero, aunque otros generales más experimentados estaban listos para tomar el relevo, él debió su nombramiento sobre todo "al hecho de que Than Shwe pensaba que él sería el más adecuado para perpetuar su visión para el Ejército y el país", asegura Nehginpao Kipgen.

Es entonces un heredero, fiel a la visión de un ejército birmano políticamente todopoderoso, que lidiará con Aung San Suu Kyi para llevar a cabo el proceso de democratización del país. Min Aung Hlaing jugará entonces en dos tableros. Por un lado, "se mostró muy prudente en sus relaciones con la jefa del Gobierno, evitando lo más posible la confrontación abierta", apunta Nehginpao Kipgen.

Por el otro, hace todo lo posible por demostrar que el Ejército es el verdadero maestro del juego político. Multiplicó los viajes oficiales, en particular a China y a Japón. También recibió a dignatarios extranjeros, como el papa Francisco en 2017. También utiliza con abundancia las redes sociales para publicar imágenes de todos sus encuentros con los grandes de este mundo. "Es muy fuerte para cultivar una imagen de hombre de Estado, poniéndole atención al menor detalle", resume U Min Zin, director del Instituto Birmano para Estudios Estratégicos, entrevistado por 'The New York Times'.

Birmanos que viven en Tailandia sostienen fotografías del comandante en jefe del ejército de Myanmar, el general mayor Min Aung Hlaing, durante una protesta frente a la embajada de Myanmar, en Bangkok, Tailandia, el lunes 1 de febrero de 2021.
Birmanos que viven en Tailandia sostienen fotografías del comandante en jefe del ejército de Myanmar, el general mayor Min Aung Hlaing, durante una protesta frente a la embajada de Myanmar, en Bangkok, Tailandia, el lunes 1 de febrero de 2021. © Sakchai Lalit / AP

Pero en el extranjero no es conocido por su habilidad política. Min Aung Hlaing es ante todo el hombre de la persecución contra la minoría de los rohingya a partir de 2016. "Incluso aunque no esté directa y personalmente implicado a nivel militar, como jefe del Ejército obligatoriamente validó esa campaña", anota Nehginpao Kipgen.

Min Aung Hlaing defiende abiertamente en Facebook y Twitter la acción del Ejército birmano, acusado por varios países de llevar a cabo un "genocidio" contra los miembros de esta comunidad musulmana. En particular, únicamente utiliza el término "bengalí" para designar a los rohingya, sugiriendo de esa manera que son extranjeros que no tienen nada que hacer en suelo birmano.

También justificó la acción del Ejército al afirmar, en varias ocasiones, que era necesario que "nuestras regiones estén controladas por las razas nacionales". Ambas declaraciones le significaron tener prohibida la entrada a Estados Unidos y ser suspendido de por vida en Twitter y Facebook.

Con la llegada al poder supremo de Min Aung Hlaing parece que el ala dura del Ejército birmano decidió ponerle fin al recreo democrático. Y quienes se alegraban con la idea de que el heredero de Than Shwe se jubilara quedaron decepcionados.

 

Este artículo fue adaptado de su original en francés

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24