India: concentran la búsqueda en 37 empleados atrapados tras la rotura del glaciar del Himalaya

El personal de la Fuerza Nacional de Respuesta a Desastres de India intenta rescatar a los trabajadores en uno de los proyectos hidroeléctricos en la aldea de Reni en el distrito de Chamoli del estado indio de Uttrakhund, el lunes 8 de febrero de 2021.
El personal de la Fuerza Nacional de Respuesta a Desastres de India intenta rescatar a los trabajadores en uno de los proyectos hidroeléctricos en la aldea de Reni en el distrito de Chamoli del estado indio de Uttrakhund, el lunes 8 de febrero de 2021. © Fuerza Nacional de Respuesta a Desastres vía AP

La catástrofe en el estado de Uttarakhand, en el norte del país, deja centenares de desaparecidos y decenas de muertos. Los más afectados fueron los trabajadores de dos represas que la avalancha golpeó a su paso. Casi 40 de ellos están atrapados en un túnel.

Anuncios

Las víctimas siguen en aumento más de 24 horas después de que se desprendiera un glaciar del Himalaya, concretamente del pico Nanda Devi. Cuando el bloque de hielo se precipitó al río Alaknanda, en el norte de India, provocó una avalancha de agua y lodo que arrasó con una pequeña hidroeléctrica que había sobre el río. La mayoría de los desaparecidos son precisamente trabajadores de esa represa, llamada Rishiganga. 

La catástrofe fue de tal magnitud que el lodo también llegó al río Dhauliganga y afectó a la hidroeléctrica Tapovan Vishnugad que la firma estatal NTPC estaba construyendo. Hasta ahora, por lo menos 18 personas murieron a causa de la avalancha.

Los 37 empleados atrapados en un túnel

Las autoridades concentran sus esfuerzos en encontrar a los desaparecidos, que ya son 203, según Vivek Pandey, portavoz de la Policía Fronteriza Indo-Tibetana (ITBP, por sus siglas en inglés). 

Una de las buenas noticias es que lograron rescatar con vida a 12 empleados de la represa de Tapovan Vishnugad. Ellos duraron cerca de cuatro horas encerrados en un túnel tras la avalancha. 

Vinod Singh, uno de los trabajadores rescatados, relató cómo lograron sobrevivir. “Alrededor de las 10:00 (hora local), el agua comenzó a llenar el túnel tras el estallido que hubo por el glaciar. Pudimos llegar a un lugar más alto en el túnel porque escalamos por unas cuerdas. Luego, vinieron los equipos de  la Policía Fronteriza Indo-Tibetana, nos rescataron y ahora estamos bien”, aseguró. Basant, otro de los rescatados, agregó que duraron cerca de siete horas atrapados y que actualmente están bajo observación en el hospital del ITBP. 

Pero no todos han tenido la misma suerte. Otros 37 trabajadores siguen atrapados en un segundo túnel de la misma hidroeléctrica. La única manera de encontrarlos es perforar las rocas que taponaron el corredor de 2,5 kilómetros de largo y extraer los restos con retroexcavadoras. Las autoridades también están utilizando perros para detectar alguna señal de vida, pues los equipos de rescate no han logrado establecer ninguna comunicación con las personas. 

La Policía Fronteriza publicó en su cuenta de Twitter un video de las labores de limpieza para intentar abrir el túnel en Tapovan, un lugar en el distrito de Chamoli. 

Si bien las autoridades priorizan el rescate de estos empleados, continúan también con la búsqueda del resto de los desaparecidos. En total, hay un equipo de cerca de 2.000 policías y militares trabajando en los operativos. 

Para ello, están navegando los ríos aguas abajo. También están recorriendo las orillas por tierra, usando binoculares para buscar a las personas que pudieran haber sido arrastradas por el lodazal. 

Las comunidades aledañas también están afectadas

El agua y el lodo que se precipitaron montaña abajo obligaron a la evacuación de muchas aldeas a lo largo de las orillas de los ríos Alaknanda y Dhauliganga. La inundación dañó varias viviendas a su paso. Sin embargo, las autoridades todavía no tienen detalles sobre si los residentes resultaron heridos o están desaparecidos. Actualmente, la policía está rastreando si falta algún habitante de las aldeas afectadas en el estado de Uttarakhand.

Por su parte, el primer ministro de India, Narendra Modi, anunció el pasado domingo que su gobierno les dará 200.000 rupias (unos 2.700 dólares) a los familiares de los fallecidos; y prometió 50.000 rupias (casi 700 dólares) para los heridos. 

Pero esto no ha sido suficiente para cesar las críticas que han ido en aumento. Desde hace varios años, organizaciones ambientales e incluso funcionarios del Gobierno han cuestionado la necesidad de construir proyectos hidroeléctricos en las laderas de Uttarakhand. La crítica es porque si bien la fuerza de los ríos que bajan desde el Himalaya sirve para producir energía, muchas veces es tanta que significa un gran riesgo para la población. 

El peligro se debe principalmente a que en verano es común que ocurran avalanchas e inundaciones repentinas en el Himalaya, ya que la nieve se derrite y las fuertes lluvias monzónicas se combinan. De hecho, en junio de 2013, los monzones dejaron más de 6.000 muertos precisamente en el estado de Uttarakhand.

Si bien es demasiado pronto para determinar de manera concluyente cómo comenzó el actual desastre en el Himalaya, los expertos consideran que las fuertes nevadas seguidas de un sol brillante provocaron pueden ser la causa de lo ocurrido.

“El área fue testigo de una fuerte nevada y luego los rayos solares provocaron el derretimiento del hielo”, dijo Ravi Chopra, director del Instituto de Ciencias del Pueblo sin fines de lucro en el estado de Uttarakhand. Ese deshielo, que no es usual en esta temporada del año, terminó en una reacción en cadena que condujo a la avalancha. 

Con AP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24