Myanmar: el Ejército lanza nueva ola de arrestos, mientras ultima una ley que restringe internet

Miles de personas protestan contra el golpe de Estado, piden respeto por los resultados electorales y exigen la liberación de todos los detenidos, incluida la derrocada líder Aung San Suu Kyi. En Yangon, Myanmar, el 11 de febrero de 2021.
Miles de personas protestan contra el golpe de Estado, piden respeto por los resultados electorales y exigen la liberación de todos los detenidos, incluida la derrocada líder Aung San Suu Kyi. En Yangon, Myanmar, el 11 de febrero de 2021. © EFE/EPA/Nyein Chan Naing

Este jueves continuaron las protestas en Myanmar, por sexto día consecutivo, contra el Golpe de Estado del pasado 1 de febrero, mientras la junta militar lanza una nueva ola de detenciones contra personas con cargos de elección popular, entre ellas figuras próximas a la derrocada líder Aung San Suu Kyi. Además, el Ejército ultima una ley de ciberseguridad que le permitirá llevar a cabo apagones en internet, prohibir contenidos y reclamar datos de los usuarios, según denunciaron cerca de 160 ONG birmanas.

Anuncios

Nueva ola de detenciones en Myanmar contra personas en cargos de elección popular. Este jueves, el partido Liga Nacional para la Democracia (LND), de la destituida líder Aung San Suu Kyi, informó que Kyaw Tint Swe, ministro de la oficina del consejero de estado, fue arrestado.

Considerado como la mano derecha de Suu Kyi, Kyaw Tint Swe había sido uno de sus representantes en las complicadas conversaciones con el Ejército días antes de que el Gobierno civil fuera derrocado.

Él, decenas de activistas y otras cuatro personas vinculadas al Gobierno anterior fueron sacadas de sus viviendas durante la noche, incluido también el presidente de la antigua comisión electoral, entidad que certificó la aplastante victoria del partido político de Suu Kyi en las elecciones del pasado 8 de noviembre, con las que obtuvo la mayoría en el Parlamento.

Hasta ahora, la junta militar ha señalado presuntas irregularidades en esos comicios como la supuesta razón para el golpe de Estado del pasado 1 de febrero, aunque miles lo denuncian como una excusa para la toma del poder a la fuerza, ante la frustración de los militares de ver reducido, en la política, su control de larga data. Esas fueron justamente las segundas elecciones en el país, tras medio siglo de dictadura militar.

Hasta el momento han sido detenidas al menos 220 personas, entre ellas 20 que ya fueron liberadas, según informó la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP) del país.

A las protestas por sexto día consecutivo se unieron minorías étnicas

Las últimas detenciones avivaron las protestas que se extendieron por varias ciudades del país, por sexto día consecutivo, en las que los ciudadanos reclaman la liberación de todos los activistas y políticos detenidos, así como el respeto por los resultados electorales y el retorno a un Gobierno civil.

Manifestantes con trajes tradicionales marchan contra el golpe militar durante una protesta en Mandalay, Myanmar, el jueves 11 de febrero de 2021.
Manifestantes con trajes tradicionales marchan contra el golpe militar durante una protesta en Mandalay, Myanmar, el jueves 11 de febrero de 2021. © AP

A las manifestaciones de este jueves se unieron grupos de minorías étnicas del país que marcharon con banderas regionales en una de las protestas más grandes de la semana. También han participado trabajadores de fábricas, funcionarios, estudiantes, maestros, personal médico y otras personas de todos los ámbitos de la vida. Los monjes budistas y el clero católico han sido visibles, al igual que los contingentes LGBTI detrás de las banderas del arco iris, lo que subraya la profunda y amplia oposición contra la junta militar.

Decenas de miles se han manifestado en las ciudades más grandes de la nación como Yangon y Mandalay y en la capital, Naypyitaw, así como en muchas otras ciudades y pueblos. En la ciudad sureña de Dawei, los manifestantes llevaron carteles en contra del general superior Min Aung Hlaing, quien asumió el poder tras liderar el golpe de Estado.  

El Ejército ultima una ley con la que denuncian coerción en internet

En un comunicado conjunto cerca de 160 ONG de Myanmar denunciaron que los militares ultiman una ley que les permitirá cortar los servicios de internet, prohibir contenidos y reclamar datos personales de los usuarios.

Archivo-El Ejército de Myanmar monta guardia en un puesto de control con vehículos blindados que bloquean una carretera que conduce al edificio del Parlamento, en Naypyitaw, Myanmar, el martes 2 de febrero de 2021.
Archivo-El Ejército de Myanmar monta guardia en un puesto de control con vehículos blindados que bloquean una carretera que conduce al edificio del Parlamento, en Naypyitaw, Myanmar, el martes 2 de febrero de 2021. © AP

Una de las ONG firmantes, Myanmar ICT for Development Organization (MIDO), indicó que la institución castrense ya envió a varias compañías de telecomunicaciones en el país la propuesta de ley.

De allí trasciende que "los artículos 30 y 31 del capítulo 9 de la 'propuesta de ley' dice que las plataformas digitales (Facebook, Twitter y otras) deben guardar los datos de los usuarios (IP, teléfono, dirección, uso de datos y otra información necesaria según el ministerio) durante tres años y entregarla cuando se le pida", señaló MIDA, que trabaja a favor de los derechos digitales en Myanmar.

Estos no serían los primeros pasos del Ejército hacia la coerción en internet. Durante las primeras 24 horas del Golpe de Estado, cuando detenían a los principales representantes del Gobierno, restringieron el acceso a internet. Tres días después, bloquearon el acceso a las redes sociales, a través de las cuales fueron convocadas decenas de protestas. También lo hicieron el fin de semana del 6 y 7 de febrero ante el inicio de las manifestaciones.

Ante la situación, muchos usuarios utilizan programas de redes privadas virtuales que por ahora les permite acceder a páginas restringidas.

Joe Biden ordenó sanciones contra generales birmanos

Finalmente, y varios días después de haber anunciado que evaluaba esa opción, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó el miércoles sanciones contra los generales de Myanmar.

Tras firmar una orden ejecutiva, Biden aseguró que las sanciones permitirán a su Administración congelar mil millones de dólares en activos, en Estados Unidos, que benefician a los líderes militares.

"El Ejército debe renunciar al poder que tomó y demostrar respeto por la voluntad del pueblo", dijo el mandatario estadounidense.

Asimismo, afirmó que mantiene el apoyo a los programas de atención médica, grupos de la sociedad civil y otras áreas que benefician a la gente de esa nación.

Biden advirtió que vendrán más medidas contra la junta militar y que insta a otras naciones a unirse en “estos esfuerzos”.

Con Reuters, AP y EFE

 

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24